Puntuaciones

Sonido 65Ptos
Diseño y construcción 80Ptos
Comodidad e insonorización 78Ptos
Precio-calidad 90Ptos
TOTAL 78Ptos

Hoy es turno de unos auriculares destinados a un público más desenfadado y “callejero”, los nuevos Jays a-Seven.

Las siguientes impresiones son del compañero Carlos,  aficionado al audio portátil desde hace años, con experiencia en auriculares portátiles de gama media y usuario casi a diario de unos Bang & Olufsen Beoplay H6.

Aprovecho para agradecerle públicamente que me permita plasmarlo en la web, así como a la propia JAYS por hacer posible esta review y las que están por llegar.

JAYS simplicity, beauty, quality

La primera vez que oí acerca de esta marca Sueca fundada en 2006 fue unos años atrás, poco después de adentrarme en el mundo del audio portátil, por aquel entonces afloraban una gran cantidad de nuevos contendientes en el mundo del audio portátil, los nuevos aspirantes conocedores del competitivo y masificado mundo en el que se adentraban tenían que apostar por algo que mostrara el cariño y el empeño con el que daban a luz sus productos.

Algunos apostaron por productos con una gran calidad sonora, otros con unos precios de entrada imbatibles para las prestaciones que ofrecían y finalmente otros optaron por una calidad de construcción envidiable junto con un diseño resultón a la vista. La marca JAYS se puede decir que optó por crear un producto equilibrado, uno que reuniera en la medida de lo posible todos esos aspectos haciendo especial hincapié en una construcción ejemplar y un diseño minimalista a la par que refinado, libre de complejidades en sus formas.

Una de las grandes aportaciones de la marca al sector audiófilo portátil son los llamativos a la par que simplistas q-JAYS, unos elegantes IEM de tipo balanced armature (dos drivers por auricular) de los que la marca se siente muy orgullosa y a los que considera como sus niños bonitos para tus oídos, probablemente su más preciso instrumento hasta la fecha. No me cabe la menor duda, estos reflejan a la perfección la filosofía de la marca y rebosan calidad, belleza y minimalismo, pilares sobre los que se sustenta la marca escandinava.

A continuación os dejo las impresiones del nuevo integrante de la familia escandinava, los a-Seven Wireless, unos auriculares de tipo on-ear, desde mi punto de vista enfocados para un sector joven y “mainstream”, donde pueden dar que hablar por su bonito diseño y calidad de construcción.

El “unboxing” y presentación

“JAYS a-Seven” minimalismo escandinavo para tu día a día.

Nada mas entrar en la web de la marca, uno ya percibe el espíritu con el que quiere afrontar su imagen y marketing, un diseño corporativo limpio y minimalista, donde abundan dos colores; blanco y negro con sus respectivas tonalidades, el minimalismo característico de los Suecos es más que evidente y su legado se ve reflejado en sus productos.

El embalaje se trata de una bonita caja donde nada roba protagonismo a lo realmente importante, lo que hay dentro y su bonito diseño, la primera impresión es agradable, buen tacto y bonita fotografía de los a-Seven en portada.

Una vez abierta nos encontramos con una bandeja de plástico que custodia los auriculares, los manuales y una pequeña cajita con algunos accesorios (cable de carga USB, cable conexión 3,5mm), aquí todo es simple, destila elegancia funcional pero no transmite emociones como lo puedan hacer otros packaging más premium, que hacen uso de terciopelo, tela y originales soluciones de apertura.

El diseño

“This is JAYS, hechos para durar”

Con ese eslogan la marca confirma su apuesta por crear productos lo suficientemente resistentes para hacer frente al día a día, ya lo dijimos anteriormente, dos de los pilares fundamentales de la marca son el diseño y la construcción, ambos aprobados con solvencia. Para ello JAYS ha decidido emplear mayormente material metálico en la estructura del auricular, concretamente el material escogido es el aluminio, no es de extrañar pues este material goza de muchas ventajas y más todavía si tenemos en cuenta el uso portátil que se le va a dar al producto.

Ligereza y resistencia es lo que obtenemos y dada la facilidad de moldear del aluminio la compañía dispone de total libertar para dar forma a sus fantasías minimalistas sin encarecer en demasía el coste de producción.

Otros materiales empleados a simple vista son el cuero sintético, un material que si bien no es tan premium como la piel auténtica, permite obtener un buen equilibrio entre mantenimiento y comodidad sin encarecer el producto, no debemos olvidar que estos a-Seven son unos auriculares de un coste contenido y enfocados a un sector más comercial, pese a ello los materiales sintéticos empleados a día de hoy han mejorado mucho y se sienten con una suavidad aterciopelada muy agradable, en todo momento resultan cómodos.

La construcción y el ensamblado de todos los componentes es muy preciso y limpio, todo en su sitio, sin crujidos ni movimientos extraños de las copas, estamos ante un producto sólido y bien construido, me atreviera a decir que tan solo el uso diario más exigente podría provocar algún tipo de problema en cuanto a resistencia, por lo que mi impresión es que JAYS ha tenido buena mano a la hora de ensamblar y controlarla calidad de sus auriculares.

Me gustaría saber si la marca dispone de elementos de sustitución para determinadas piezas como los pads. Éstos están insertados en unos mecanismos invisibles que los hacen bascular ligeramente para adaptarse a la posición de nuestros oídos, una vez mas la marca opta por una solución discreta pero eficiente.

En cuanto a diseño, nos encontramos con una clara muestra de “Minimalismo Sueco”, el auricular en sí ha nacido bajo la influencia de esta doctrina, el empleo de lineas simples y formas sencillas enfatiza en gran medida la harmonía del producto para tratar de alcanzar la excelencia en el campo del diseño, algo de lo cual la marca se siente muy orgullosa y forma parte de su ADN. Son unos auriculares bonitos, por su discreción y elegancia tienen gran reminiscencia a otros auriculares de marcas como Bang & Olufsen y salvando las distancias, los Bowers & Wilkins.

En mano son unos auriculares de unas proporciones agradables, ligeros pero sin parecer baratos, una vez puestos son cómodos y no provocan ningún tipo de daño o presión excesiva, es más he de reconocer que la presión ejercida por la diadema puede resultar escasa en personas con cabeza pequeña, para un uso relajado y en reposo no existe mayor inconveniente, pero aquellos usuarios que tengan pensado hacer uso de ellos en movimiento, por ejemplo mientras realizan tareas de limpieza en casa, haciendo rutinas en el gimnasio, etc. deben tener en cuenta que este tipo de auriculares On-ear no retienen tanto y el tamaño de la cabeza influye.

Especificaciones

-Alance inalámbrico: hasta 10m.
-Duración de batería (25h en reproducción y 840h en standy).
-Impedancia: 64 Ohms
-Respuesta en frecuencia: 20 – 20.000 Hz

Sonido

“Siente la musica, sé la musica”

Si bien no he tenido la suerte de probar toda la gama de auriculares de la marca, los que he probado mantienen en cierta medida el tipo de sonido que la marca quiere trasladar a tus oídos, la marca deja claro que tienen un gran rango de productos y que cada uno aporta un matiz distinto dentro de un misma firma sonora, ellos la llaman “JAYS Signature”, la idea es adecuar el sonido JAYS al público al que está enfocado cada producto.

Tras varias horas de escucha, puedo afirmar sin lugar a duda de que los a-Seven suenan como unos auriculares “mainstream”, enfocados a un público más convencional que el resto de sus hermanos, son unos auriculares que van bien con todo tipo de música pero no destacan especialmente en ninguna. Tampoco puedo criticarlos por ello ya que entre sus aspiraciones no se encuentra convertirse en un producto HIFI, pese a ello la marca ha decido calibrar y ofrecer un sonido diferente al de auriculares más comerciales donde los bajos adulterados y recargados abundan, es un auricular que tiene una respuesta relativamente plana, es decir JAYS ha decidido quedarse a medio camino, no suenan comerciales pero tampoco HI-FI, los graves son correctos no distorsionan en exceso pero tampoco golpean muy abajo, y en cuanto a agudos existe un ligero “roll-off” que evita exagerar estridencias, los a-Seven tienen su mayor virtud en los medios.

Esta decisión puede que los haga quedarse en tierra de nadie en cuanto a sonido, ya que el público acostumbrado a un sonido más comercial y juguetón de otras marcas estos le resulten un pelín sosos, mientras que los que busquen alta fidelidad tampoco la encontrarán pues no están concebidos para cumplir sus altas exigencias.

Si tenemos en cuenta de que gama estamos hablando, a quien van dirigidos y el entorno de uso de estos, no puedo negar que los a-Seven cumplen de sobra en el apartado sonoro y aventajan a muchos modelos comerciales de su mismo rango de precios y que abundan en el día a día en las orejas de los usuarios convencionales.

VIRTUDES Y OTROS ASPECTOS: A continuación os dejo los aspectos que considero positivos de los a-Seven frente a la competencia, las bazas con las que pretende eclipsar a auriculares de gamas similares.

Calidad de construcción y diseño: No cabe duda, son unos auriculares que en cuanto a construcción cumplen las 3 premisas que todos deseamos, buenos, bonitos y baratos, por el precio de salida que tienen pocas marcas pueden hacer frente a la calidad de materiales y construcción de los a-Seven, es extraño encontrar en este rango de precios auriculares que parezcan hechos para durar, y en cuanto al diseño poco más que añadir, la frase que mejor define su diseño es “Menos es más”.

Comodidad de uso y funcionamiento: La comodidad es algo que siempre se agradece, pero mucho más si se disfruta en el día a día, estos auriculares han sido creados para ser llevados a lo largo de la semana, durante tus ratos libres y desplazamientos, ya sea en la calle, en coche, en tren o en avión. Gracias a su contenido tamaño, su ligereza y duración son unos excelentes compañeros de viaje.

En lo relativo a facilidad de manejo, siguen el mismo patrón que su diseño, simplicidad máxima, 3 botones son los necesarios para hacer uso de todas sus funciones; subir y bajar volumen, encendido y apagado, emparejamiento y recepción de llamadas a través de la conexión móvil, junto a ellos un discreto led permite conocer el estado del emparejamiento y alguna que otra notificación.

Los auriculares cuentan con la posibilidad de ser conectados mediante cable jack 3,5mm a cualquier fuente de sonido, algo que siempre se agradece y que me parece esencial en este tipo de auriculares, ya que muchos auriculares bluetooth de consumo carecen de ella.

Duración de batería: Si bien desconozco la capacidad de la batería en los Jays, su funcionamiento en condiciones normales es excelente, y así lo afirma la marca, tiempo de duración en funcionamiento continuo de hasta 25 horas, y tiempo de carga en standby de 35 días, a priori son unos datos excelentes pero como todo en la vida, dependerá en gran medida de varios factores que difieren entre usuarios (volumen de escucha, temperatura, cuidado de la batería durante almacenamiento, etc.)

JAYS ha conseguido una buena gestión de la energía mediante conexión bluetooth 4.1 haciendo uso del codec Qualcomm® aptX™ que garantiza una recepción de sonido wireless de alta resolución, en teoría debería ser así, pero en la práctica ya conocemos que hace falta más que un codec para que llegue a nuestros oídos un sonido de verdadera alta resolución.

Precio: La marca Escandinava a encontrado armonía en todos los aspectos de sus a-Seven incluido el precio de venta, equilibrando de la mejor manera posible todos los aspectos que para ellos son fundamentales en un producto de esta categoría, el resultado es un producto de una calidad por encima de la media a un precio contenido, y eso difícilmente se consigue a día de hoy en el mundo del audio portátil. Su precio de venta al público en Europa oscila desde los 60€ por los que se pueden encontrar los colores más llamativos, hasta los 100€, este último es el importe que más se acerca al PVP oficial.

Conclusiones

Ante nosotros tenemos unos auriculares de precio contenido para ser disfrutados en nuestro día a día con la certeza de que no nos van a dejar tirados, aspectos como la construcción, la comodidad y el diseño son sus principales virtudes, donde destaca por encima de otros contendientes en su franja de precios.

Son unos auriculares claramente enfocados a un público joven y sin aspiraciones HI-FI, pues quien busque alta fidelidad aquí no la va a encontrar, calibrados para obtener un sonido ligeramente diferente al de los auriculares comerciales de la competencia. Ofrecen un sonido relajado donde no se sobrecarga en exceso ninguna frecuencia y que cumplirá con su cometido de manera solvente reproduciendo toda clase de música.

Con su buena construcción, su moderno diseño en varios y elegantes colores (negro, gris grafito, rosa pálido y verde oliva) y su perfecto funcionamiento, los a – Seven de Jays son una de las mejores inversiones en una gama donde abunda el plástico con productos carentes del mimo y la dedicación que se percibe en estos JAYS.

“This is JAYS” The perfect balance. Or as we say in Swedish, Lagom.

Compartir:
Autor Yago
Lo reconozco, me encantan los auriculares...