1172506_10151584910143715_1767719850_o

Por Yago,

Cada vez son más las marcas que tradicionalmente se han dedicado al mundo de los altavoces se lanzan al mercado del auricular. La última de ellas es la prestigiosa marca italiana Sonus Faber, con una indiscutible y merecida posición entre las mejores compañías en cuanto a calidad de altavoces, tanto por diseño como por sonido, lograda a través de los años.

Solo hay que echar un vistazo al modelo Olympica, para poder observar la atención al detalle y la excelencia en acabados, junto con el innegable espíritu italiano en cuanto a su diseño vanguardista.

Todas estas características se trasladan a la nueva gama de auriculares de Sonus Faber, marca que han denominado como PRYMA, y que incluso ya dispone de su propia web oficial:

http://pryma.com/

Diseño

Con innegables guiños a la gama de altavoces de Sonus, los PRYMA comparten el mismo ADN, en cuanto a concepción de  producto. Tres son los materiales principales de Sonus Faber, madera, metal y piel. De estos los dos últimos los podremos encontrar de igual manera en los nuevos auriculares, aparte de unas copas de fibra de carbono, de acabado exquisito, características de la versión especial “Carbon Marsala” que hoy analizo. Esta versión tiene un sobrecoste de 50$ con respecto a las otras.

Valorando toda gama de precios los Sonus Faber Pryma son probablemente de los auriculares mejor construidos, la sensación es de lujo y exclusividad. He tenido auriculares que duplican el precio de estos Pryma y no logran aportar las buenas sensaciones que estos llegan a dar. Se trata de un auricular que también tiene en cuenta la moda pero que además suena escandalosamente bien, y esto es algo de lo que no muchos modelos pueden presumir.

El contraste de la piel en rojo con las copas de fibra de carbono no solo es llamativa, creo que a cualquiera le entra por los ojos y es difícil de no gustar. No es un material que se acostumbre ver en un auricular y menos en tanta cantidad.

Varias son las partes que llaman la atención en cuanto a la funcionalidad y diseño de este auricular. Las copas y la diadema vienen separadas y el sistema de ajuste se realiza mediante un ingenioso sistema del “tipo cinturón”; con el cual tras escoger la medida adecuada para cada usuario, basta con un giro de llave para fijar esa posición. Algunas de las partes metálicas llevan un baño en níquel, otras tales como los cantos de aluminio que bordean a las copas de fibra de carbono están acabadas en terminación de “cepillado” lo que aporta un interesante contraste al conjunto, lujo y diseño por los cuatro costados. El acabado es impecable e intachable; buscar algo mejor entre la competencia se torna una misión casi imposible en este apartado.

Las conexiones de jack 2,5mm a las copas facilitan mucho la posterior prueba de cables custom, si bien el cable original trae un control remoto para dispositivos móviles que se vuelve bastante conveniente sobre todo cuando los sacamos a la calle.

El cable de 1,20 m de longitud, está reforzado con Kevlar y afortunadamente también libre de microfonías. Un conector de 3,5mm y acodado a 90 grados ponen la guinda al pastel. Por cierto para aquellos que habitualmente utilicéis fundas en vuestro smartphone o DAP, sí el conector es lo suficientemente largo como para que no tengáis problema alguno.

No solo es un diseño bonitos hecho de unos materiales de primera, la funcionalidad es también excelente. Alguno se preguntará ¿son realmente portables? La respuesta es un rotundo sí. A pesar de que el aislamiento no sea de nota, son unos auriculares muy cómodos de llevar, que recogen toda la oreja dentro de las almohadillas (se trata de un diseño circumaural) y que aparte son muy fáciles de llevar en el cuello gracias a la ligereza y poco grosor de la diadema. Una vez puestos el perfil queda bastante plano, es decir no abultan hacia los lados y la diadema consigue bordear bien la cabeza sin hacer el efecto de arco, algo de lo que otros modelos de la competencia padecen. La presión ejercida es la justa y necesaria, con un gran equilibrio entre comodidad y sujeción.

Teniendo en mente el futuro desgaste que puedan sufrir las almohadillas son fácilmente reemplazables y van sujetadas mediante un mecanismo magnético. Al igual que estas la diadema también es desmontable e incluso en la página de Pryma se ofrecen distintas en diferentes colores para combinarlas a nuestro gusto.

Todo esto y mucho más lo podéis ver en detalle en mi vídeo “unboxing” para estos PRYMA “Carbon Masala” edition, al que os animo a echarle un vistazo y a suscribiros también si aun no lo habéis hecho:

Sonido

Los Sonus Faber Pryma son unos auriculares que no solo innovan en diseño, con su ingenioso sistema de anclado para la diadema, también lo hacen a nivel del driver. 40mm es el tamaño de cada uno, siendo del tipo dinámico alguno podrá pensar que en esta tecnología ya está todo inventado, pero no es así. El uso de distintos materiales así como el “voicing” elegido para los altavoces será esencial de cara el resultado sonoro final.

El uso de diafragma de Mylar (marca comercial que fabrica PET) otorgan unas características especiales a este driver que junto con los imanes de neodimio harán las delicias de todo fan de un buen auricular dinámico.

Ya desde un primer momento la sorpresa fue mayúscula ante tal calidad ofrecida por estos auriculares, tenía el pequeño presentimiento de que Sonus Faber no caería solo en los brazos de un diseño moderno y exclusivo, con una clara corriente de moda, si no que además ofrecería un sonido que hiciera honor a la marca, y afortunadamente mi instinto no estaba equivocado.

Los Pryma son unos auriculares bastante fáciles de mover y poco exigentes con la fuente, de hecho esa parte de “permisividad” los hace sonar bien enchufados hasta en un smartphone de cierta calidad. Sin ir más lejos mi Galaxy S6 Edge los mueve con autoridad y probablemente esté sacando ya el 85-90% de su rendimiento.

Tras haber podido probar/analizar gran parte de los modelos de gama alta dentro de esta categoría podría decirse que el perfil de los Pryma está a medio camino entre los B&W P7 y los Master & Dynamic MH40, que actualmente tengo en mi colección. Cogiendo lo mejor de ambos, la extensión del grave de los B&W P7 y el sonido líquido de la zona media de los MH40, los Pryma consiguen brillar en un cara a cara frente a ambos, y aunque no sea por un margen excesivo (ya que los dos contrincantes son excelentes en cuanto a sonido ya) el nuevo modelo de Sonus Faber va un paso más allá, estamos sin duda ante uno de los mejores auriculares portátiles en cuanto a dinámicos se refiere.

Como fan declarado de unos buenos medios y una realista reproducción vocal los Pryma son todo lo que desearía, su respuesta es más correcta en cuento a linealidad que los B&W P7 y los MH40. Representan las voces en un plano más cercano al que lo hacen los Bowers y a su vez no cuenta con la cierta sensación de “grano” que tienen los MH40 en la zona media, lo que los convierte en unos auriculares más precisos y resolutivos. Todo ello sin perder de vista nunca la suavidad y el sonido “líquido” del que gozan los Pryma.

Les sobra contundencia siempre en cuanto y sea necesaria para hacernos mover los pies y la cabeza, así de primeras y si uno no se para a analizar como es debido puede que los B&W P7 aparenten tener una mayor pegada, pero esto es debido a que el medio-grave se reproduce con un mayor énfasis en los representantes ingleses; los Pryma por otro lado cuentan con un sub-grave mucho mejor matizado y donde que ofrece una cantidad de información bastante mayor, llegando a las notas más graves sin problema, donde los MH40 de Maste & Dynamic no son capaces de llegar.

A pesar de ser un auricular con pretensiones de un uso portátil e incluso desenfadado, tal y como quieren hacernos ver, una vez conectados al equipo estacionario y con discos realmente exigentes donde se ponen a prueba la dinámica, rapidez y capacidad resolutiva del auricular, los Pryma brillan.

Si soy sincero no me esperaba esta capacidad para resolver pistas muy complicadas, sobre todo en cuanto a gran instrumentación en alguno de mis discos de música clásica de referencia. No hace mucho que pude escuchar los altavoces de suelo Sonus Faber Venere 3.0 y hay ciertas características en cuanto a dinámica y timbre que me recuerdan a ellas en los Pryma. En general todos los modelos de Sonus Faber desempeñan un papel muy bueno y creíble con el género de clásica.

Delicados cuando en un cierto pasaje se le da protagonismo a un cierto instrumentos y a su vez tremendamente dinámicos cuando la grabación lo requiere para dar una sensación de “grandiosidad” y poderío sin llegar a emborronar ni superponer los distintos instrumentos más propia de un auricular abierto que un cerrado, ya que cuenta con ciertas limitaciones físicas.

Quizás la rigidez extra de la fibra de carbono de esta versión tenga algo que ver, o las pequeñas perforaciones en la parte superior de las copas ayuden a conseguir este resultado, pero para ser el primer auricular realizado por Sonus la nota en la valoración final es de matrícula.

Conclusiones

Con un diseño y estética digna de mención y de ejemplo los nuevos Pryma de Sonus Faber no solo son unos auriculares increíblemente bonitos, su rendimiento sonoro está en el más alto nivel e incluso supera a sus competidores directos. Para el que busque un diseño distintos, con un toque de distinción, e incluso para los usuarios asiduos de Sonus Faber estos auriculares son una compra más que recomendada; probablemente una de las mejores sorpresas de este año en cuanto al mundo de los auriculares. Estoy seguro de que esta nueva marca de Sonus Faber ha nacido para quedarse, y estoy impaciente por ver lo que nos ofrecerá en un futuro, de momento primer intento, acierto absoluto. Bravo.

Agradecimientos especiales a Pryma y Sonus Faber por hacer posible esta review.

Un saludo y hasta la próxima review, más pronto que tarde,

Yago.

Compartir:
Yago
Autor Yago
Lo reconozco, me encantan los auriculares...