Puntuaciones

Sonido 90Ptos
Diseño y construcción 97Ptos
Ajuste e insonorización 88Ptos
Precio-calidad 85Ptos
TOTAL 90Ptos

Dentro del panorama europeo de los iems ya es corta la variedad de firmas que tienen presencia en el mercado, como para no celebrar la incursión de una nueva.

Gaudio irrumpe con fuerza desde Suiza, para ofrecer por el momento dos variantes de iems con 3 drivers BA y sendas propuestas en cuanto a perfil sonoro se refiere, el Nair que hoy me ocupa, de respuesta más neutral, y los Clariden.

Ambos rondan los 960€ impuestos incluidos.

Sobre Gaudio

Los propios creadores de la marca se definen primero como entusiastas, al igual que cualquiera de nosotros, y segundo como extremadamente exigentes en cuanto a la calidad tanto estética/constructiva y sonora. Todo ello lo resumen de manera clara y directa con la siguientes frase: “We love what we do”!

Diseñados y ensamblados a mano en Suiza, prometen la máxima precisión y calidad.

De la misma forma se definen como “obsesionados” con la atención al cliente, escuchando un feedback directo en todo momento. Y esto es algo que he podido constatar de primera mano, y directamente con el CEO de Gaudio.

El “unboxing” y presentación

De manera irremediable y a causa de su procedencia, los Gaudio hacen que mi mente se remonte a más de 10 años atrás, cuando poseía los Phonak Audeo PFE 012, de los primeros iems “serios” en mi colección, y con los que pasé innumerables horas de disfrute musical. Los Gaudio son una propuesta de gama distinta, pero que no pueden ocultar su misma nacionalidad, en el sentido del buen hacer reflejado en cada uno de los aspectos más importantes de un iem.

Confieso que soy muy fan de los conceptos minimalistas a la par que con atención al detalle, y esto es precisamente lo que me he encontrado con la forma en la que se presentan los Nair.

Una caja de apertura lateral con tapa magnética y textura gomosa, que da paso a una bonita serigrafía del boceto de las cápsulas, que ya os adelanto, son de las más espectaculares que os podréis encontrar sea cual sea la gama de precio.

La exquisitez y el gusto son dos palabras fácilmente reflejadas en el conjunto de la presentación y accesorios elegidos; que si bien son poco abundantes, resultan de calidad soberbia, como la práctica funda de cuero negro, de perfectas costuras y el logo de Gaudio estampado en la tapa.

Cuando alguien ya es muy bueno haciendo algo ¿por qué no contar con ello?

Y es que esta acertada filosofía parece que ha sido tomada a rajatabla por Gaudio en cuando a las distintas tips ofrecidas, directamente han incluido en el packaging un set de las Final Audio “Type E” en distintos tamaños, sin duda alguna una de las mejores elecciones del mercado. Sobra decir que la correcta elección de tips para cada usuario tiene un enorme impacto en el resultado sonoro final; apostando por una de las mejores marcas en cuanto a estas labores se refiere, garantiza una primera impresión más fructífera y con mayor nivel. No es rara la ocasión en la que me he encontrado tips de baja calidad en auriculares de alta gama, y es algo que desdice bastante al conjunto. Afortunadamente no es el caso de Gaudio.

El diseño

La calidad y ejecución de las cápsulas, que combinan aluminio y acero inoxidable en su canal final, es digna de admiración, de esas por las que merece la pena pararse y aplaudir.

Si os remontáis a mis reviews sobre algunos representantes de Noble, como los Kaiser Encore o los Katana, allí ya hacía referencia  lo bien que se sienten en la mano unas cápsulas de metal, adquiriendo sentido la palabra “premium” sin ni quisiera ponerte los iems y darle al “play”. Pues bien en el caso de los Nair la precisión y exactitud, propia de la ingeniería suiza, va un paso más allá.

Se me hace complicado pensar en un iem con mejor calidad de ajustes, que podrían pasar con nota incluso bajo el ojo de un plano macro.

En cada cápsula se combinan 3 partes bien diferenciadas: el “faceplate” (carcasa exterior), la cual posee el discreto logo de Gaudio en el lado derecho, el cuerpo principal en aluminio y en canal final de acero inoxidable. Lejos de querer mimetizar al máxima las superficies, la marca ha optado por un ligero cambio de tonalidad entre el cuerpo y el “faceplate”, marcando más aún si cabe la distinción con el acabado espejo (pulido) del canal final. Creo que este es un guiño intencionado al mundo de la relojería, sin duda.

El conector de 2-Pin se encuentra ligeramente embutido en cada una de las cápsulas, justo en la frontera de unión con la cara vista del iem, para una mayor seguridad de acople.

La tendencia de ergonomía tipo “custom iem” está presente en el diseño del cuerpo de estas cápsulas, sobre todo en la parte que apoya directamente sobre la concha de la oreja.

Gaudio se reserva la elección de las formas más rectas y con aristas para cada “faceplate”, donde se puede tomar el lujo de arriesgar un poco más, ya que no son partes de contacto directo con nuestra anatomía.

A pesar del peso, bastante más elevado que los iems universales de materiales acrílicos, el ajuste e insonorización son de notable alto, gracias a sus formas. A esto ayuda también la generosa anchura del canal final, que consigue llenar y sellar perfectamente el canal auditivo.

Si os atrevéis a sacarlos a la calle, los encuentro perfectamente aptos para entornos ruidosos, y es que ofrecen una gran insonorización pasiva, una vez bien ajustados.

El cable

En la mayor parte de mis impresiones sobre los iems que he ido analizando, a lo largo de estos casi 10 años (que no son pocos), he intentando acoplar de manera más interna la descripción del cable dentro del diseño; pero en el caso de los Gaudio Nair considero que merece mención especial, tanto por calidad, como apariencia/diseño.

De primeras podría pasar perfectamente por un cable “aftermarket” de alguna de las reconocidas marcas en este sector (¿Satin Audio Hyperion?…).

De hecho tanto los conectores 2pin como el jack de 3,5mm son acabado en carbono, son más que comunes en la industria de los cables de gama media-alta. Así que es de agradecer que la marca nos incluya un cable de este nivel de calidad, con el que tranquilamente puedo decir que no hace falta explorar más allá, siendo más que suficiente.

Compuesto por 4 conductores de cobre OCC con trenzado “por parejas”, aislante exterior PEEK (de gran maleabilidad) y todo soldado con el empleo de estaño Cardas.

No sólo es un cable estético, también es práctico en cuanto a flexibilidad, y los 1,2m de longitud se hacen bastante amigables para el día a día, además de evitar enredos indeseables.

Especificaciones

-Diseño (tipo de drivers): x3 “Balanced Armature” (1 graves, 1 medios, 1 agudos).
-3-Way Crossover.
-Impedancia: 26 ohms

Respuesta en frecuencia

* Tomada de la propia Gaudio (equipo utilizado para la medición:  IEC711)

Sonido

No muy lejos de Sankt Moritz está el pico montañoso “Nair”, que da nombre a este modelo. Y como buena cualidad en común, estos iems tienen un sonido “de altura”.

Lo primero que debemos tener en cuenta es el enfoque que la compañía ha querido darles, y éste es una respuesta de referencia, donde prima la fidelidad a la grabación, con mínima coloración. Para una interpretación casi opuesta, Gaudio ya tiene los Clariden, con un perfil más en “W”.

Partiendo de la gráfica, con una respuesta extremadamente lineal, uno ya puede hacerse a la idea de lo que se va a encontrar. Pero como no todo está reflejado en las gráficas, os intentaré transmitir mis impresiones después de unas cuantas horas de escucha.

Como analista debo decir que encuentro un plus de atractiva la respuesta de los Nair, porque dejan “entrever” de manera más clara los cambios en la amplificación, así como la calidad de los álbumes. No obstante, debo decir que no me esperaba este nivel de transparencia y detalle atendiendo a la configuración tan “simple” con 3 drivers BA.

En muchos momentos de mis pruebas, me he encontrado con sensaciones muy parecidas a las que obtengo con mis Vision Ears VE6 X-control, en su posición de crossover más plana. Un alago teniendo en cuenta que tienen la mitad de drivers, y se sitúan en una franja de precios considerablemente inferior. Sí es cierto que no son capaces de “desmenuzar” de igual manera los matices y los microdetalles, pero la relación arquitectura interna (nº de drivers) y sonido, es más que sorprendente.

Manteniendo el balance tonal casi “de libro”, los Nair dejan recaer el protagonismo en los medios, para ello y jugando tanto con el reparto de frecuencias como con la cavidad acústica interna, los colocan perfectamente focalizados y proyectados en el espacio, y es que son unos iems neutros, pero con una formidable capacidad vocal.

Esta gama de frecuencias es la que quizás se aleje un poco más de la respuesta totalmente plana; si bien vista en su conjunto no podemos negar que sea lo contrario. Gaudio se ha tomado el lujo de aportar cierta lentitud y énfasis hacia los 2,5 kHz; haciendo que los medios cobren mayor densidad y directamente las voces e instrumentos que ronden dicha frecuencia, cobren el protagonismo absoluto. En base a lo anterior la mejor forma de definir la respuesta de estos iems sería, magnífico balance tonal, con ligera inclinación a los medios.

La interpretación de los graves que le ha querido dar Gaudio en estos Nair me parece muy acertada; el lugar de optar por el típico grave seco y rápido de los diseños multidriver, los han dotado de un punto de pausa. No es que suenen lentos, pero a efectos prácticos da más tiempo a apreciarlos. Una especie de “estrategia” que funciona muy bien para “engañar” al oído en cada escucha.

De todas formas no os voy a decir lo contrario, y quizás para la gran parte de los usuarios que no estén acostumbrados a este tipo de perfil, los Nair se queden cortos en cuanto a cantidad de subgrave sobre todo. Aquí es donde  está patente de forma más clara, dónde están los límites de un diseño de sólo 3 drivers del tipo BA. No obstante y si me dais a escoger, me quedo con unos medios plenos y creíbles, antes que un grave más voluptuoso; cuestión de preferencias.

Por otra parte las frecuencias bajas ofrecen un control, rapidez y peso más que suficientes; no es un grave clínico y tampoco te hará retumbar la cabeza; la palabra que mejor lo definiría es limpio y equilibrado.

Los agudos más que una gama de frecuencias por separado, parecen una extensión más de los medios. El empaste es de sobresaliente, sin salto aparente, dando una sensación de uniformidad al oyente, que sólo los iems de un único driver dinámico pueden dar. Con las primeras líneas podéis intuir por dónde van los tiros en cuanto a la parte alta del espectro; la claridad, transparencia y precisión siguen muy presentes, siendo de los puntos estrella en estos iems; pero al jugar sobre seguro realizan un inequívoco recorte con caída progresiva, para mantener lejos cualquier aspereza.

Si bien la separación por capas en la parte alta está muy lograda, carecen de la “chispa” final de otros modelos, pero igualmente son muy disfrutables; sobre todo para aquellos oyentes más sensibles a las estridencias.

En términos de escena no hay nada destacable, siguiendo la línea de la competencia; las limitaciones de esta arquitectura acotan la capacidad de ofrecer una gran profundidad, anchura o altura. Donde sí salen a relucir es en separación instrumental y focalización, donde los Nair se convierten en los mejores triple driver que he probado, teniendo en cuenta los apartados anteriormente mencionados. Resulta extremadamente fácil distinguir y realizar una rápido ubicación espacial; brillando sobre todo con géneros como música acústica, jazz o vocal.

Conclusiones

Llegados a este punto os preguntaréis … ¿Los Nair son para mí?

Si eres de los que busca calidad de construcción, neutralidad y timbre fidedigno dentro de una arquitectura BA, la respuesta es un rotundo sí.

Con el tiempo uno tiende a apreciar este tipo de ejecuciones. Los Nair son unos iems lujosos, que brillan dentro de varios apartados, con un magnífico ensamblado y calidad de acabados, un sonido claro, lineal y en el apartado vocal extremadamente disfrutable.

El futuro de Gaudio no puede ser más prometedor, sobre todo por lo que está por llegar…

Equipo utilizado para la valoración: Lotoo PAW 6000, Lotoo PAW S1, XI Audio Broadway S.

Compartir:
Autor Yago
Lo reconozco, me encantan los auriculares...