Por Yago,

La tecnología de drivers planarmagnéticos ha estado por costumbre, y quizás por falta de evolución, limitada a los auriculares “full size” de ámbito estacionario, aquellos que por razones de peso, dimensiones y estructura abierta, solo queremos usar en casa.

Oppo ha sido la primera compañía en romper esta especie de tradición, con los PM3, el primer modelo planar que también es a la vez cerrado y portátil.

http://www.oppodigital.co.uk/ecommerce/product/pm-3-planar-magnetic-headphones.aspx

No contentos con la innovación que conlleva incorporar la tecnología planar al sector portátil los PM3 aúnan también un diseño moderno, simple y una alta funcionalidad, ya que la propia marca afirma que están pensados para ser movidos directamente desde nuestro smartphone, aunque donde realmente brillarán es bajo las riendas de un DAP dedicado o incluso un equipo estacionario, como explicaré unas líneas más adelante. Si bien es justo reconocer que son disfrutables desde un Iphone o cualquier otro modelo de smartphone con una buena señal de audio, entre los que podría incluir el HTC 10 o el Samsung Galaxy S7 también, por nombrar algunos representantes de última hornada en el mercado.

Packaging y accesorios

Son pocas las compañías que tienen tan bien idealizado lo que es una presentación y “packaging” vistoso pero a la vez sencillo. Desde la caja, los gráficos, hasta los accesorios recuerdan bastante al ecosistema Apple, del que puede que tomaran parte de la inspiración. En general es un auricular que ya desde el primer contacto transmite sensaciones muy “premium”, a pesar de que su precio tampoco es tan desorbitado.

Para una experiencia más cercana y casi como en primera persona, hace ya unos días que realicé el vídeo “unboxing” para todos vosotros, así que si os lo habéis perdido os animo a darle al “play”.

Diseño

Resulta tarea difícil en un rápido golpe de vista saber de qué compañía provienen estos PM3, el diseño es tan limpio y simplista que Oppo se reserva el logo para los laterales de la estructura que forma la diadema.

La piel auténtica queda reservada para el “flagship” PM1, con el que todo sea dicho comparte una estructura bastante similar pero en abierto, y para este modelo portátil se opta por una polipiel de excelente calidad, con un tacto muy agradable y además fácil de limpiar, pese al color blanco de mi unidad de pruebas en concreto.

Aclarar que en principio están pensados para ser un auricular circumaural/ “over-ear” pero quizás algún usuario pueda tocar con las orejas los bordes de las almohadillas, ya que el espacio ofrecido no es demasiado grande, aunque sí más que suficiente para una persona con un tamaño de oreja estándar, como es mi caso.

Para los que se salgan un poco de la media no creo que existan problemas de comodidad, ya que las almohadillas aparte de suaves están muy acolchadas, y son de los auriculares más cómodos que he podido probar.

La ligereza es un aspecto importante para un auricular de este estilo, y los ingenieros de Oppo han conseguido reducir el peso de los drivers a casi el mínimo que en conjunto arrojan unos muy razonables 323 g, lo que los convierte en uno de los auriculares planar más ligeros en el mercado. No obstante y quizás por dimensiones más que por peso es un auricular que sí llevaría a una biblioteca u otro lugar tranquilo, pero quizás no es el que elegiría para mis paseos por la ciudad.

Para alegría de muchos se incluye una funda semirígida de tipo tela vaquera (se realiza con pantalones reciclados) y las copas tienen la capacidad de rotar 180 grados para volverse totalmente planas, facilitando mucho su transporte.

El cable es desconectable y posee una amigable conexión de jack 3,5mm en una de las copas, con la posibilidad de añadir cables compatibles con dispositivos Android, Apple y Windows. Por supuesto el cacharreo con cables custom a posteriori está asegurado con este tipo de conexión.

Así que en general se puede decir que en el apartado de diseño, construcción y aislamiento, los Oppo PM3 casi rozan el sobresaliente. Quizás no tengan el toque italiano de los Sonus Faber Pryma ni sus exclusivos materiales, pero a cambio ofrecen un mayor comfort y aislamiento, optando más por la funcionalidad, equilibrada con una estética que bajo mi punto de vista es simple, bonita y acertada.

Sonido

Si lo tuyo son los auriculares con respuesta neutra, puede que los PM3 sean una de las mejores opciones que hay ahora mismo en el mercado, no solo en esta franja de precios, que se sitúa en trono a los 530 euros en España, sino también aludiendo incluso a gamas más altas.

Los PM3 gozan de una respuesta en frecuencia casi de libro, que me recuerda en bastantes aspectos a la de los ya míticos Sennheiser HD600, si bien cada uno con sus características peculiares ya que no emplean la misma tecnología de driver, planarmagnético vs dinámico.

Si tuviera que destacar dos aspectos en cuanto a su sonido serían, rapidez en respuesta y fidelidad.

Cada vez que le doy al play parece que estos auriculares no están edulcorando ni enfatizando nada, muestran la música tal y como es, lo que permite también apreciar mejor las diferencias entre las distintas amplificaciones, bien sea hablando de reproductores de altos vuelos o amplificadores portátiles, con los cuales sacan lo mejor de sí.

Si bien dentro de la neutralidad en conjunto tienden a un perfil con un ligero toque en “U”. Con una repuesta continua y uniforme desde los 20 hasta prácticamente los 200 Hz la parte del subgrave se puede separar y distinguir con bastante facilidad del medio-grave lo que aporta una gran sensación de limpieza y precisión en la parte baja. Este control también queda patentado en la gran respuesta al impulso de los drivers planar incluidos en estos auriculares.

Mirando la respuesta en frecuencia de Inner Fidelity se puede observar la ligera caída de entre 2 y 3 dB en el rango de los 300 y 650 Hz aproximadamente y que afecta de manera directa a la menor sensación de medio-grave percibida, o lo que se traduce en peso y cuerpo de las voces, sobre todo masculinas. Aquí entramos ya en los gustos y preferencias de cada oyente, pero sí es verdad que las voces a pesar de tener un buen grado de detalle y articulación pueden dar la sensación de quedarse algo finas en cuanto a plenitud y cuerpo, sobre todo si estamos escuchando los Oppo con nuestro smartphone o un reproductor dedicado que no tenga una buena cifra de potencia con la que alimentar debidamente a estos auriculares. Que no nos olvidemos se tratan de unos drivers planarmagnéticos, con una capacidad de potencia de entrada en torno a 0,5 W sin mayor problema. Mostrándose bastante más cómodos bajo una amplificación dedicada, consiguiendo una zona media con mejor presencia y mayor proyección.

El Oppo PM3 puede decirse que es un grande en cuanto a reproducción de música acústica, clavando casi los punteos de guitarra y con una tímbrica digna de comparativa con los HD600, hasta ahora para mí reyes en este aspecto en su gama.

Muestran muy bien el detalle cuando es necesario pero gracias a la caída intencionada entre los 4 y 8 kHz mantienen alejadas las estridencias y sibilancias a las que pudieran dar lugar incluso grabaciones de no tan buena calidad, si bien no podría denominarlos tampoco como unos auriculares permisivos, por su perfil neutral y transparencia, típicas de un buen driver planar.

En términos de escena alcanza un notable bien merecido, destacando más en amplitud y careciendo ligeramente de una mejor interpretación tridimimensional, equilibrio y coherencia de la escena proyectada en los 3 ejes imaginarios. Así que no los tendría como primeros en la lista de mis opciones si solo fuera a escuchar clásica con ellos, no obstante para el resto de géneros musicales realizan un gran papel.

Oppo PM3 vs. Sonus Faber Pryma

Por hacer una comparativa contra un rival directo como pueden ser los Sonus Faber Pryma, que ya analicé hace algunas semanas, he de comentar que estos últimos suenan menos neutros y con una mayor coloración sobre todo en la parte del medio-grave.

Con un sonido más rápido en transitorios y un punto de mayor claridad los Oppo PM3 parecen menos velados en la zona media que los Sonus Faber, ya que estos guardan una rica y embaucadora tonalidad que cae ligeramente hacia el sonido “romántico”o con un punto cálido, algo así como el caso de los Focal Spirit Classic, que también podrían entrar en este perfil sonoro.

En cuanto a escena encuentro una mejor coherencia en los Pryma, y eso los convierte en mi elección para música orquestral e incluso Jazz, ya que logran una mayor conexión con el oyente con un perfil que se aleja algo más de lo neutral.

El grave en los PM3 es más rápido y con una mayor pegada física (debido a la tecnología empleada), casando mejor con música más actual, electrónica y rock, donde una vez bien emparejados y alimentados sorprenden hasta el oyente más exigente, sobre todo si tenemos en cuenta la calidad de este auricular en todos los otros apartados.

Conclusiones

Los Oppo PM3 son de esos auriculares que logran el notable en todo, y a los que no se les puede achacar nada. Como dirían los ingleses son un fantástico “all arounder”. Gran diseño y construcción, excelente sonido y todo con la garantía de Oppo. ¿Qué más se puede pedir?

Hace muy poco que Oppo se ha adentrado en el mundo de los auriculares, y viendo el éxito de este modelo no puedo estar más expectante a lo que está por llegar…

Gracias a todos por vuestra lectura, y nos vemos en la próxima review, más pronto que tarde,

Yago.

Sonido 86Ptos
Diseño y construcción 88Ptos
Comodidad e insonorización 88Ptos
TOTAL 87Ptos
Compartir:
Yago
Autor Yago
Lo reconozco, me encantan los auriculares...