Por Yago,

Hay que admitirlo, en un mundo donde prima la movilidad los auriculares de tipo “inear” están gozando de un continuo apogeo que parece imparable. La variedad es cada vez más amplia en el mercado, de todos los precios y categorías.

RHA, marca británica apuesta primero por la durabilidad en la construcción y segundo por el sonido, y tras mi experiencia con su modelo T10i diría que ese es exactamente el orden.

http://www.rha-audio.com/es/t10i.html

Con una construcción “a prueba de fuego” estos RHA T10i tienen una cápsula realizada mediante inyección de metal en molde, con unos acabados en superficies dignos de ejemplo como referencia en este tipo de técnicas, que tampoco son muy comunes debido al alto coste de producción, pero es de agradecer verlo en esta gama de precios, que ronda los 180 euros para el T10i en concreto.

Lo único que echa en falta es quizás el cable desconectable, hoy en día prácticamente es un “must” para todo IEM que supere la barrera de los 120 euros, ya que una gran parte de la tropa asiática ya viene con él incluido, incluso a precios por debajo de los 100€. A cambio RHA incorpora un cable con sistema protector “anti-tirones” y debo decir que parece construido para durar años, por lo que no me preocuparía demasiado en este aspecto.

Cosas que gustan y que cabe destacar es la total construcción en metal de todo el encapsulado de este IEM de driver dinámico, y esto incluye también a los filtros que son intercambiables mediante roscado.

Packaging y accesorios

Otro de los puntos fuertes de este auricular es la calidad de presentación y los accesorios percibida, todo muy estudiado y perfectamente expuesto a los ojos del usuario.

“Treble”, “Bass” y “Reference” son las denominaciones para los tres distintos tipos de filtros que podremos intercambiar en los T10i, a poco que controléis del idioma anglosajón podréis intuir ya por dónde van los tiros en cuanto al perfil de cada uno, siendo el “Bass” el que proporciona una mayor carga de grave, quizás demasiado “boomy” para mi gusto pero que los amantes de la música electrónica/house disfrutarán sin duda.

A mayores RHA incluye una bonita funda de transporte, para poder llevar los auriculares a cualquier parte.

El cable es algo pesado y bastante grueso; tiene una cierta tendencia a la rigidez, por lo que no resulta del todo cómodo, pero a cambio se siente muy resistente, y parece estar hecho a prueba de tirones e incluso soportar un cierto maltrato. Se hacen cómodos para llevarlos rodeando la parte trasera de nuestras orejas gracias a la funda metálica que sirve de guía a la vez. En concreto esta versión delos RHA tiene el control remoto para dispositivos Apple, de hecho la compañía de la manzana incluso vende este modelo en las Apple Store, tanto en tienda física como online.

Ajuste y aislamiento

Este quizás es uno de los puntos claves en cualquier modelo inear. Sin un buen ajuste es casi misión imposible tener un buen sonido, sobre todo en cuanto a graves se refiere. Las dimensiones de las cápsulas de los T10 son bastante comedidas algo que juega muy a favor para el correcto apoyo dentro de las conchas de nuestras orejas. El aislamiento una vez elegidas las tips que mejor se adapten es muy bueno, perfecto incluso para llevarlos por la calle en medio de un denso tráfico, sin miedo a que el ruido interfiera apenas en nuestra canción favorita mientras vamos de camino a coger el pan.

Sonido

Debo decir que este es el primer auricular de RHA que tengo el gusto de probar, y en general el sabor de boca que me han dejado ha sido bastante bueno, si bien es verdad que viendo la gran calidad constructiva tanto en el apartado de construcción como en el esmero y detalle puesto en la presentación tenía unas expectativas preconcebidas demasiado altas quizás, dejándome llevar por el entusiasmo visual inicial.

Los RHA T10 son unos IEM que caen en el lado bajista, incluso con los filtros más neutros “reference” que llevan puestos de serie. Como buen driver dinámico, desarrollados en Glasgow por la propia compañía, muestran un carácter dinámico y de agudos “secos” con una buena extensión. Un rodaje extenso previo es clave en estos auriculares, ya que nada más sacados de la caja se muestran algo ariscos y estridentes en la zona aguda, pero una vez pasadas las 50h la cosa cambia a mejor.

Entre los distintos filtros las diferencias son claras y afectan más que nada a los extremos de la frecuencia, la zona media permanece casi inalterada, pero la percepción de la misma sí que varía ligeramente según el filtro utilizado.

Con el filtro de serie el balance tonal es bastante correcto, con una presencia de la zona media suficiente como para disfrutar música vocal sin mayor problema, si bien el timbre es mejorable, y no llega a alcanzar el realismo de otros IEM de driver dinámico que han pasado por mis orejas, como por ejemplo los Jazz de la gama Chord & Major, los cuales muestran una texturización de voces mejor lograda, en los T10i el resultado es algo más artificial.

Tratando de explorar más el rendimiento de estos IEM me alejé un poco de los estilos de jazz vocal que suelo escuchar habitualmente para moverme más en los géneros de Rock e Indie. Aquí es donde los T10 se desenvuelven mejor, con un sonido muy dinámico y donde la fidelidad al timbre no es tan importante como en otro tipo de música.

Rockeando es donde más se luce, con buenos contrastes de guitarreos y una rapidez rítmica a la altura de lo que la canción requiera, en este sentido y en cuanto a velocidad de respuesta se refiere tienen características propias de un driver del tipo “balanced armature” más que de un dinámico.

¿Qué filtro escoger?

Sin duda respuesta complicada pues esto dependerá de los gustos de cada usuario, no obstante el que es objetivamente más correcto en cuanto a balance tonal y respuesta en frecuencia es el “reference” por algo quizás es el elegido por parte de la compañía como el de serie.

Si eres un auténtico “basshead” los filtros negros te irán como anillo al dedo, ya que aumenta de manera muy notable la pegada y cantidad del grave, sobre todo en la zona del medio-grave.

Conclusiones

Los RHA T10i son unos auriculares con una construcción y una calidad de materiales fuera de toda duda, llegando al sobresaliente. La ausencia de cable desconectable es el único pero.

Si priorizas la robustez y el diseño sobre todo son una buena opción, en su gama de precios estos auriculares británicos casi no tienen rival en ese aspecto. Si lo tuyo es el rock o la electrónica conseguirás disfrutar su sonido, no obstante y a pesar de contar con varios filtros hay rivales que consiguen hacer un mejor papel en general hablando solo del aspecto puramente sonoro, por lo que al final es una cuestión de prioridades.

Un saludo a todos y hasta la próxima review, más pronto que tarde,

Yago.

Diseño y construcción 85Ptos
Ajuste y comodidad 75Ptos
Insonorización 85Ptos
Sonido 60Ptos
TOTAL 76Ptos
Comparte:
Compartir:
Yago
Autor Yago
Lo reconozco, me encantan los auriculares...