Puntuaciones

Sonido 94Ptos
Diseño y construcción 89Ptos
Ajuste e insonorización 96Ptos
Precio-calidad 90Ptos
TOTAL 92Ptos

InEar Monitoring es ya una marca conocida por estos lares, allá por el año 2016 analicé el SD4, que es justo el predecesor a estos SD5 que hoy os traigo.

Una de las características que más diferencia a esta marca desde su creación es la forma de las cápsulas de sus modelos, son prácticamente como un custom universal. Esto ha servido de inspiración a muchas otras compañías, que decidieron seguir la senda de este diseño en muchas ocasiones, si bien nunca han logrado el resultado de los alemanes en cuanto a comodidad y ajuste.

Como su nombre indica los SD5 llevan 5 drivers BA, con un crossover de 3 vías para el reparto de frecuencias. ¿Su precio? Unos 950 euros, todo desde europa y con garantía alemana, que siempre da más tranquilidad.

El “unboxing” y presentación

Si bien no se echa nada en falta en el “packaging” sí debo decir que todo resulta quizás un poco simplón para unos iems de cerca de 1000 euros; dejando todo el protagonismo a los SD5 en sí, que en esta ocasión llevan el acabado que combina el gris metalizado para el interior de las cápsulas con el ya conocido negro brillo en el resto, color que se podía ver en el resto de la gama de StageDiver.

No obstante buena es la costumbre que tiene esta marca alemana la de incluir una funda tipo Pelican 1010, muy útil para proteger a unos iems como estos.

La variedad de almohadillas es bastante escasa, pero las que trae son de calidad y muy adecuadas a este tipo de canal final estrecho, y finalmente como casi siempre di en el clavo con la talla mediana.

Tenéis la experiencia unboxing al completo en el siguiente vídeo, ya subido hace un tiempo al canal. En él podréis observar con mayor claridad las formas tan “customizadas” que tienen los SD5, podríamos estar hablando casi casi de un modelo hecho a medida.

Os animo como siempre a suscribiros y a activar la campanita de notificaciones si aun no lo habéis hecho:

El diseño

Pioneros en esto de las formas tipo custom iem los SD5 no defraudan en comodidad, y es que se adaptan como un guante.

Debo mencionar que ahora se ofrecen unos acabados en madera auténtica, caoba, olivo, nogal, peral y ébano mate, que varían en un sobrecoste desde los 189 a los 249 euros, para la última opción mencionada. Todos ellos lucen escandalosamente bien. Siendo uno de los fabricantes pioneros en incorporar este acabado a un iem de formas tan “customizadas”.

El cable es idéntico al que puedes encontrar en cualquier de los modelos de StageDiver, y muy similar al que incluye Earsonics también. Con esto quiero decir que es un cable sencillo y eficiente, con el que es fácil de convivir cada día gracias a que está libre de memoria y microfonías. El conector es el típico 2pin.

Uno de los puntos a favor hablando de la durabilidad de este iem es que existe la posibilidad de cambiarle el filtro del final del canal, aconsejable sobre todo cuando tenga mucha cera acumulada, ya que esto afectará al sonido. No es que tenga distintos tipos de filtros para variar el sonido, primero porque con la tecnología de drivers “balanced armature” no tendría demasiado sentido ya que no se mueve tanto aire como en los dinámicos, y segundo porque esa no es la intención de la marca, simplemente es una posibilidad ofrecida como mantenimiento de los SD5.

En cuanto a comodidad poco hay que decir de los StageDiver en general, son apuesta segura hasta para aquel al que le resultan incómodos la gran mayoría de los iems. Sus formas tan anatómicas me recuerdan mucho a mis custom de referencia, los Vision Ears VE6 X-control, también de tierras germánicas.

El sellado es perfecto, incluso teniendo en cuenta de que estos iems son de inserción más bien ligera, debido a la corta longitud del canutillo final donde se insertan las almohadillas. Es un modelo que llena totalmente la concha de la oreja, y se ayuda de ella para la máxima sujeción. Una vez puestos es como si no llevaras nada, y el aislamiento es de sobresaliente.

Algo que me ha gustado es que a pesar de alojar un driver más, apenas se notan el crecimiento en tamaño con respecto a los SD4, de hecho diría que su volumen es prácticamente idéntico.

Para aquellos de orejas más pequeñas InEar monitoring ofrece una versión “S” aun más compacta, manteniendo el precio y todas las características que el model estándar.

Especificaciones

-Sensibilidad: 120 dB/mW
-Respuesta en frecuencia : 10 Hz -20 kHz
-Impedancia: 13 ohms
-Drivers: 5 balanced armature drivers, 3-way passive crossover.

Sonido

Los SD4 consiguieron sorprenderme mucho en su momento, y dos años después los SD5 no iban a ser menor, son una especie de versión mejorada en todos los aspectos del sonido.

Muchas de las consultas que me llegan son preocupaciones acerca de si con un iem de alta gama van a poder usar un DAP de gama media, o simplemente escucharlos desde un smartphone. Mi respuesta no es igual en todos los casos, ya que esto depende mucho de cada modelo de iem. Por suerte los SD5 tienen una sensibilidad muy alta y una impedancia baja, por lo que se van a dejar querer por casi cualquier fuente medianamente decente. Eso sí solo mostrarán el máximo detalle con DAPs o DAC/amplis de un buen nivel.

Para mis pruebas he confiado en lo último de iFi Audio, en concreto el modelo xDSD, que aparte de formar un excelente combo con los SD5 a nivel sonoro, también lo hace a nivel estético ya que sus acabados son similares.

Partimos de la base de que es un iem con una respuesta claramente coloreada, pero manteniendo un buen alto nivel de detalle y coherencia.

¿Cuáles serían los principales puntos fuertes de este iem en cuanto a sonido? Sin duda la escena y el grave.

Hay muy pocos modelos multidriver BA que den esta cantidad de sub-grave, llegan a acercarse a los IMR R1 con filtros rosas, pero quizás tienen más cuerpo y sensación de profundidad incluso. En este sentido se asemejan más a lo que se puede escuchar a través de un iem dinámico.

Tienen muy buena pegada, y es suficientemente fuerte como para satisfacer a los usuarios con una vena basshead, aunque no los consideraría totalmente en esta categoría por su claridad y sensación de aire en la pegada, a pesar de la buena cantidad, que está sin duda por encima de la media a la que dan los multidriver BA.

En comparación directa con los SD4, se nota que la zona del medio-grave está menos inflada, y también más controlada. La sensación de precisión a través del todo el rango de frecuencias está un par de escalones por encima. Así pues atendiendo a la diferencia de precio de unos 200 euros, está debidamente justificada.

Esto no es muy común, y llegados a un punto de calidad todos sabemos que las mejoras parciales, de un 15 o 20% (a veces incluso menos) se pagan exponencialmente.

El equilibrio entre pegada y cantidad está muy conseguido, tanto que no llegan a sonar nunca demasiado cálidos u oscuros, en parte porque el medio-grave está más tamizado que en los SD4. Si en su día hablaba de estos últimos como una versión mucho más equilibrada que los SD3, los nuevos SD5 van un paso más allá en cuanto a balance tonal y coherencia.

En las frecuencias medias es donde se encuentran más similitudes con los SD4, su presentación sigue cayendo hacia el lado cálido, y es que los SD5 son unos iems muy agradables de escuchar. Ahora bien, intencionadamente existe un ligero brillo en la zona de los 3kHz algo que provoca que se vean favorecidas las voces femeninas sobre las masculinas, y el peso de los medios no sea tan fuerte como lo era en los SD4.

Aun con todo no se puede catalogar como medios “retraídos” ya que su presencia es consistente con cualquier género, simplemente no tienen la misma cantidad de medio-grave que en su modelo predecesor.

Los agudos ponen una perfecta guinda intencionada a la receta. Con una muy buena extensión y claridad están en el punto perfecto para que no lleguen a molestar, pero sí que son ligeramente más brillantes que los SD4. Esto hace que inviten a escuchar mejores grabaciones.

No es que caigan en sibilancias con música más actual, pero sí debido a su mayor resolución y transparencia tenderán a mostrar con mayor claridad los defectos de los másteres actuales, que por desgracia son muy comunes.

Con todo el tipo de agudo de los SD5 será mejor bienvenido por los que tengan preferencia por los iems de respuesta más neutral y equilibrada, que por aquellos que busquen calidad y un cierto “roll-off”. Para este tipo de público quizás los SD4 sean una mejor elección, y de paso se ahorran un pico.

Si en todos los apartados estos iems muestran un gran rendimiento es sin duda en términos de escena donde los SD5 se desmarcan de la competencia.

Esa experiencia “inmersiva” de la que hablaba en la review de los SD4 sigue presente e incluso de manera más acentuada en estos nuevos SD5. Es una auténtica gozada disfrutar de todo tipo de temas en los que la sensación de escena juegue un papel importante, bien sea trasladándonos a ese pequeño club de jazz con grabaciones de acústica o incluso a la hora de plasmar la grandiosidad de una orquesta sinfónica.

Sobre todo en cuanto a profundidad estos iems ponen el listón muy alto incluso a multidrivers que juegan bastante por encima en precio. La pondría por encima de los Kaiser Encore sin ir más lejos.

La representación tridimensional, tan difícil de conseguir en un iem es el plato fuerte, y lo convierte en una de mis primeras recomendaciones para aquellos que experimentaran sensación de sonido cerrado o “atrapado” con otros modelos de la competencia. Estos StageDiver cambiarían totalmente su percepción de lo que puede llegar a dar un iem en términos de escena.

Conclusiones

¿Para quién recomendaría estos iems?

Antes de responder a esta pregunta debo situar a los SD5 en el mercado actual, donde uno se encuentra multitud de modelos híbridos y dinámicos.

En un ejercicio de resumen, los SD5 justifican sobradamente su PVP, rindiendo en varios aspectos por encima de su gama, sobre todo refiriéndome a la escena musical. No siempre más es mejor y solo con 5 drivers el resultado es de altos vuelos.

No son los más baratos ni los que más accesorios ofrecen, pero la garantía de 2 años dentro de Europa es un plus muy importante y la calidad alemana está presente en cada uno de los aspectos principales de un iem.

Estos SD5 son para aquel usuario que prime sobre todo la comodidad y aislamiento, donde casi no tienen rival. Y además para aquellos que busquen un iem con un sonido pleno, con mucha profundidad y que estén dispuestos a alejarse un poco de esa mitificada respuesta plana, la cual bajo mi punto de vista carece de sentido para escuchar y disfrutar la música.

Magnífico trabajo por parte de InEar Monitoring, bravo.

*Equipo utilizado para la valoración: iFi xDSD, iBasso DX150.

Compartir:
Yago
Autor Yago
Lo reconozco, me encantan los auriculares...