Por Yago,

 

Que los auriculares se han convertido en un complemento de moda más en muchos casos, es un hecho evidente en esta última época. Desgraciadamente es algo habitual que se priorice la estética a la calidad de sonido, no obstante las marcas serias y con más experiencia en el sector de los auriculares, se meten en este mercado con apuestas mucho más interesantes, que ofrecen la calidad de sonido que un buen auricular debería ofrecer pero sin dejar a un lado la estética y la personalización.

Este último caso podría ser el de los nuevos Beyerdynamic Custom One Pro, recientemente lanzados por la conocida marca alemana.

 

 

CONSTRUCCIÓN

Especificaciones Técnicas:

  • Tipo de transductor dinámico
  • Estructura: cerrado
  • Respuesta en frecuencia 5 – 35.000 Hz
  • Impedancia nominal 16 Ω
  • SPL Nominal 96 dB
  • Max. SPL 116 dB
  • T.H.D. < 0.2%
  • Potencia 100 mW
  • Atenuación de ruido ambiente aprox. 18 dBA
  • Acoplamiento a oído circumaural
  • Presión nominal de diadema aprox. 3.5 N
  • Peso (sin cable) 290 g
  • Longitud y tipo de cable 1.5 m, PVC
  • Conexión: conector chapado en oro minijack (3.5mm) con adaptador jack 6.3mm de tipo rosca.

Guarda sin duda muchas características comunes a otros de la gama en cuanto a apariencia/construcción. Sobre todo si nos fijamos en su diadema y sistemas de sujeción, llevan inequívocamente a pensar de que es un auricular de Beyerdynamic. Mantiene así ese toque “old school” común en los modelos de la serie DT (770, 880 y 990)

En las copas en lugar del corte redondeado se opta por formas más cuadradas, el acolchado de la diadema es de tipo velcro y al igual que las almohadillas son de polipiel. Me parecía más acertado el sistema de cierre mediante las “chinchetas” como en los otros modelos de Beyerdynamic. No obstante la polipiel es agradable al tacto.

Inevitablemente se produce algo de sudoración con el uso, pero en mi caso no ha sido nada grave, lo normal. Para las personas que les presente un problema este tipo de almohadillas, decir que las tipo velour de Beyerdynamic son totalmente compatibles, aunque el sonido se verá afectado sin duda (no sé si de manera positiva o negativa)

El cable más bien corto (1,5 m), es desconectable con la toma en la copa izquierda. Claramente está pensado para un uso portátil, es de aparente buena calidad y no produce microfonías al roce con la ropa.

Uno de los puntos más recalcados en los Beyerdynamic Custom One Pro es la capacidad de personalización ¿quizás una manera de acercar la marca a un público más joven? Sin duda creo que sí, y desde luego es un buen planteamiento.

 

 

Tanto las copas, como diadema, almohadillas y cables están disponibles en una infinidad de combinaciones para adaptarlas a nuestros gustos. Incluso trae la herramienta (llave tipo Allen) para intercambiar la cobertura de las copas por tí mismo.

Son unos auriculares muy bien construídos, y con una estética muy acertada bajo mi punto de vista. Al igual que toda la gama de Beyerdynamic en general, prácticamente todas las partes que constituyen el auricular son desmontables, y disponen de recambios originales. Esto ofrece una buena garantía frente al uso diario y al paso del tiempo, algo de lo que muchas marcas deberían tomar nota.

Una vez te pones los auriculares se sienten realmente ligeros, y ofrecen un equilibrio muy bueno entre presión e insonorización, de hecho consigue destacar en este último apartado. Es por esto por lo que los recomendaría como auricular para entornos ruidosos y con trasiego de gente, yo mismo en casa y en el autobús he agradecido más de una vez esta buena insonirización…

 

SONIDO

Para esta valoración y adecuándome más a las pretensiones de estos auriculares, me he centrado en el uso con mi equipo portátil que consta de:

-Samsung Galaxy S3 i9300 (Neutron Music Player) + USB OTG + Topping D1 Mark2/ HRT MicroStreamer

Todos los archivos están en formato FLAC a 16bit y 44.1 kHz y he intentado abarcar todos los géneros musicales posibles.

Beyerdynamic presenta con estos auriculares unas nuevas membranas en los drivers, que presumen de ser de las más finas del mundo. Según la propia marca esto mejora la rapidez de respuesta del driver,y a su vez los hace más eficientes. Todo esto en el papel, ¿y en la práctica?

Pues ciertamente son bastante fáciles de mover desde cualquier fuente, incluso directamente enchufados a mi Galaxy S3 consigo moverlos sin problemas, no obstante son agradecidos con una mínima amplificación En este aspecto están mejor logrados que algunos de sus competidores directos como podrían ser los Fidelio L1, con los que mi Galaxy S3 no llegaba a aportarles la suficiente potencia…

Esto me lleva a pensar que a pesar de las similitudes estéticas y de construcción los Custom One Pro ha sido un modelo concebido
desde un principio como distinto a todo el resto de la gama. Y es que un auricular con pretensiones portátiles debería poder enchufarse a cualquier fuente y no tener problemas, parece que el nuevo driver desarrollado por Beyer cumple bien esta función, bien por ello.

Mi experiencia con Beyerdynamic se limita a los DT990 Pro 250Ohm que tuve durante una buena temporada. Son dos auriculares bastante distintos, prácticamente no encuentro nada en común entre ellos en cuanto a términos de sonido. Parece que han tomado nota de los gustos de los consumidores, y ahora los medios están mucho más adelantados, así que adiós a los medios retraídos y el perfil en V.

Una de las características más interesantes es la posibilidad de graduar la cantidad de grave, mediante la abertura de unos pequeños orificios de ventilación situados en cada una de las copas del auricular.

 

Existen 4 niveles de cantidad de grave y que ciertamente varían bastante el perfil del auricular. En el primero (con todos los orificios cerrados) el sonido es sorprendentemente plano y neutral, así mismo el nivel de aislamiento frente al exterior es el máximo, ya que no deja ni entrar ni salir aire.

Independientemente del nivel de grave por el que obtenemos la zona media y aguda se muestra poco afectada, si bien es cierto que cuantos más orificios abiertos tengamos el driver se moverá con mayor facilidad dentro del recinto acústico, y como resultado las voces sonarán más aireadas (sobre todo con 1 y 2 orificios abiertos) aparte de que el grave ganará en presencia.

Con todos los orificios destapados hay un incremento de 20 db en la zona grave, más que suficiente para todos los amantes del grave, seguro.

Tras varias pruebas con los distintos niveles me decanté por la posición con dos orificios abiertos, de esta manera se obtiene un buen equilibrio.

El sonido es rápido y responde muy bien a los cambio de ritmo y transiciones, el grave siempre está presente con esta configuración, pero ofrece una buena pegada y control. Llegan bastante abajo y ofrecen una buena textura, que mejora con la amplificación.

Con todos los orificios abiertos el grave está demasiado presente para mi gusto, inunda la escena y deja a medios y agudos en un segundo plano, además pierde parte del control por lo que sólo lo recomiendo para aquellas personas que sean realmente amantes de mucho grave y no escuchen pistas vocales.

La zona media goza de un buen nivel de detalle, sobre todo teniendo en cuenta que se trata de un auricular portable, las voces suenan claras y nítidas, echo en falta una mejor articulación en algunos momentos pero la escucha me resulta bastante satisfactoria.

Por hacer una pequeña comparativa he de decir que la zona media de los Philips Fidelio L1 me parece considerablemente más velada y algo más retrasada con respecto a los Beyer.

En conjunto los Beyerdynamic Custom One pro tienen un sonido muy enérgico, que se muestra vivo y divertido en todas las escuchas. Son unos auriculares muy polivalentes, y aún haciendo un buen papel con jazz y música lenta donde realmente destacan es en pop, rock y funk. Gracias a su perfil más bien rápido reproducen estos géneros de una manera muy viva y que engancha, invitan a subir el volumen y a seguir el ritmo con el pié.

 

La zona aguda no se muestra recortada en absoluto, tiene una
buena extensión y no percibo estridencias ni silvancias, eso sí requieren de
unas 50-60 horas de uso para asentarse del todo, ya que nada más sacados de la
caja había momentos en los que me resultaban un poco ásperos, algo sin duda
influído porque venía de los Fidelio L1, auricular con unos agudos algo
recortados y menos vivos que en los Beyerdynamic.

La escena no destaca por una excesiva amplitud, es más profunda que ancha y se ve influída según los orificios que tengamos abiertos en cada momento. En cuanto a mi configuración (con 2 orificios abiertos) debo decir que la representación de la escena es muy buena para tratarse de un auricular cerrado, no llega a las cotas de amplitud de unos AKG K550, quizás los reyes entre los cerrados en este aspecto, pero cumple con nota.

A poco que afines en la escucha  no es una trabajo difícil ubicar bien los distintos instrumentos, por lo que la separación de instrumentos es buena, mejor que los Fidelio L1 en este aspecto, que quizás oculten algo más bajo ese
sonido dulzón.

El timbre favorece sin duda a los instrumentos de cuerda, las guitarras suenan realistas y muy enérgicas, y en cuanto a la reproducción de voces percibo un mayor realismo con voces masculinas, gracias a la zona del sub-grave que en estos auriculares está considerablemente presente.

 

CONCLUSIONES

 

Beyerdynamic  ofrece con este modelo una opción segura para alguien que busque un auricular con estilo, y que no le suponga un problema las dimensiones más bien generosas. Es un modelo tremendamente disfrutable,polivalente y sin complicaciones. Personalizable en todos los aspectos (sonoro y estético) y con la garantía de calidad Beyerdynamic.

Se puede adquirir en diversas webs españolas o directamente desde la propia web de Beyerdynamic con un precio de unos 199 euros http://www.beyerdynamic-es.com/
Donde podréis encontrar el distribuidor con las tiendas más cercanas http://www.beyerdynamic-es.com/distributors1.htm para realizar una escucha de estos auriculares si estuvierais interesados.

 

 

Gracias a todos por vuestra lectura,

Yago.

 
Comparte:
Compartir:
Yago
Autor Yago
Lo reconozco, me encantan los auriculares...