Puntuaciones

Sonido 88Ptos
Diseño y construcción 89Ptos
Ajuste e insonorización 88Ptos
Precio-calidad 69Ptos
TOTAL 84Ptos

2.800€

(Dune Blue, distribuidor oficial de Fir Audio en Europa)

Fir Audio fue fundada en el 2018 por Bogdan Belonozhko, en concreto esta marca está afincada en la bonita ciudad de Vancouver, perteneciente al distrito de Washington.

A pesar de su corta vida tal y como se conoce ahora, tienen una respaldo de más de 10 años de experiencia, realizando custom iem para clientes de todo el Pacífico norte; un salto del mundo profesional al “comercial” que era necesario, para darse más a conocer entre los aficionados al audio portátil de altas prestaciones.

Los M5 son el auténtico “flagship” de la marca hasta el momento, poniendo toda la carne en el asador, con una compleja arquitectura híbrida que aúna tecnologías: dinámica (1 driver para frecuencias graves), balanced armature (3 drivers para medios, medio-agudo) y electroestática (1 driver para los agudos).

Así pues el nombre de este modelo hace referencia a los 5 distintos drivers agrupados en las llamativas cápsulas rojas de estos iems, directo para competir con los mejores con sus imponentes especificaciones. Como también imponente es el precio, no muy lejano a los 3.000€, cifra que sin duda quedará reservada a los bolsillos más pudientes.

El “unboxing” y presentación

Fir Audio tiene como curioso logo las orejas de un conejo, algo que aporta un toque de originalidad al conjunto, y los hace parecer menos serios de lo que el precio pueda llevar a pensar.

El mensaje “Roots Run Deep” acompaña a lo largo de la experiencia del desembalaje, partiendo de una caja bastante compacta, de color negro con punteado brillante, como si de un cielo estrellado se tratara.

En el proceso de desempaquetado de estos iem de alta gama todo parece comedido y un tanto espartano, hasta que uno llega a la funda, la estrella del show. No destaca por su tamaño, ni por su color llamativo, más bien por su calidad del cuero de tonalidad burdeos; se trata de un cuero auténtico, de los buenos.

En el frontal está estampado el logo de Fir Audio, con las características orejas de conejo, con cosidos a mano, terciopelo interior a juego con el color exterior, y en general una sensación de lujo artesano, que compensa la simpleza del restante del “packaging”.

En el interior de la funda y perfectamente organizadas se incluyen 5 pares de tips (4 de silicona y 1 par tipo foam), de muy buena calidad, y la herramienta de limpieza específica. Particularmente me encontré rápidamente adaptado a las tips de silicona de talla mediana, como viene siendo habitual, sin necesidad de recurrir a otro tipo, como las SpinFit o similares.

El que no se incluyan demasiados accesorios con estos M5 tiene una explicación lógica, y es que Fir Audio además es especialista en multitud de equipos destinados a ofrecer el mejor mantenimiento para nuestros iems/customs, entre los que se incluyen, carcasas con función deshumificadora, extractores de cera/suciedad, testadores de cables, etc. Todos ellos vienen directos del mundo profesional, donde las condiciones de sudoración y ambientes “hostiles” para la electrónica en general son bastante más críticas que las escuchas a nivel usuario en casa.

Incluyendo algunos de estos accesorios de manera gratuita con los M5 iría un poco en contra del propio negocio, si bien considero que ya en estas gamas de precio no había estado de mas incluir la funda de secado específica.

Sólo se incluye un cable, terminado en conexiones RCX y jack de 3,5mm. Con un trenzado visto de cobre OFC me ha recordado mucho a mi Null Audio Vitesse, tanto que es lado a lado se me hace complicado distinguirlos.

La calidad tanto del Y-splitter como del conector es buena, sin resultar el mejor cable que stock que ha pasado por mis manos, pero tampoco desdice del conjunto. Realizados en aluminio anodizado parecen hechos para durar y aguantar el paso del tiempo. Con 1,20m de longitud se antoja la medida perfecta para su uso portátil, sin enredos ni molestias.

El cable en sí es bastante maleable, y está libre de microfonías; a la par que su guía en forma de funda de PE es agradable al contacto directo con la piel, incluso para aquellas más sensibles.

Pequeños factores como los nombrados, son casi tan importantes como el ajuste de un iem, sobre todo si tenemos en mente realizar largas escuchas con ellos.

El diseño

Las cápsulas son ligeras y están compuestas de dos piezas de aluminio, alejándose de las complejidades que podemos ver en otros modelos de la competencia; los M5 se distinguen por curvas simples, libres de aristas pronunciadas y una comodidad de altura, a pesar de que a simple vista no tengan una forma tan ergonómica como otros.

La arquitectura híbrida interior, que combina driver dinámico, x3 BA y un electroestático, lleva varias patentes, entre la que se incluye el diseño “tubeless”. Y no estoy hablando de la ausencia de cámara en los neumáticos de mi bicicleta de enduro, como podréis imaginar. Esto alude a que el recinto acústico carece de canalizaciones internas que guíen el sonido hasta la boquilla final, donde se colocan las tips, tal y como optan el 99,5% de los diseños en otras marcas.

Lo complejo de este diseño es que ante la variación en cuanto a disposición interna de los drivers tiene un impacto enorme en el resultado sonoro final, requiriendo de un estudio metódico en cuantos a los tiempos de respuesta y llegada de las distintas ondas sonoras producidas por los distintos tipos de drivers que se albergan en cada un de las cápsulas. Para algunos puede parece como ganas de complicarse, pero este tipo de diseño tiene ventajas en el apartado sonoro, que os desgranaré más adelante.

Otro de las tecnologías implementadas en los M5 es un inteligente sistema de alivio de presión interna, el cual resulta apreciable a simple vista mediante la incorporación de dos pequeños orificios con filtro incorporado en la parte superior de cada cápsula; algo que permite la salida de parte del aire movido por el driver dinámico, disminuyendo las reflexiones indeseadas que causan distorsión.

Por contra este tipo de tecnología juega un poco en detrimento del nivel de aislamiento, al hacer la cápsula menos “estanca” por así decirlo. Si bien no es un iem que se encuentre al nivel de los mejores en cuanto a insonorización, sigue permitiendo un uso en exteriores más que correcto, sobre todo por su comodidad y ligereza.

Es un modelo que puedes llevar horas y horas sin apenas enterarte, la anchura de la boquilla final, donde se alojan las tips, es la justa como para adaptarse a todo tipo de canales auditivos, no es demasiado estrecha ni demasiado anchas, está justo en el punto perfecto.

En el apartado visual los Fir Audio entran por los ojos gracias a su llamativo color rojo y serigrafía de las cápsulas, con un logo que pone un toque de humor a un auricular de prestaciones y precio más que serias.

El nivel de precisión del serigrafiado y acabado de juntas está al nivel de lo exigible en un iem de esta gama, e incluso aguanta un exigente plano macro sin mostrar imperfecciones.

Para terminar este apartado y en resumen, quisiera añadir que el nivel de construcción es muy alto, y la sensación de durabilidad que transmiten tanto conectores como cápsulas es muy destacada. El bagaje en el mundo profesional de esta marca también ayuda a crear una sensación de confianza, junto con los 3 años de garantía, algo poco habitual.

Fir Audio es muy escasa en cuanto a aportación de datos técnicos y especificaciones de los M5, limitándose a las siguientes:

Especificaciones

-Respuesta en frecuencia : 10 Hz -20 kHz
-Impedancia: 6,8 Ohms
-Drivers: 1 driver dinámico (graves) + 3x BA (medios, medio-agudo) + 1 driver electroestático (agudos).

Sonido

Después de toda esta merecida literatura uno se pregunta… ¿Y cómo suenan estos iems?

He de deciros que los Fir Audio M5 se alejan un poco de lo que uno puede esperar de un tope de gama en cuanto a perfil, es decir, no es ese iem neutro, con toneladas de detalle y claridad. Por contra nada más llegar me quedé sorprendido por el perfil elegido para este modelo.

Con una respuesta ligeramente en “V” los graves y agudos cobran protagonismo en cada escucha; si bien por contra no deja muy atrás a los medios, dotándolos de un protagonismo basado en separación, delicadeza y buen timbre.

Las mejores palabras que describen a los M5 en cuanto a su sonido son: intensidad, control y equilibrio. Puede que esta última a más de uno le resulte extraño que la incluya, pero es una de las claves particulares que distinguen a estos iems.

El grave se reproduce única y exclusivamente a cargo del driver dinámico y muestra todas las bondades y naturalidad de este tipo de tecnología, la más habitual en el mundo de los auriculares. El peso, pegada y textura son admirables, resultando incluso sorprendente la cantidad que es ofrecida, teniendo en cuenta que estamos ante un tope de gama. Una apuesta arriesgada por parte de Fir Audio, y que denota el perfil musical buscado con este iem.

Por otro lado se echa en falta mayor protagonismo de dos aspectos del grave: extensión y distinción entre capas. Y es que este es uno de esos puntos donde se consigue marcar la frontera entre lo notable y lo excelente. En ciertos momentos con pistas de contrabajo e incluso con pistas de dance/electrónica, no es tan sencillo como con otros gama alta el desgranar por capas toda la información de las frecuencias más graves, dando la sensación que cortan un poco más arriba de lo que sería ideal.

Y en esto considero que juega un papel la falta de estanqueidad absoluta de las cápsulas, por su sistema de alivio de presión interna a través de los orificios existentes. Ante la falta de apoyo de una cámara 100% cerrada, es lógico pensar que el sub-grave sufrirá ese impacto.

Si bien el desempeño en las frencuencias graves es ampliamente mejor que muchos iems de la gama media-alta, no llega a la altura de lo mejor que he podido probar.

Con una respuesta perfectamente empastada y lineal a pesar de la disparidad de tecnologías incluidas, los medios se sitúan un par de pasos más atrás, en su propio “palco”, con una tímbrica muy natural y creíble.

Por perfil favorecen en mayor medida a las voces femeninas, las cuales agradecen más de factores como delicadeza y sensación de aire, frente a las voces masculinas, donde quizás se eche en falta un mayor peso y protagonismo del medio-grave.

Y es que en la mayor parte de canciones uno se da cuenta de que quizás los Fir Audio M5 sean unos iems más para instrumental que vocal. En un fado como Sombra” de la cantante Mariza, soy capaz de disfrutar incluso más de la guitarra y acompañamiento que de la propia voz de la artista.

En géneros más rítmicos y movidos, como el tema Memories” de Base Stereo Club, el inicio de la canción se proyecta con autoridad, rapidez y un gran dinamismo, que te hace mover la cabeza.

Y es que esta es probablemente la mayor virtud de estos iems, su excelente capacidad instrumental, ubicando a multitud de instrumentos al mismo tiempo, perfectamente separados en el espacio. Es capaz de crear y meterte en el ambiente de la canción.

Los agudos van de la mano del driver electroestático, algo reservado para los modelos más altos de gama en cada marca, cada vez más implementado y común en el mercado de los iems más prestacionales.

La aproximación que realiza Fir Audio en esta gama de frecuencias me ha recordado a la de los Noble Khan, si bien un punto más conservadora. No es complicado admitir que hasta el momento ninguna de las arquitecturas bien sean multidriver BA o dinámicas, es capaz de igualar a lo que un buen driver electroestático da en cuanto a equilibrio de extensión/claridad y delizcadeza. Escuchar las estas frecuencias es simplemente un deleite para los oídos.

Escuchando “Pearls” versionado por Kandance Springs, uno es capaz de perderse en la aireación y extensión de la parte alta, plagada de pequeños matices. El control y equilibrio que aportan en la escucha este tipo de agudos, ayuda a calmar la respuesta intensa inicial que ese perfil en “V” pueda entregar.

No obstante con estas capacidades técnicas en los agudos, un poco más de “chispa” habría puesto la guinda al pastel, quizás en aumento de la fatiga auditiva.

Y es que en resumen los Fir Audio M5 son los iems intensos y dinámicos menos fatigantes que han pasado por mis orejas, adjetivos que parecen contraponerse así expuestos, pero que logran un equilibrio perfecto en este modelo.

Emparejamientos

Uno de los aspectos importantes con estos iems y en parte por su alta eficiencia y baja sensibilidad es la elección del reproductor/amplificador adecuado. En este apartado son de los modelos más propensos a captar todo ruido de fondo y/o interferencia que provenga de cualquier dispositivo.

Algo que hará necesario un especial cuidado con los emparejamientos. En mis pruebas ha sido el único iem que muestra ruido de fondo en el XI Audio Broadway, un amplificador a baterías y pensado para inear/ auriculares de baja impedancia.

Su alta sensibilidad hizo también una tarea imposible la modulación del control del volumen con el EarMen TR-Amp. Así que mi consejo es emparejar a los Fir Audio con amplis/DAP de baja potencia o por contra fondos muy silenciosos.

Conclusiones

La atractiva propuesta híbrida con driver electroestático que nos ofrece Fir Audio con estos M5 está orientada para quien busque un iem que brille en lo instrumental, con un perfil intenso pero que a la vez permita escuchas largas; y de paso sea dicho con un bolsillo generoso.

En el apartado técnico muestran las características que a un gama alta le podríamos exigir, si bien uno tiene la palabra “casi” en la mente cuando lo está escuchando.

Y es que con un subgrave algo más extendido/texturizado y un punto más de agudos hubiera sido un iem de sobresaliente. Mientras tanto tendremos que conformarnos con el “casi”, algo que con un precio rozando los 3.000 € requerirá de al menos una prueba antes de lanzarse a por ellos.

Equipo utilizado para la valoración: Lotoo PAW S1, EarMen TR-Amp, XI Audio Broadway, Xiaomi Mi9.

Compartir:
Autor Yago
Lo reconozco, me encantan los auriculares...