Por Yago,

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

 

Ultrasone es una marca “premium” de auriculares y con origen alemán. En el sector del consumo no es tan conocida ni popular como lo es Sennheiser, en parte quizás porque siempre ha estado más ligada al mundo del audio profesional. No obstante cuenta con varios modelos orientados al mercado audiófilo que han conseguido hacerse un nombre dentro del sector, como pueden ser los Edition 10, Edition 8 o los Signature Pro, auriculares que hoy nos ocupan junto con los PRO 2900.

Este último modelo, el PRO 2900, viene directamente de la gama de audio profesional de Ultrasone, lo que no significa que no sean apreciados también por el público en general, ya que poseen muchas de las cualidades que un auriculares de buen nivel debería tener, entre ellas y a pesar de provenir del mundo del estudio de grabación, es el diseño abierto, a diferencia del PRO 900 al que podríamos denominar como su homólogo en estructura cerrada.

Antes de comenzar con la review quiera agradecer a Rage Audio único distribuidor oficial de Ultrasone para España por el préstamo de estos dos modelos de Ultrasone, que podréis encontrar en su tienda online aparte de en su tienda física en Bilbao:

http://rage-audio.com/index.php/ultrasone-signature-pro.html

http://rage-audio.com/index.php/ultrasone-pro-2900.html

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Presentaciones y calidad de construcción

 

A pesar de la diferencia de precio y gama entre estos dos auriculares (doblando el PVP los Signature Pro)  la presentación en ambos es muy buena y repleta de accesorios, algo a lo que nos tiene acostumbrados esta marca alemana, sobre todo en su gama media y alta.

Siendo el estuche rígido de los Signature Pro más llamativo y aparentemente más sólido, los PRO 2900 se conforman con una funda rígida de menores dimensiones y de un material forrado en téxtil más convencional, pero igual de práctico.

A nivel de  exclusividad en la presentación los Signature Pro se desmarcan por un amplio margen. Todo,  incluida la sensación al tacto tanto de la funda rígida como la piel (auténtica) de los pads y diadema, como el detalle del logo de la marca y modelo en cristal templado de las copas marcan la diferencia en el Signature Pro; si bien la estructura plástica de ambos auriculares es prácticamente idéntica, algo que no juega muy a favor de los Signature, ya que en este nivel de precios la competencia es dura y es habitual ver materiales más nobles en la construcción de modelos de otras marcas.

Creo que es algo en lo que Ultrasone debería innovar algo más, llevan utilizando la misma estructura principal plástica para prácticamente todos sus modelos desde hace 15 años o más, viendo los modelos Edition 7, 8,10 y 12 se ve que pueden llegar a unas cotas de construcción, elegancia y exclusividad en materiales muy alta que sería bueno que también aplicaran en modelos de no tanta casta y precio aunque sea en una menor medida. Soy de los que piensa que los Edition 10 están entre los auriculares más bonitos e impactantes del mercado.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

La piel auténtica de los Signature Pro tanto de los pads como la que recubre la diadema es espectucular, tanto a la vista como al tacto, y bajo mi punto de vista es lo que realmente aporta más al look de este modelo. Aíslan muy bien y proporcionan un gran nivel de comodidad, aunque la sudoración en días calurosos es algo inevitable, y más teniendo en cuenta de que se trata de un auricular con estructura totalmente cerrada.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Los Ultrasone PRO 2900 en contra cuenta con un diseño abierto, aunque el tejido acústico que se interpone entre el driver y el exterior impide que salga el sonido tanto como en otros modelos 100% abiertos como pueden ser mis Sennheiser HD600. No obstante el nivel de aislamiento es nulo prácticamente así que debemos tenerlo en cuenta y no utilizarlos en entornos ruidosos que puedan alterar la escucha.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Ambos auriculares tienen cable desconectable; en el caso de los Signature Pro cabe destacar la buena calidad de estos, acabados ambos en sendos jack Neutrik, 3,5 mm en el caso del más corto y de 6,3mm para el más largo. Los dos modelos por lo tanto llevan incluidos dos cables de distintas longitudes para adaptarse mejor a nuestras necesidades; en los PRO 2900 el cable más largo tiene un diseño en espiral.

Echo en falta un par de almohadillas de piel de repuesto en los Signature Pro, habría sido un buen detalle por parte de la marca ya que estas tienen un coste significativo si las queremos comprar por separado. En cambio en el modelo PRO 2900 sí se incluye otro par de repuesto en este caso de un material tipo velour que es bastante cómodo y agradable al tacto, provocando menos sudoración, aunque también bastante más común.

 

Especificaciones técnicas

 

Ultrasone Signature Pro:

  • Cable recto 3 m con conector con chapa de oro de 6.3 mm
  • Cable segundo 1,5 m con conector angular con chapa de oro de 3.5 mm
  • Amortiguador de MU-Metal emisión de campo reducida de acuerdo al estándar ULE (Ultra Low Emission)
  • Driver de titanio
  • Driver dimensión 40 mm
  • Impedancia 32 Ohm
  • Nivel de presión de sonido 98 dB
  • Peso (sin cable) 300 g
  • Principio dinámico, Cerrados
  • Rango de frecuencia 8 – 42000 Hz
  • Tecnología Tecnología S-Logic™ Plus

Ultrasone Pro 2900:

  • Tecnología S-Logic™ Natural Surround Sound
  • Amortiguador de MU-Metal emisión de campo reducida de acuerdo al estándar ULE (Ultra Low Emission)
  • Driver de titanio
  • Driver dimensión 40 mm
  • Impedancia 40 Ohm
  • Nivel de presión de sonido 96 dB
  • Peso (sin cable) 295 g
  • Principio dinámico, Cerrados
  • Rango de frecuencia 6 – 42.000 Hz

SONIDO

 

Ambos modelos de Ultrasone cuentan con la tecnología patentada S-Logic Plus que intenta aportar una mayor sensación de espacialidad y tridimensionalidad al sonido jugando con la inclinación de la cápsula que aloja al driver, algo bastante común en auriculares de gama alta de otras marcas de la competencia también.

Antes de comenzar quisiera apuntar que con esta descripción sonora no pretendo hacer una comparativa directa, ya que se trata de dos modelos con estructura distinta, cerrado vs. abierto. No obstante y como auriculares de la misma marca y con misma tecnología S-Logic realizaré algunas referencias que me llamaron la atención.

Teniendo ya una ligera idea preconcebida del perfil sonoro de esta marca alemana, en parte porque fui poseedor de los HFI-680, hay ciertos aspectos en los que me he quedado bastante sorprendido con estos dos modelos.

Los Signature Pro vienen precedidos de una gran crítica en casi todas partes,  considerándolos muchos como superiores en términos de sonido a los Edition 8, con los que quizás compartan bastantes cosas, sin embargo no he tenido el gusto de probarlos hasta la fecha.

Con un diseño cerrado me esperaba un auricular con un grave cargado y algo inflado pero no ha sido así, más bien al contrario. Sorprendentemente los Ultrasone Signature Pro son unos auriculares con un sonido bastante neutro y plano, que respeta toda la gama de frecuencias sin resaltar una sobre otra. En parte puede que esto sea una consecuencia directa del diálogo entre compañía y profesionales del sector del audio, que seguramente reclamen un sonido más fiel, algo que este modelo aporta.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Por otro lado esta relativa neutralidad en el sonido provoca que no sorprendan tanto en una primera escucha como lo pueden hacer los PRO 2900, auriculares que si bien son notablemente inferiores técnicamente, sorprenden más con su impacto en el grave.

La zona media de los Signature Pro está muy bien focalizada y en general goza de una mayor espacialidad y aire que el modelo Pro 2900, en contra de lo que se pudiera pensar en un momento ya que estamos hablando de un auricular cerrado vs. uno de estructura abierta.

Entrando en términos puramente audiófilos creo que el modelo Signature Pro cumple con las características necesarias para considerarse como tal, tanto por nivel resolutivo como precisión y detalle. Es capaz de mostrar bien los ligeros detalles e incluso los matices de cada grabación, mejor de lo que lo hacen por ejemplo los Focal Spirit Classic, que optan por un perfil más cálido y con más cuerpo. A su lado los Signature Pro suenan más detallados y quizás más fríos, agradeciendo de una amplificación que aporte naturalidad a la zona media, para subsanar en parte la ligera artificialidad en el timbre que tienen en general los modelos de Ultrasone, algo que también apreciaba en mis ex HFI-680 recableados con cable Canare.

Siendo cuestión de preferencias habrá usuarios que antepongan las buenas características técnicas que ofrecen estos auriculares, como su excelente dinámica o reproducción de transientes a un timbre totalmente analógico y natural, para aquellos que busquen aportar un extra en este último punto aconsejaría el emparejamiento con amplificadores tirando a cálidos o incluso algún modelo a válvulas que no tenga una impedancia de salida desmadrada para mantener el control y precisión del grave, que por cierto es de excelente calidad en este modelo.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Una de las mejores cualidades de los Signature Pro es su eficiencia, prácticamente se dejan escuchar desde cualquier fuente, ya que son muy fáciles de mover. No obstante será con un amplificador aunque sea portátil o con un buen reproductor con lo que obtendremos el mejor sonido. En mi caso la pareja con el Ibasso DX90 en ganancia media me pareció muy acertada, con una buena sinergia entre ellos. Este reproductor no sólo les aporta suficiente potencia sino que además logra controlar perfectamente el grave y muestra una dinámica sobresaliente este conjunto.

Los agudos de los Signature Pro puede ser que sea otro de los puntos en los que más me ha sorprendido (gratamente) Esperaba encontrarme con un sonido más afilado, y quizás una zona alta más agresiva, pero por suerte no ha sido así. Consiguen una buena extensión pero sin llegar a molestar en ningún momento y sólo he apreciado alguna ligera sibilancia con archivos mp3 de bajo bitrate (128kpbs) que por otro lado apenas utilizo. Esto es símbolo de la vuelta de tuerca que le han dado los ingenieros de Ultrasone a sus sitema S-Logic Plus, consiguiendo un buen resultado en cuanto a sensación de tridimensionalidad pero sin perder el control de la zona aguda.

 

Ultrasone Pro 2900

 

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

A pesar de ser dos modelos de la misma marca y de contar ambos con la tecnología S-Logic Plus los Pro 2900 tienen un perfil bastante diferente a los Signature Pro. Aun contando con la pequeña desventaja de ser unos auriculares abiertos en cuanto a impacto de grave los Pro 2900 son mucho más bajistas, y en cierta manera parece que bajan más que los Signature Pro.

Tienen un grave tremendamente adictivo, que en ciertas ocasiones me ha recordado al de los planarmagnéticos Hifiman HE400, tiene pegada y muestra un apreciable énfasis en el medio-grave que no interviene demasiado en la zona media; esta última se muestra más atrasada y con menos aire que en los Signature, aportando una menor credibilidad con música vocal.

Sin embargo me parecen unos auriculares sobresalientes para música electrónica y dance, donde se prioriza la rítimica y el grave por encima de otras cualidades.

Tienen una menor escena a pesar de ser abiertos como ya mencionaba unas líneas más arriba, y optan por un sonido más cercano y directo. En cuanto a eficiencia son ligeramente más difíciles de mover que los Signature Pro, pero podremos escucharlos sin problema desde prácticamente cualquier reproductor, aunque si queremos ver hasta dónde es capaz de llegar el impacto del grave es necesario alimentarlos debidamente con un amplificador estacionario, como mi Violectric V100 que es capaz de sacar lo mejor de ellos.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

 

 CONCLUSIONES

Con un precio de 799 € para los Signature Pro y de 389 € para los Pro 2900 no son unos auriculares precisamente baratos. Ciertas características como la reputación y fama de marca Premium que lleva asociada Ultrasone y la utilización de materiales raros y exclusivos como la piel auténtica de oveja etíope en los Signature Pro, provocan un claro sobrecoste en el auricular que no se acaba de manifestar del todo en el sonido si lo comparamos con modelos de la competencia de precio similar, es algo que debemos tener muy en cuenta. No obstante si eres fan de la marca y estas dispuesto a pagar este pequeño peaje me parecen unos auriculares muy recomendables para un uso mixto, tanto fuera como dentro de casa ya que tienen un buen nivel de aislamiento y un buen sonido.

El precio de los Pro 2900 está más acorde con lo que se ofrece, siendo una gran elección para los amantes de música electrónica y dance que busquen un modelo abierto y fácil de mover.

 

Gracias por vuestra lectura,

Yago.

 

 

 

 

Comparte:
Compartir:
Yago
Autor Yago
Lo reconozco, me encantan los auriculares...