Puntuaciones

Sonido 90Ptos
Diseño y construcción 88Ptos
Ajuste e insonorización 91Ptos
Precio-calidad 98Ptos
TOTAL 92Ptos

No se me olvida el fantástico sabor de boca dejado por los Oriveti New Primacy, aportando frescura a esta gama de híbridos con una presentación perfecta, algo «applelizada».

La marca vuelve a la carga con el lanzamiento de dos nuevos modelos, el OH300 y el nuevo tope de gama, OH500. Ambos recurren a la ya conocida tecnología híbrida, combinando 2 drivers BA + 1 dinámico en el primero y 4 drivers BA + 1 dinámico en el caso de los segundos.

Es en esta franja de precios precisamente, cercanos a los 300€, donde más y mejores iems están apareciendo, con la consecuente lucha por el puesto del mejor en relación calidad/precio. Posición que los New Primacy se ganaron a pulso, así que veremos si el sucesor OH300 consigue también hacer los honores.

En cuanto al precio oficial para Europa se sitúa en torno a los 330€. Aunque Oriveti también tiene su tienda online propia, con envíos internacionales, situándolos en 299$, a los que por supuesto deberéis añadirle las tasas de importación:

https://www.oriveti.com/product-page/oriveti-oh300-premium-2-1-hybrid-hifi-iem-headphones

El «unboxing» y presentación

Este es sin duda el apartado donde más se nota la evolución, con respecto a los New Primacy, no tanto por la vistosidad, sino por lo completo de los accesorios. Entre los cuales destacaría sobre todo la nueva funda de piel auténtica en forma circular, a la que pone el colofón un forro extra suave de pelo. Convirtiéndose probablemente en mi funda para iems favorita hasta el momento, saliendo un poco de las tipo Pelican, todo un lujo, del que muchas marcas deberían tomar nota.

Ese punto de distinción y gusto en el «packaging» los diferencia de la competencia, y realmente parece que vienen de una compañía mucho más grande.

Entre los accesorios se incluyen: 3 pares de almohadillas en silicona (S, M y L), 2 pares del tipo biflangue, 2 pares de almohadillas con memoria talla M, un adaptador a 6,3mm junto con uno para el uso en aviones y por último un cable de 8 conductores de cobre bañado en plata, de 1,2m de longitud. Totalmente renovado con respecto a los New Primacy, y de una calidad sobresaliente para esta gama de precios.

El diseño

Optando por otros derroteros, estos OH300 no siguen la línea continuista de los New Primacy, con esas bonitas cápsulas de metal, pasando a unas de resina plástica, terminadas a mano. Debo confesar que es el cambio al que quizás se le pueden poner más peros, porque inevitablemente pierden algo de sensación de lujo y calidad en la mano, eso que el tacto del metal frío sólo puede ofrecer.

No obstante el nivel de acabados es igual de bueno, con un brillo llamativo, guardando tanto el emblema como el nombre presente en las cápsulas por detrás de una última capa de resina transparente, que los protege mucho mejor frente al paso del tiempo, que si estuvieran estampados directamente, sin mayor barrera.

El uso de la resina permite darles una forma más ergonómica si cabe, aunque no es algo de lo que los New Primacy carecieran. El peso es ahora más reducido, y favorece para dar un extra de comodidad, a unos iems que ya de por sí eran muy cómodos.

Las cápsulas tienen mayor profundidad que en el anterior modelo, gracias a lo cual se consigue una inserción algo más profunda.

Es un look igual o más discreto que unos Oriolus, y que a su vez desprende calidad en cada detalle. Al igual que en los relojes admito mi preferencia por la combinación de superficies pulidas con otras mate, y este es exactamente el caso de los OH300, donde el acabado negro mate de los conectores hace un contraste claro y directo con las cápsulas.

Hablando de los conectores MMCX, estos sí conservan su cuerpo metálico, y tienen un detalle curioso, que aún permitiendo el giro de 360º de la cápsula, tienen una ligera resistencia, lo que hace que no «bailen» tanto durante el proceso de colocación. Buen punto para Oriveti, por pensar en todas estas pequeñas cosas, que en conjunto engrandecen mucho la calidad percibida del producto.

El cable que acompaña lleva un trenzado al aire, y está compuesto por 8 conductores, separados por un bonito «Y-splitter» metálico, del mismo acabado negro mate que los conectores y el jack de 3,5mm. Para cerrar o abrir más la unión del entrelazado que va a cada cápsula de los OH300 haremos uso de una pequeña bola pasante, en este caso negro brillo.

Y es que el global de estos Oriveti está ejecutado con gusto, precisión y toques lujosos aquí y allá, que lo colocan directamente por encima de su precio en este sentido

Especificaciones

-Sensibilidad: 108 dB/mW
-Respuesta en frecuencia : 20 Hz -20 kHz
-Impedancia: 13 ohms
-Drivers: Dual Knowles Balanced Armatures + 8MM Dynamic Driver

Sonido

«Natural & Balanced Sound» es la descripción exacta que Oriveti anuncia con los OH300, y no pueden tener más razón.

Si ya los New Primacy se distinguían como uno de los híbridos más naturales y equilibrados en su franja de precios, incluso podría decirse como el que más, estos OH300 no van a defraudar a todos los fans de ese primer modelo, dando una vuelta de tuerca a su rendimiento, y para bien.

Para disfrutar de ellos basta simplemente con un buen smartphone, como el Samsung Galaxy Note 9, que tiene la buena costumbre de mantener el jack de 3,5mm. Con esto no quiero decir que no saquen lo mejor con un DAP dedicado de altos vuelos como el Lotoo Paw Gold Touch, pero quizás las diferencias no sean tan justificables como con otros iems, ya que estos OH300 están pensados para disfrutar desde casi cualquier parte, en el día a día.

La naturalidad y credibilidad del timbre, tanto de la diversa instrumentación, como de las voces, es tarea pendiente para muchos iems híbridos, y me refiero a aquellos que incluso llegan casi a duplicar el precio de estos OH300, sin dar nombres puesto que aún no han sido analizados por aquí.

En este apartado Oriveti se luce, como pocas. Y en estos OH300 da una vuelta de tuerca a la naturalidad que ya estaba presente en los New Primacy. Es como si priorizaran el driver dinámico para más rango de frecuencias que los graves, extendiéndolo hasta el medio-agudo casi. Pero esto es algo que no puedo asegurar, simplemente hablo de sensaciones, ya que desconozco el punto exacto de las frecuencias y cómo se entrelazan los distintos crossover utilizados. Lo que sí está claro es que el afine de los mismos está fantásticamente ejecutado; no como el caso de muchos supuestos «matagigantes», ¿KZ?…

Allí donde otros modelos de la competencia optan por un perfil más «V», el representante de Oriveti refleja un balance tonal mucho más correcto en términos objetivos, con unos medios claros, bien presentes, que además gozan de un gran nivel de claridad y precisión.

En un cara a cara con los New Primacy, es fácil distinguir un plus de proyección y fuerza en las voces, como si dieran un ligero paso hacia adelante, así como un sonido de más contrastes, y mayor dinámica. Este es probablemente el punto estrella de los OH300, que además atendiendo al precio resulta aún más atractivo, sin arrugarse frente a rivales de más precio.

Los graves están bien controlados en todo momento, y no es para nada el típico híbrido que va ligeramente pasado, al contrario, puede que los más «basshead» echen en falta un plus de pegada, que por otro lado desentonaría por el perfil equilibrado escogido.

La extensión sobre todo en el subgrave parece estar mejor matizada que en los New Primacy, y es un iem que «desgrana» mucho mejor la parte baja que por ejemplo un iBasso IT03, o mismamente el recién analizado Oriolus Finschi. Cosa por otro lado lógica, ya que este último está a prácticamente la mitad de precio, y aún caracterizándose por una igual de fabulosa relación calidad/precio, no es capaz de igualar ese extra de capas que aporte un driver BA más, sobre todo cuando está bien conectado con el resto.

Otro de los puntos distintivos con respecto a los New Primacy está en la sensación de mayor cuerpo en el sonido, gracias a un medio-grave algo más acentuado, en su justa medida, para que no penalice demasiado la rapidez. Y es que estos OH300 siguen siendo divertidos y ágiles.

En la parte de los agudos, curiosamente encuentro mayor presencia y extensión, sin pico aparente. Así que ese extra de calidez aparente que podría aportar el plus de medio-grave, queda equilibrado por así decirlo, con un agudo resolutivo, y más extendido que en los New Primacy. Estos últimos enfatizaban más hacia los 4kHz, pero por el contrario no ofrecían tanta información de ahí hacia al final, como los OH300, que optan por una caída más lineal, y más tardía en el espectro.

Como no se puede tener todo, en la escena no destacaría nada en especial. Es un iem que posiciona muy bien, pero dentro de un espacio relativamente comedido. Sin resultar demasiado encerrada, la escena tiene más amplitud que altura, y está en la línea de lo que ofrecen modelos de la competencia.

Y es que rara vez me he encontrado con un híbrido de 2BA + 1DD, que me dejara impresionado en términos de escena y aire en la escena. Otro cantar es con los OH500, que sí tienen mucho que decir en este apartado, y de los cuales podéis esperar la review completa próximamente.

Conclusiones

Oriveti lo ha conseguido de nuevo, con un híbrido tremendamente equilibrado, bien construido, y libre de faltas.

La evolución con respecto al New Primacy es clara, y además de una compra obligada si ya te gustaban los primeros, sobre todo porque estos OH300 apenas sufren incremento de precio.

Un iem para disfrutar de cualquier tipo de género, en el día a día, y que pone las cosas muy complicadas a todos los rivales de esta franja de precios. Una de esas compras más que seguras.

*Equipo utilizado para la valoración: Lotoo Paw Gold Touch, iFi xDSD, Samsung Galaxy Note 9, Burson Playmate, XDuuo XP-2

Compartir:
Yago
Autor Yago
Lo reconozco, me encantan los auriculares...