Por Emilio

 

Tras mi paso por el Ocean, continuo mi análisis de la marca Bravo, ya que me ha parecido una marca muy a tener en cuenta para el futuro y que puede aportar cosas de calidad, novedosas y exóticas al mundo del audio. En este caso os presento el Bravo V3, un amplificador dedicado de válvulas tan peculiar como divertido: entre sus características podemos ver dos cosas que lo diferencian de la mayoría y llamaron obviamente mi atención, la primera que es abierto y puedes ver todo su circuitado y funcionamiento, y la segunda que tiene un ecualizador pasivo de graves, medios y agudos, pudiendo potenciar mas la frecuencia que necesites según tus gustos musicales, algo que me parece bastante curioso.

 

Nuevamente he de agradecer a Henry el trato recibido, porque como siempre ha sido magnifico, nunca he tenido un pero ni una duda sin resolver gracias a su inestimable ayuda. El Bravo V3 me llego en menos de dos semanas, sin problemas de aduanas ni nada por el estilo mediante correo “Airmail”, por tanto el que le tenga ganas que ni se lo piense, y mas si le convence después de leer el siguiente texto expositivo. No me explayo mas, vamos al tema en cuestión.

 

Desembalaje y Presentación:

 

El embalaje es simple y “rustico”, pero a la vez ayuda a que pagues menos por un gran producto, y viene perfectamente protegido con lo cual para mi gusto es perfecto. Pequeña caja de cartón, en la que viene incluida el V3, su válvula rusa 6922EH y un conector a corriente con entrada europea, en este caso, que puede ser pedida según la región. El amplificador viene envuelto en plástico esponjoso para protegerlo, mientras que la válvula viene correctamente embalada en su caja de cartón. Vayamos al siguiente punto.

 

Calidad de Construcción:

 

Este apartado ha de ser tratado de manera especial en este caso debido a la estructura abierta del V3, la cual no es para nada frágil, pero obviamente puede parecerlo, pero vayamos por partes: El cable de conexión a corriente cuenta con un pequeño transformador, y es bastante largo con lo cual en ese sentido no habrá problemas, tiene una buena construcción y parece duradero. Ahora pasemos al Bravo:

 

 

 

– En la parte delantera podemos ver de izquierda a derecha la salida de jack de 6.3mm perfectamente soldado, en el medio el controlador, a modo de rueda, del volumen y por ultimo un LineIn de jack de 3.5mm en color amarillo a la izquierda de todo.

 

 

 

– En el lateral podemos ver las dos entradas de RCA, fijadas a la placa de manera aparentemente robusta y justo detrás de ellos podemos ver las palancas del ecualizador pasivo del que hablaremos mas tarde.

 

 

 

– En la parte trasera únicamente encontraremos la palanca de ON/OFF y la entrada de cargador DC24V, escoltadas ambas en medio de los disipadores de calor de mayor tamaño y separadas por un condensador.

 

 

 

– En la tapa de metacrilato superior podemos observar los tan exóticos controles del ecualizador pasivo de “Bass”, “Mid” y “Treble” en la parte derecha, mientras que en la parte izquierda podemos encontrarnos con el agujero de inserción de la válvula y un condensador que sobre sale mas que el resto.

 

La estructura del V3 esta formada por dos placas de metacrilato, una que hace de base y otra de tapa, entre las cuales se sustenta el circuitado electrónico, con sus diferentes componentes y gracias a las cuales el amplificador da más sensación de robustez y durabilidad. No obstante si fuera requerido cambiar algún componente la placa superior es fácilmente extraíble, con lo cual es un ampli apto para curiosos y con ganas de experimentar. Por ultimo comentar que la valvula tiene una buena calidad y que cuando esta esta funcionando, el V3 cuenta con un led azul electrico que le puede dar un poco de color a tu equipo.

 

Datos Técnicos:

 

  *Potencia de entrada de DC24V

  *Sensibilidad de entrada de 100mV

  *Impedancia de entrada de 100KOhm

  *Impedancia de salida de 20~600 Ohm

  *Ganancia de 30dB

  *Frecuencia de 10Hz-60KHz +/- 0.25dB

  *Ratio de Ruido               >90dB

  *Dinámica de 84.6dBA(300 ohm) 89.8dBA(33 ohm)

  *THD: 0.016%(300 ohm) 0.45%(33 ohm)I

  *MD + Ruido:  0.045(300 ohm) 0.42(33ohm)

  *Dimensions: 79mm (D) x 130mm (W) x 44mm (H)

  *Entrada Stereo RCA y jack 3.5mm

  *Salida Stereo 6.35mm

 

Calidad de Sonido:

 

Basándonos en que vamos a trabajar con la peculiaridad del ecualizador pasivo, quiero informaros como planteare este importante apartado. Trabajare desde la posición neutral del amplificador, para así conseguir un equilibrio de frecuencias y matices,  sin embargo y aprovechando dicha característica propia de este Bravo, en cada apartado jugare un poco a favor de la frecuencia analizada con su ecualizador pasivo, para que podáis aprecias mas claramente los distintos perfiles que se pueden crear en este juguete. Os comento a continuación el equipo utilizado: Asus N53SM con salida a ODAC, interconectado con el V3 mediante unos cables Hamlet Secreto y por ultimo gran estilo de variedad de auriculares con distintos perfiles como son los AKG K550, los Sennheiser HD650 con cable Hamlet Secreto, y por ultimo el nuevo miembro de este equipo tan querido por mi, y que tendréis el placer de ver mas de cerca por las 50.000 visitas como conmemoración de tal momento y señal de nuestro agradecimiento: los Grado SRT99is.

 

 

 

DETALLE: El detalle es aceptable, no deja carencias y la separación de canales es buena. No obstante he de admitir que esperaba algo mas de transparencia en la frecuencia media que a veces se ve un poco enturbiada, aun así jugando un poco con el ecualizador la cosa mejora rápidamente y la sonrisa vuelve a mi cara. Tiene un perfil rápido y divertido, con mucho juego el cual va muy bien con rock y con “Light Music” como son el pop y el dance. La amplitud de escena es buena aunque por momentos parezca que los instrumentos tienden a juntarse, mientras que la profundidad depende mas de cómo juguemos con el regulador de medios y graves. Sin duda como dije antes en este apartado el V3 es muy divertido y juguetón.

 

GRAVES: Los bajos con el ecualizador neutral son bastante poco protagonistas, siendo diluidos por los medios. Son secos y rápidos sin aparente transición, para mi gusto carentes de un subgrave con fogosidad o alegría, mas bien tirando al perfil frío y arrítmico, en definitiva: toca jugar con el ecualizador. Y entonces sorpresa… los graves son mas contundentes y expresivos y el subgrave revive de sus cenizas y ambos entran queriendo ser protagonistas; más sedosos y musicales, calidos pero para nada carentes de suavidad, lo que tienen que ser unos buenos graves, muy correctos.

 

MEDIOS: esta frecuencia no mantiene un perfil claro durante su personalización y cambia bastante jugando con el ecualizador y me explico; si dejamos el ecualizador pasivo en modo neutral los medios estarán algo retraídos y velados, como sumidos en una penumbra que no les deja dar su 100%, sobre todo en el medio alto. En el momento que comenzamos a subir la palanca, los medios prenden su mecha y salen cada vez mas a la luz, llegando cuando la palanca rebasa sus tres cuartas partes a desaparecer ese velo inicial. Son calidos y para nada analíticos, simplemente disfrutables y muy agradables, con una buena presencia de los medios altos y los medios bajos.

 

AGUDOS: transcurren de manera extrañamente cambiante, e intentare ser claro porque me ha llamado la atención su cambio jugando con el ecualizador. En el punto neutro son bastante brillantes y fríos, como faltos de personalidad, sin ganas de llamar la atención, tímidos incluso diría, pero la transformación con un toque de ecualizador es increíble y se tornan en un abrir y cerrar de ojos, dulces, bastante mas suaves y con un toque de alegría del que carecían inicialmente. No sabría como describir el cambio si bueno, malo o simplemente raro y extraño porque nunca habia topado con algo asi. Curioso.

 

 

 

CONCLUSION: El Bravo V3 es un amplificador que exige jugar con su ecualizador para sacarle el máximo partido y sobre todo para disfrutarlo al 100%. Para algunos esto será algo a favor y para otros todo lo contrario, ya que en un mismo amplificador tienes una mezcla de estilos, perfiles, detalles y matices que raramente podrás conseguir en otro rival por su precio y calidad. Mueve perfectamente unos HD650 y es muy polivalente, aunque las impedancias bajas se le dan algo peor por cuestiones físicas que no se pueden desechar. Aun así me ha parecido una experiencia muy constructiva y enriquecedora probar este V3 con su ecualizador pasivo, que si bien en los graves y medios es algo mas “pasivo” e influye en menor medida, en los altos he de decir que el cambio es mas bien activo y muy diferenciado.

 

Opinion Personal:

 

El Bravo V3 es un amplificador para gente aventurera y que quiera descubrir cosas nuevas sin necesidad de dejarse mucho dinero; para mi podría decirse que es como un caramelo en la puerta de un colegio, tanto puede volar como no fijarse nadie en el pero lo mas seguro es que quien se lo lleve lo disfrute como nunca. Es divertido y muy muy adictivo, pero no te engañes no es un amplificador que hace su trabajo de una manera y exactitud milimétrica; el simplemente quiere pasárselo bien y hacértelo pasar a ti aun mejor.

 

Si te ves dentro de este perfil y te gusta la música movida como el Rock, el Pop y el House o Dance, es un amplificador que puede ser muy muy interesante para ti. Rockea bien, tiene un buen ritmo y además el bajo si tu quieres puede ser resulton. Además es muy peculiar y llamativo con su led bajo la válvula y su estructura abierta. Para los que quieran echar un vistazo les dejo el enlace oficial de Bravo donde podréis venir algún que otro detalle que prolonga lo ya contado aquí:

 

http://bravoaudio.com/bravo3.html

 

Por ultimo solo me queda daros las gracias por vuestras visitas y lectura y que será un placer resolver cualquier duda que tengáis al respecto. Por mi parte nada mas darles nuevamente las gracias a Henry por su disposición y ayuda y me despido hasta la próxima! Muchas gracias amigos!

 

Un saludo,

 

Emilio

 

Comparte:
Compartir:
Yago
Autor Yago
Lo reconozco, me encantan los auriculares...