Por Yago,
P4080025

Tras mi positiva experiencia con el Bacillus Tilia, del que también podéis ver la review en el Blog, Blaz Erzetich me envío el tope de gama de sus tres amplificadores para auriculares. Se trata del modelo Perfidus, un amplificador en clase A con grandes dosis de potencia, conocido como “el diablo”

En estos últimos meses Erzetich Audio ha experimetando un crecimiento considerable como marca audiófila. El triunfo de Blaz con sus amplificadores en el pasado High End de Munich es destacable. El Perfidus resultó a  “vox pópuli” como el amplificador para auriculares con mejor sonido de la feria según muchos de los visitantes.

Al igual que con el resto de amplificadores de la gama, el Perfidus no iba a ser menos y sigue un proceso meticuloso de elaboración totalmente artesanal desde los componenetes del chásis hasta la circuitería, realizado por el mismo Blaz comprobando unidad  a unidad.

 

Construcción

A diferencia del Bacillus Tilia, el cual optaba por un diseño más rústico por así decirlo, el Erzetich Perfidus se decanta por unas líneas más modernas, inspirado en el diseño industrial consta de un chásis rectangular y alargado, íntegramente en aluminio. En el frontal se combina el metacrilato, material que aporta un punto de distinción al conjunto, ya que, es la primera marca que veo que emplea este tipo de material en sus diseños de amplificadores para auriculares.

Siguiendo con la línea simplista en el diseño en la parte trasera del amplificador tan sólo distinguimos las entradas RCA bañadas en oro fijadas al chásis y de gran calidad, y el botón interruptor de on/off.

El frontal del Perfidus está presidido por un gran mando para el potencíómetro del volumen justo en el centro, a su derecha la entrada de 6,3 mm para auriculares y a su izquierda un pequeño LED que indica el encendido del amplificador, y que a su vez es el punto de la “i” de Perfidus, un pequeño detalle que me ha encantado.

En cuanto al mando del volumen he encontrado una pega aquí, puesto que es desmontable, es decir la pieza encaja pero no va pegada de ninguna manera, así que con un leve tirón hacia afuera nos quedaremos con el mando en la mano. No es algo muy grave, ya que, con un pequeño punto de cola o masilla tipo Blu-tack el mando quedaría fijo, pero creo que sería mucho más idóneo que viniera fijo de serie ya.

Este es el único detalle en cuanto ha diseño que veo mejorable, el resto del conjunto transmite sensación de solidez y por qué no decirlo, tiene unas grandes cualidades estéticas.

Una forma distinta de trabajar, transconductancia.

En la gran mayoría de amplificadores operacionales para auriculares la señal de salida es una fuente de tensión de baja impedancia. En el Erzetich Perfidus Blaz opta por un diseño mucho menos común, basado en la transconductancia.

Es decir, la tensión de entrada pasa a través del op-amp (OPA627) de ganancia y la señal será convertida en señal de corriente en lugar de una señal de tensión. Esta pasará por las bobinas del driver de nuestros auriculares que a su vez moverán el diafragma produciendo el sonido (hablando de driver dinámicos)

Uno de los aspectos más interesantes de este tipo de amplificadores es que la cantidad de corriente siempre será la requerida a la impedancia de los auriculares que utilicemos con el amplificador, es decir la señal, otra manera más fácil de decirlo, el Perfidus se adaptará a la impedancia de los auriculares enchufados en ese momento. Así pues a pesar de tener una impedancia de salida de 56 Ohm, en este tipo de amplificadores no tiene prácticamente influencia en la señal debido a la transcounductancia.

Este sistema tiene grandes ventajas y beneficios, una señal final mucho más lineal eliminando ruídos y picos indeseados. Los componentes utilizados también están muy cuidados, entre los que destacan los condensadores WIMA.

 

 

Sonido

 
 

El Perfidus es un amplificador que según su creador tiene un carácter brillante y rápido, en parte esta descripción es acertada, pero quizás hubiera empleado otras dos palabras para describirlo, resolutivo y contundente.

Tienen un sonido enérgico y con mucha potencia, y es algo apreciable desde las primeras escuchas, con carácter propio.

La linearidad en la respuesta con cualquier auricular empleado, bien sea de baja media o alta impedancia está presente en todo momento. Esto se ve reflejado en lo harmonioso del sonido en conjunto, es decir en algunos amplificadores, primero nos impacta la pegada en el grave y después aparecen los medios para dejar paso a los agudos, esto suele pasar en algunos amplificadores de auriculares con un sonido potente y enérgico. El Perfidus ofrece esta contundencia pero de una manera más conjunta y equilibrada.

Este amplificador es bastante especial con los emparejamientos, es decir no todos los auriculares van a sonar con el rendimiento deseado, de los buenos auriculares saca lo mejor, pero aquellos auriculares de gamas más básicas se ven desfavorecidos.

Basándome en los auriculares que Blaz empleó para el desarollo de este amplificador ( Sennheiser HD600, Beyer DT770 Pro o Akg k701) hay cuatro auriculares que destacan claramente por la buena sinergia con el amplificador entre los que he podido probar: Akg K550, Sennheiser HD600, Sennheiser HD800 y Grado SR80i.

 

El grave golpea fuerte, es seco, rápido y está muy bien definido. No se mantiene mucho en el tiempo pero sí lo suficiente como para no echar en falta la profundidad cuando es necesaria, esto beneficia a auriculares de perfil cálido como los Sennheiser HD650 a los que logra aportar un plus de pegada.

En la zona media las voces suenan muy limpias, aireadas y con muy buena ubicación espacial, no tienen el peso y la carnalidad del Burson HA-160, pero a cambio ofrecen una mayor sensación de transparencia.

Gracias a ese perfil rápido y contundente en parte las guitarras suenan muy realistas, el timbre también las favorece, y se nota. Escuchar un solo de guitarra eléctrica con los Grado sr80i es una experiencia muy gratificante, y que muy pocos amplificadores me han llegado a aportar.

El Erzetich Perfidus presenta los medios de una forma ligeramente adelantada frente al resto de frecuencias, pero es algo muy leve y no llega al nivel de otros amplificadores en este aspecto. Esto es bueno de cara a las escuchas largas, ya que, tiene un sonido poco fatigante y realmente agradecido aún a bajos volúmenes, manteniendo la buena dinámica en todo momento. A pesar de la transparencia de los medios y el buen nivel de detalle, no me podría referir a ellos como fríos, se puede distinguir algo de calidez en ellos, seguramente debido al carácter cálido del Opamp. Tanto el detalle como la extensión en agudos de este amplificador son junto con el timbre los puntos fuertes del Perfidus.

Todos los siseos y susurros de la voz de Melody Gardot son perfectamente apreciables, sobre todo si emparejamos a este ampli con los Sennheiser HD600 o HD800, una auténtica delicia.

En una comparación directa con el Burson HA-160 los agudos de este amplificador suenan algo agresivos y fatigantes para mi gusto, el Perfidus por otro lado nos aporta una escucha agradable aún a pesar de mantener un alto nivel detalle y microdetalle en esta zona.En cuanto a escena, la definiría como bastante ampli y vertical. Es decir en las escuchas parece extenderse hacia los lados y hacia arriba y abajo, no tiene una profundidad destacable, pero en conjunto el plano representado da una gran sensación de naturalidad, de sonido en directo.Hablemos ahora de potencia, al principio de esta review comentaba que este amplicador de clase A iba bien servido en este aspecto ¿A efectos prácticas como afecta esto?

Con los Sennheiser HD600 o los HD800 tengo suficiente con el primer tercio del recorrido del potenciómetro para obtener un volumen de escucha satisfactorio, a partir de aquí hay volumen más que de sobra y poco recomendable, porque también está libre de distorsión alguna.

Conectando los Hifiman HE400, que son unos auriculares planar-magnéticos algo más exigentes tengo que subir el potenciómetro algo más que con los Sennheiser, aún así tiene una buena dosis de potencia para hacer sonar bien a estos auriculares, incluso a volúmenes nada recomendables.

Equipo utilizado para la valoración:

  • -Fuente: Asus 1225B + Rein Audio X3-DAC (Foobar 2000 Player)
  • -Cableado: WireWorld Solstice, CablePro cable de red
  • -Auriculares: Sennheiser HD800, Sennheiser HD600/650, Akg k550, Hifiman HE400…

En resumen y para concluír

Erzetich Audio es una apuesta por una forma distinta de fabricar amplificadores para auriculares. Blaz con su larga experiencia en el mundo del audio, incluso a nivel de composición decide plasmar su pasión en cada uno de sus amplificadores. Como resultado un producto muy exclusivo, del que seguramente no se vean muchos por las reuniones y con un sonido con personalidad propia.

Recomendaría el Erzetich Perfidus para aquellas personas que busquen algo distinto, con excelente sonido y además con un diseño fantástico. No es un amplificador un amplificador barato pero siempre hay que tener en cuenta de que se trata de un producto 100% artesanal, y eso se paga.

Podéis adquirirlo directamente a través de la web de Erzetich Audio, el envío es gratuito a nivel mundial.

http://www.erzetich-audio.com/perfidus_class-a_audiophile_headphone_amplifier

Ante cualquier duda podéis poneros en contacto con el mismo Blaz Erzetich, su trato es excelente e inmediato. Agradecimientos a él por la confianza depositada en mi.

Gracias por vuestra lectura, y cualquier duda podéis plasmarla en la zona de comentarios.

 

Un saludo a todos,

Yago.

 

Compartir:
Yago
Autor Yago

Lo reconozco, me encantan los auriculares…