1172506_10151584910143715_1767719850_o

Por Yago,

Hacerse con un nombre y reputación dentro del mercado de auriculares no es fácil, y menos en el poco tiempo que lleva Master & Dynamic. Ellos apuestan por la creatividad, diseño y calidad de materiales, pero sobre todo sonido.

Desde Nueva York para el mundo, no hace mucho que han cruzado el charco para ofrecernos en Europa toda su gama de auriculares, que va desde los in-ear ME01 y ME03, supraaurales MH30, hasta los MH40 que hoy nos ocupan.

Detrás del nombre están las jóvenes mentes inquietas, tratando de ofrecer lo mejor con la durabilidad siempre presente, sin escatimar en materiales y minimizando los materiales plásticos, con partes fácilmente reemplazables; metal y piel auténtica es lo que nos vamos a encontrar. Su web tampoco tiene desperdicio y refleja gran parte de la filosofía de la marca, una de las web mejor diseñadas que he visto hasta la fecha, sin duda:

http://www.masterdynamic.com/

Detalles: el poder conectar el cable a cualquiera de las dos copas, que por supuesto es desconectable con entrada de jack 3,5mm, resulta cómodo y muy práctico. El botón “mute”, rápido cuando queremos atender a una conversación sin tener que llevar el volumen al mínimo, algo que sería molesto sobre todo si llevamos el móvil o DAP en el bolsillo. La estructura semicerrada nos dejará escuchar a alguien que nos hable a distancia cercana una vez pulsado el botón mute, pero afortunadamente no dejan escapar mucho sonido, un buen equilibrio.

¿Ganas de compartir tu música? Conecta otros auriculares a la toma de 3,5 mm no utilizada de una de las copas y eso es todo, de una forma fácil podrás tener unos auriculares conectados “en cadena” sin sufrir apenas pérdida de volumen aunque claro está la sensibilidad de los auriculares también cambiará el resultado.

Por si alguno se lo preguntaba, sí las almohadillas son reemplazables, y además de una manera bien sencilla ya que van sujetas mediante unos imanes, con tirar un poco hacia afuera será suficiente. No obstante la calidad de la piel y del foam interior indican que quizás, teniendo unos mínimos cuidados, no tengamos que cambiarlas en un plazo de años. Si eres creyente en la mejora del sonido con un cable custom estás de suerte, con entradas de jack 3,5 mm estándar no lo podías tener más fácil.

Los MH40 lucen muy bien en las fotos, gustos aparte, pero donde realmente impactan es en tú a tú, su estética es imponente, rezuman calidad, atención al detalle y por qué no decirlo tienen un toque “cool” con ese aire “vintage”. Hace poco se pudo ver a un más que famoso ex-jugador de fútbol con ellos puestos en el cuello, ¿como complemento de moda? Quizás, pero con el plus de que si se le da por enchufarlos sonarán, y lo harán muy bien…

El diseño es de alguna forma particular pero hay ciertos aspectos que recogen lo mejor de modelos de la competencia; la combinación de piel y metal característica de los B&W P7, que por otra parte son un rival directo, y las rejillas circulares nos podrían recordar a algún modelo de Grado, si bien los MH40 tienen una estructura semicerrada que proporcionan un nivel de aislamiento aceptable, que de alguna manera se sacrifica un poco en favor de la calidad de sonido, proporcionando una insonorización con respecto al exterior similar a los Fidelio L2, también con diseño semicerrado.

Atendiendo más en profundidad a los pequeños detalles uno se da cuenta del esfuerzo y la dedicación puesta en la creación de los MH40, pasando por los grabados en los tornillos, el perfecto acabado de todas las superficies o el estampado con el nombre de la marca en la cara interna de la diadema de piel. Acabados de lujo y precisión en estado puro.

Los MH40 son algo así como un puzle de piezas sólidas de aluminio mecanizado, todas con distintas formas y tamaños pero en perfecta consonancia, otorgando un conjunto final que entra por los ojos y satisface al tacto.

Pero esto no se queda aquí, y los MH40 vienen acompañados de un “packaging” top, de los mejores que he podido ver hasta el momento, tanto por calidad de serigrafía, fotos y accesorios. Empezando por los cables, vienen incluidos dos, uno con control remoto y otro sin, metidos dentro de una bonita caja circular de piel. Master & Dynamic tiene el detalle de incluir también una funda téxtil de transporte con cierre magnético. Para una experiencia “unboxing” más cercana os recomiendo que echéis un vistazo al vídeo de nuestro canal de Youtube:

Siendo un diseño circumaural y con el magnífico tacto de la piel de las almohadillas son realmente cómodos digamos para la mayor parte de público, no obstante el hueco existente para albergar la oreja no es excesivamente grande, y quizás alguien con una tamaño grande o muy grande de oreja pueda tocar con los bordes, si bien en este caso dudo que cause molestia ya que tanto la piel como el interior son de tacto suave, pero es algo que es de deber apuntar.

Una vez puestos la presión ejercida es la justa y necesaria, lográndose un buen equilibrio entre comfort y agarre. El nivel de comodidad está a la par con los B&W P7, si bien el peso parece estar mejor distribuído en el caso de los MH40 y particularmente me resultan más agradables de llevar. Digamos que si al cabo de 2h tengo algún síntoma de fatiga sobre todo el el punto central de apoyo de la diadema con los B&W P7 los Master & Dynamic tienen 1 hora más de margen, gracias a una diadema que rodea mejor el contorno de la cabeza y que a pesar de ser algo fina en cuanto a acolchado resulta más cómoda.

Sonido

A pesar de la tendencia al perfil “basshead” o respuesta en V que siguen la mayor parte de los portables tanto circumaurales como supraaurales del mercado estos Master & Dynamic MH40 optan por otro camino, ofreciendo una respuesta bastante equilibrada en toda la gama de frecuencias, con una zona media muy lograda al más puro estilo Sennheiser HD600, uno de los auriculares que siguen siendo de mi referencia, a pesar de tener los HD800 por casa también. De hecho tantas son las similitudes ofrecidas entre ambos que podríamos denominarlos como los hermanos cerrados de los HD600.

Gran parte de vosotros conoce las grandes virtudes de los HD600 , ¿verdad? Pues los MH40 ofrecen las principales de una manera más accesible, sobre todo porque no requieren de un amplificador estacionario dedicado, y esto es lo que muchos buscaban.

Un grave justo y con buena pegada, sin llegar a los extremos casi “basshead” del B&W P7, que en ciertos géneros podría resultar hasta un punto excesivo. Los MH40 son más comedidos en este aspecto, menos pegada pero más amigable con los medios, con un buen enganche del medio-grave con los medios, de una manera muy similar a la que lo hacen los HD600 de Sennheiser.

Los 45 mm de driver hacen un buen papel reproduciendo las frecuencias más bajas, no tanto por presencia, sino por rapidez, son bastante rápidos en ataque, y facilidad para distinguirlas sin que cobren el papel protagonista. Este lo tienen los medios que son excelentes para tratarse de un auricular de este tipo y permiten disfrutar de música vocal casi como ningún otro auricular portátil, si alguien disfruta de los HD600 en su arsenal de auriculares sabrá de lo que estoy hablando; es como si los ingenieros encargados del tuning tomaran de base a los míticos representantes alemanes, una referencia nada mala por cierto.

La sensación es de que esa musicalidad que permite disfrutar de casi cualquier género sea cual sea está siempre presente. Quizás no sea de matrícula en ninguno de sus apartados pero logra un conjunto tan bien equilibrado que eso los hace mejores. No te dejan con la boca abierta en un primer acercamiento pero cuanto más los escuchas más te gustan, tanto que han logrado desbancar a los B&W P7 en mi ranking de circumaurales portátiles. A su lado estos últimos se marcan con un perfil en V más acusado, las voces suenan mucho más finas y apagadas en comparaciones directas A-B, sabiendo que en general no lo están tanto si los estuviéramos escuchando solos sin este cara a cara. Los MH40 son mucho más viscerales en cuanto a proyección de voces, simplemente lo hacen mejor y te hacen disfrutar más.

Los MH40 agradecen de una amplificador con chispay dinámico, no porque estos auriculares no lo sean sino porque suenan más vivos y rápidos con este perfil de amplificación. Los agudos son están bien extendidos pero caen en el lado relajado y dulce, aunque no llegan al extremo de los Focal Spirit Classic, que tienen un agudo muy dulce.

Como auricular muy similar en perfil a los venerables HD600 los Master & Dynamic tienen un timbre muy bueno, siendo un auricular que hace sonar menos digital al sonido obtenido cuando lo conectamos a un smartphone o nuestro DAP, se agradece el punto analógico.

Y sí también son fáciles de mover, no obstante se ven favorecidos por un DAP de cierta calidad, no necesariamente mucho potencia. Una de las parejas que más he utilizado últimamente es el combo que forman con el nuevo Lotoo PAW 5000, tanto por estética como por sonido ambos conjuntan muy bien, convirtiéndose en un sistema portátil de nivel y gran sinergia.

Conclusiones

Es difícil encontrar un pero a estos auriculares, y si tuviera que escoger uno quizás sería el precio. A 399 euros en Europa puede que no esté al alcance de todos los bolsillos pero sin duda merecen la pena. Los Bowers & Wilkins P7 tienen ahora un duro rival, que no solo luce igual de bien, sino que bajo mi punto de vista gozan de un sonido mejor equilibrado y con un timbre fantástico. En el plano de materiales y presentación muchos deberían tomar nota, la atención al detalle que presta Master & Dynamic es símbolo de un gran trabajo. Los MH40 son una apuesta segura y uno de los mejores auriculares portátiles circumaurales del mercado actual. Si te los puedes permitir podrás elegir entre varias versiones con distinta combinación de colores. No solo son unos auriculares que parecen de lujo, además tienen un sonido que también lo es dentro de su segmento.

Agradecimientos especiales a los chicos de Master & Dynamic, sobre todo a Scott y Micah por hacer posible esta review.

Un saludo a todos y hasta la próxima review, más pronto que tarde,

Yago.

Compartir:
Yago
Autor Yago
Lo reconozco, me encantan los auriculares...