Por Yago,

Francia, tierra de buen vino, queso y del amor… También es sede de Earsonics, una de las empresas europeas más punteras en el mercado de los iem de altos vuelos. Si alguno viene siguiendo un poco la web, seguro que se dará cuenta de que este no es ni el primer ni el segundo modelo de esta compañía francesa que analizo, de hecho tras los Velvet y los S-EM9, estos S-EM6 serán el tercer representante que pasa por mis oídos.

Se sitúan por así decirlo a medio camino entre el precio de unos Velvet y unos S-EM9, perteneciendo a la gama “Classic”. ¿Cuánto? Unos 950 euros, directamente en la tienda online de Earsonics:

http://www.earpad.fr/store/catalog/product_info.php?cPath=31_37&products_id=79

Si a alguno le ha sorprendido para bien, este rojo intenso (casi rojo sangre) de mi unidad de pruebas en concreto, decir que se trata de la versión “Red Devil Edition”, limitada y que solo afecta al color y al acabado semitranslúcido, a través del cual se puede divisar el entramado de los 6 drivers “balanced armature” y 3 crossover en el que basa su arquitectura este modelo. Pero también está disponible en acabado transparente y azul translúcido.

Packaging y accesorios

Siguiendo la línea sobria de presentación, Earsonics clava la forma y disposición de la caja y los accesorios, comparada con el resto de auriculares, como los S-EM9.

La pequeña funda sigue siendo práctica, pero quizás se eche en falta algo más elaborado, que otorgue un mayor grado de protección a unos auriculares que rozan en millar de euros. Si bien el mercado ofrece multitud de opciones alternativas, como las queridas Pelican, que en su model 1010 ocupan gran parte de mi cajón de “joyas”.

En cuanto a las puntas (“tips”), la marca francesa sigue fiel a las de tipo “bi flange” tanto por mejor aislamiento que las comunes, como por la constatación de que son las que mejor se adaptan a la forma del auricular, permitiendo una mayor comodidad.

El cable trenzado sigue siendo igual de práctico y bueno que en los S-EM9, contrastado y con una ligereza y flexibilidad a la altura de lo requerido, no desentonan en absoluto con la calidad y gama de precios de este iem. Demasiado simplón para algunos, quizás, pero es de fácil sustitución con el conector 2 pin. Permitiendo además un uso en movimiento perfecto, gracias a que se muestra inalterable a roces, con una microfonía que se podría denominar como inexistente.

Las cápsulas de los S-EM6 son una adaptación a una forma universal del modelo custom EM6, del cual provienen. Por lo tanto siguen empleando la misma resina acrílica como material, y una forma con cantos muy redondeados, y bastantes similitudes a lo que puede ser un custom iem.

La ligereza es la principal baza a favor que tienen estos iem de cara a la comodidad, que es alta. Característica compartida con los otros modelos de la gama. No puedo decir que probara un modelo incómodo de llevar de estar marca, y el S-EM6 sigue por esa senda. No obtante el usuario debe tener en cuenta que con las bi flange la colocación es un tanto peculiar; me explico. Hay modelos de inear/iem que cuyas cápsulas quedan recogidas totalmente por la concha de la oreja, bien pues en el caso de los S-EM6 estos quedan un tanto hacia afuera, haciéndose más visibles desde una perspectiva frontal del usuario, dando la sensación de que salen más hacia los lados. Particularmente y si la relación de ajuste y aislamiento es buena, que lo es en este iem, no veo inconveniente. Pero es un punto que quería aclarar, ya si unimos esto al color rojo intenso en particular de esta unidad, no estamos antes un auricular discreto, por así decirlo.

En el vídeo “unboxing” que realicé hace algunos días, podréis echarle un vistazo más de cerca a las formas de estos S-EM6:

https://www.youtube.com/watch?v=luaNSnr4-Zg

El aislamiento prácticamente está a la par con los S-EM9, es bueno pero muy dependiente del tipo de punta utilizada, casi más que ningún otro modelo que haya probado. Las bi flange como decía unas líneas atrás son unas perfectas compañeras para todos los Earsonic en general, y el S-EM6 no es la excepción.

Niveles de insonorización adecuados para casi todo tipo de ambientes, si bien no llegan a los niveles de Shure o Westone.

Permiten evadir una conversación a cercana distancia pero no bloquear todo el sonido de un día de tráfico denso en el centro de la ciudad. Algo que por otro lado queda reservado a territorio ciem.

Sonido

Cuando partimos de una configuración multidriver “balanced armature” es complicado atribuir el término musicalidad a un iem. A pesar de ello los S-EM6 lo consiguen.

Con un equilibrio tonal muy bien logrado, los S-EM6 destacan sobre todo en su zona media y grave. Es un iem que suena más grande de lo que físicamente es. Con un sonido pleno, con mucho cuerpo y sobre todo muy fluído.

Sin aspereza alguna cae hacia el lado cálido, con un agudo hecho para acompañarnos horas y horas sin síntoma alguna de fatiga. Tendiendo a limar toda aspereza o estridencia en la zona alta, por lo que se muestra permisivo con grabaciones de no tan buena calidad.

Salvando las diferencias entre el número de drivers, los S-EM6 me recuerdan en parte a los Velvet en su posición más cálida del dial. Recuerdo que estos últimos tenían la posibilidad de cambiar el perfil mediante una pequeña rueda. Si bien el modelo rojo intenso reproduce todas las notas de una manera más efusiva y profunda. En este sentido los S-EM6 serían la versión de columna de los monitores Velvet, haciendo un símil con el mundo de los altavoces. Llegan más abajo y sobre todo aportan más cuerpo en la zona del grave y medio-grave.

Una zona grave que se caracteriza por una gran profundidad, buena textura y un impacto de notable, apto incluso para satisfacer las necesidades de los “basshead” moderados, no extremos. No consigue “desmenuzar” y separar tan bien las notas graves como otros de sus rivales, o directamente comparados con los S-EM9; tirando más hacia lo pleno, que a lo detallado. No obstante con una fuente de calidad de referencia como el Lotoo Paw Gold, se consigue un gran rendimiento en el apartado de las frencuencias más bajas, este DAP aporta un control y extensión difícil de superar con otros reproductores.

Es fácil cometer el error de acentuar demasiado esta parte de frecuencias, y aunque en un iem con este perfil cálido sea algo que va de la mano, existe la dosis correcta como para no velar el sonido o hacer que las voces suenan nasales.

Entonces…¿Para quién es adecuado este iem?

Bien, si eres amante de la música vocal, los medios muy cercanos y proyectados con fuerza, algo “viscerales” por así decirlo. Estos S-EM6 te encantarán. Es el punto fuerte de este modelo.

Parándonos a analizar el sonido perfectamente podría estar hablando de un buen driver dinámico, y en ocasiones lograr esta musicalidad y fluidez de sonido en un multridriver BA es de las tareas más complicadas.

En un casamiento casi perfecto y para no desmerecer la tonalidad cálida, los agudos se muestran comedidos, y nada hirientes. No existe la típica acentuación en los medios-altos que muchos fabricantes utilizan para dar una sensación de mayor rapidez y detalle del sonido, bastante común en modelos híbridos, donde un doble o triple driver BA es el encargado de los medios y agudos. A cambio los S-EM6 siguen una caída suave y progresiva, lo que da como resultado unos agudos muy redondeados que acompañan muy bien al conjunto.

Estos Earsonics no son ni los más rápidos, ni los más detallados en su gama. Pero esto es algo que la marca francesa no buscaba, para eso crearon los S-EM9, uno de los iem más dinámicos y con más pegada que uno se puede encontrar en el mercado actual.

El modelo que hoy analizo cae hacia el perfil “romántico”, escena cercana con una gran dosis en cuanto a profundidad, y una gran musicalidad, sobre todo para tener esta arquitectura BA. Se adapta como un guante a música más íntima, vocal, jazz e incluso rock sureño. Si bien en electrónica, clásica o rock más movido se nota que no pueden ofrecer toda la rapidez de transitorios necesaria, ni la última micra de detalle que haga que podamos “desmenuzar” las mejores grabaciones, eso ya es un mejor papel para los S-EM9.

A la hora de los emparejamientos con distintas fuentes, los 60 Ohm de impedancia y la relativa alta sensibilidad juegan un papel importante, y a su favor hay que decir que se dejan mover bien casi desde cualquier tipo de reproductor, incluso smartphones, admitiendo sin problema impedancias de salida ligeramente más altas de lo normal, sobre los 5 Ohm. Lo he comprobado por curiosidad y su repuesta no se ve mermada y alterada en exceso, como sí ocurre con otros modelos.

No obstante el perfil denso y de sonido pleno de los S-EM6 agradecen de una fuente precisa, con potencia y que tenga por característica la fidelidad y neutralidad. El Lotoo Paw Gold en este sentido es todo lo que este modelo de iem (y podría extenderlo a la mayoría) pudiera desear. Comparando el rendimiento final entre un DAP más modesto y el Lotoo se puede apreciar una clara mejora de la escena y la separación instrumental, cuando utilizamos este último DAP de referencia. Y esto es algo que puede marcar bastante la diferencia puesto que los auriculares con este perfil cálido tienden con más facilidad al sonido congestionado si no se acompañan adecuadamente. Pero con esto no quiero decir que sean muy críticos con la fuente, simplemente que tienen un margen de mejora apreciable cuanto más escalamos con la calidad del reproductor, y por supuesto la grabación.

Conclusiones

A falta de probar los modelos de gama más baja de esta marca francesa, puedo decir que los S-EM6 son la propuesta más musical de Earsonics, disimulando en muchas ocasiones su arquitectura interna basada en drivers “balanced armature”, y acercándose casi a sonido propio de un dinámico.

Si alguien busca un multidriver donde prefiera el divertimento y la calidez sobre la precisión/rapidez, con gran presencia de voces, cercanas y plenas. Los S-EM6 son de las mejores opciones para considerar hasta los 1000€.

Gracias a todos y hasta la próxima review, más pronto que tarde,

Yago.

Sonido 85Ptos
Diseño y construcción 84Ptos
Ajuste e insonorización 83Ptos
TOTAL 84Ptos
Compartir:
Yago
Autor Yago

Lo reconozco, me encantan los auriculares…