Por Yago,

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Philips nos tiene acostumbrados con su gama Fidelio a unos auriculares destacables dentro de su rango de precios, tanto por perfil sonoro como por calidad de acabados y diseño. Los X1, L1 y más recientes L2 son los modelos que comparten gama con los M1 que hoy nos ocupan.  Se presentan como los más enfocados a la portabilidad, con un diseño supraural y un tamaño bastante compacto.

El último modelo de esta gama que pude analizar fue el L2, que tan buen sabor de boca me dejó, con un sonido que superaba a bastantes competidores de su gama, sobre todo por rapidez y nivel resolutivo. Las terminaciones con cosido en color naranja otorgan al M1 un look similar, igualmente buscando quizás un público más joven, no obstante en términos de perfil sonoro adelanto que no se parecen demasiado.

 

Diseño y construcción

 

Con la portabilidad en mente los Fidelio M1 son unos auriculares mucho más ligeros y menos voluminosos que sus hermanos mayores de gama. Si bien los materiales principales en su construcción siguen siendo el metal y la piel, siendo la cubierta exterior de las copas prácticamente la única pieza plástica de este auricular, algo de agradece a pesar de la reducción del PVP.

A diferencia de los modelos L1 y L2 con un diseño semiabierto los M1 son unos auriculares cerrados.

Las almohadillas tienen un tacto muy agradable y se adaptan bien proporcionando un nivel de aislamiento más que suficiente, sin llegar a igualar al que proporciona un auricular supraural. No obstante debo destacar la comodidad de los M1, no provocan esa sensación de agobio o excesiva sudoración. La parte central téxtil perforada de los pads facilita mucho la transpiración.

La rotación de las copas permite ponerlos totalmente planos, y junto con la bolsa de transporte de símil terciopelo los convierte en un perfecto compañero de andaduras. Los Philips Fidelio M1 son uno de los auriculares más cómodos de cara un uso portátil de todos los que he podido probar hasta la fecha. La ligereza (166 g) y comodidad de los pads son grandes culpables de ello.

El cable lleva incorporado un control para móviles mediante el cual podemos colgar/responder a una llamada entrante o pausar/reproducir nuestra música. A pesar de que hay una terminación fija en la copa el cable en sí es desconectable y fácilmente reemplazable por otro mediante un hembra-macho de jack de 3,5 mm.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Detalles como la numeración en el interior de la diadema para un mejor ajuste de su tamaño son detalles muy a valorar, y que reflejan el nivel de calidad que el departamento Fidelio de Philips ha querido ponerle a estos M1.

Especificaciones técnicas

 

Sonido

  • Respuesta de frecuencia: 15 – 24 000 Hz
  • Impedancia: 16 ohmios
  • Sensibilidad: 106 dB
  • Diámetro del altavoz: 40 mm
  • Entrada de alimentación máxima: 150 mW
  • Distorsión: < 0,1% THD
  • WBCV: 111 mV
  • Conectividad
  • Conexión de cable: Cable sin oxígeno (1,1 m)
  • Compatible con:: iPhone®, BlackBerry®, HTC, LG, MOTOROLA, NOKIA*, SAMSUNG*, SONY *Solo para los modelos más recientes.

Accesorios

  • Funda de viaje: 
  • Cable de audio: con micrófono y botón para descolgar

 

Sonido

 

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Para aquellos que habéis podido probar los Fidelio L2 también analizados aquí, en el sonido de los M1 hay quizás más diferencias que similitudes. Debido a la gran variedad de gustos entre los consumidores creo que todos los modelos de la gama Fidelio que he podido probar se diferencian bastante entre sí, cada uno con su perfil intentando abarcar la mayor parte de público posible. No obstante si tuviera que acercar el perfil de los M1 a otro componente de la gama serían los L1, por calidez en el perfil sonoro.

En un mundo en el que predomina la gente que escucha música desde sus dispositivos móviles (smartphones sobre todo) y donde la calidad de las grabaciones y alto bitrate no está demasiado extendida por el momento, los Fidelio M1 entran en juego con un sonido altamente disfrutable y con bastante permisivo tanto con la fuente como con los archivos. Tomando esto como un punto positivo de partida ya podéis intuir que los M1 se alejan del perfil más brillante, rápido y detallado de los L2, auriculares superiores en gama y precio, inclinando la balanza hacia unos agudos bastante más relajados, menos extendidos también, pero sin caer en la tendencia al recorte como es el caso de lo Sennheiser Momentum.

Con los M1 no encontramos con ese tipo de auricular en el que es muy difícil que algo suene mal o estridente a pesar de no contar con un equipo muy solvente. escuchando Spotify desde mi tablet o un HTC One ya se consiguen unos niveles de satisfacción muy aceptables. Con un sonido muy agradable que impone el buen timbre y la musicalidad ante el detalle y la precisión, aspectos más característicos de un auricular de nuestro equipo de cabecera y quizás no tan prioritarios en un auricular de este tipo, donde la versatilidad es más importante de cara al disfrute musical.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

A diferencia del perfil seguido por muchos de modelos competencia directa de los M1, como los nuevo Momentum On-ear, estos Fidelio no tienen un perfil en V. La zona media es la absoluta protagonista, con unas voces llenas, con cuerpo y muy bien proyectadas, y que gracias a este perfil algo más oscuro que los L2, hacen que los prefiera incluso en algunos temas de voces masculinas a sus hermanos mayores a pesar de no gozar del mismo nivel resolutivo. En una breve comparativa directa con los Momentum On-ear los M1 salieron ganadores sobre todo gracias a esa zona media tan disfrutable, de la que quizás carezca el modelo de Sennheiser.

Con un innegable énfasis en el medio-grave, sin llegar a ser excesivo, los Fidelio M1 son unos auriculares con un buen nivel de “punch”, que se caracterizan por un grave más envolvente que destacable en pegada. Creo que satisfará a casi el total del público, excluyendo a aquellos “basshead” extremos, ya que estos Fidelio siguen manteniendo un perfil muy equilibrado.

A pesar de contar con unas dimensiones (en profundidad de copa) bastante limitadas consiguen transmitir una escena y posicionamiento instrumental bastante logrado. Por seguir haciendo alusión a la gama Momentun, los M1 superan a los dos modelos de la gama de Sennheiser hablando en términos de amplitud de escena.

En cuanto optamos por subir varios escalones en cuanto a amplificación y calidad de archivos se refiere los Fidelio M1 no defraudan, conectados a mi Violectric HPA V100 logran plasmar el buen hacer en su driver de 40 mm. Es aquí donde se muestra más refinado y logra sus cotas máximas de detalle, que si bien no logran alcanzar a los L2 creo que está perfectamente a la par de los L1.

La escena gana en profundidad, el grave se vuelve mejor delineado y en la zona aguda se gana algo de extensión junto con una mejor apreciación de detalle y dinámica general. No obstante creo que el verdadero terreno de estos auriculares está en el campo portátil, donde se muestran como una de las mejores opciones para enchufar y disfrutar sin importar demasiado a lo qué y el cómo.

 

Conclusiones finales

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Los Philips Fidelio M1 son unos auriculares muy a tener en cuenta para todo aquel que busque un modelo cómodo, bonito y con buen sonido. Su versatilidad y buen desempeño con casi cualquier tipo de música es reflejo característico de todos los modelos de esta gama Fidelio que pude probar, donde el disfrute musical y la calidad de acabados está fuera de duda.

Se pueden adquirir por un precio que varía entre los 125-142 euros en Amazon España y en otras tiendas online. Están disponibles en 3 combinaciones de colores: negro y naranja, negro y blanco.

Agradecimientos especiales a Eduardo, online manager de Philips por su profesionalidad y por hacer posible esta review.

 

Gracias a todos por vuestra lectura,

Yago.

 

 

Compartir:
Yago
Autor Yago
Lo reconozco, me encantan los auriculares...