1172506_10151584910143715_1767719850_o

Por Yago,

Por Yago,

V-MODA es ya una marca muy integrada dentro del público audiófilo así como para todo aquel que valore el diseño en un auricular. Compañía americana pero con inspiración italiana sobre todo el aspecto del diseño que poco a poco ha ido incrementando los distintos tipos de modelos dentro de su gama, con precios que van desde los 50 dólares para el in-ear “True Blood” hasta los 320 dólares para su tope de gama actual, el Crossfade M-100 de tipo circumaural. Auricular que hoy analizaremos junto con el último lanzamiento de la marca, el XS, con diseño supraaural y sustituto del exitoso M-80, uno de los on-ear portátiles mejor valorados del mercado, tanto por su solidez en construcción como por su sonido.

http://v-moda.com/over-ear-on-ear

Crossfade M-100

Cuando se ha dado con la clave del éxito ¿para qué cambiarlo?

Esto es lo que debieron pensar los chicos de V-MODA de cara a los nuevos XS y M-100, ambos extremadamente parecidos al menos en el plano visual a sus predecesores.

La principal diferencia entre estos dos modelos son el tipo de diseño, supraaural vs circumaural, algo que afectará tanto al sonido, como a la comodidad. Viniendo de la misma marca y con una marcada línea estética, pareciendo los XS una versión miniaturizada de los M100, podría llevarnos a pensar que el sonido es similar, no obstante en cuanto a perfil sonoro son muy distintos.

Los M-100 pueden ser tan únicos como el cliente quiera, y es que el nivel de personalización de cada auricular es uno de los puntos fuertes de la marca. Desde el acabado y grabado de los faceplate de las copas hasta el tipo de material de la diadema, todo se puede elegir y combinar de diferentes maneras.

En el caso de esta unidad analizada los acabados son para el color de base negro “shadow”, diadema de piel (o símil piel más bien) y los “faceplate” con acabado que imita a la piel de cocodrilo. Puede que precisamente no sea el más discreto pero sin duda llamará la atención y hace que los auriculares luzcan.

Gracias a un ingenioso sistema de bisagras, que aparte dan una gran sensación de solidez, se pueden plegar completamente para guardarlos en una funda que a priori parece incluso demasiado compacta para estos auriculares, y una vez bien colocados facilitan el transporte a cualquier lugar. No solo los auriculares reflejan un nivel de construcción militar, más bien incluiría también a la funda en esta definición, marcando la diferencia frente a las típicas bolsas de símil velour que ofrecen otros fabricantes.

En cuanto a comodidad el diseño supraaural favorece tanto al aislamiento como a la sensación de mayor libertad y menor presión sobre las orejas, en cuanto a este apartado no los veo pega alguna, pero quizás los pads XL mejoren el nivel de aislamiento, con una mayor cantidad de relleno, evitando así que se creen huecos en la parte baja de las orejas como fue mi caso, por lo que evitaba que el nivel de insonorización fuera excelente y se quedara en bueno.

Sonido

El grave de los M100 toma gran parte del protagonismo, y es sin duda alguna la frecuencia más destacada de este auricular. Con una cantidad de grave e impacto acta para los “basshead” son uno de los auriculares portátiles más adecuados para música electrónica, house y derivados. Una buena rapidez, impacto y rítmica gracias a la base que impone la zona del grave gozan de un sonido divertido y excitante a la par, afinado para un gusto de un público más general, donde quizás esa primera escucha más impactante cobra mayor relevancia para crear una sensación de sorpresa.

Su respuesta en V con unos medios que se encuentran en un plano más atrasado no será adecuada para aquello que busquen equilibrio y fidelidad a la grabación, es un auricular que por así decirlo ecualiza de manera nativa todo lo que reproduce, haciendo énfasis sobre todo en el grave. Parte de estas características limitan un poco el disfrute de los M100 con géneros de Jazz vocal, música melódica o balada, ya que no tienen las cualidades de timbre y presencia de voces que me gustarían, con una zona media que en ocasiones suena algo “fina” y retraída, pero sin resultar exagerado.

La escena se caracteriza por ser más bien frontal y reducida en cuanto a profundidad, pero rinde bien en términos de amplitud, lo que ayuda a tener una separación instrumental más que correcta.

Uno de los aspectos más importantes de cara a obtener el mejor rendimiento sonoro de los M100 es la baja impedancia del amplificador o fuente, cuanto más cercana a cero mejor. De otra manera el grave perderá el control necesario y puede tender a sonar más emborronado cuando se reproducen desde un amplificador a válvulas por ejemplo. Ya que no necesitan mucha potencia para moverse lo más adecuado es enchufarlos directamente a nuestro DAP con o sin un amplificador portátil de por medio (obviamente de baja impedancia de salida)

V-MODA XS

Evolución de los M80, quizás el modelo más exitoso de la compañía, los XS se alzan como uno de los modelos supraaurales con mejor calidad/precio del mercado, si los M80 ya eran buenos estos van un paso más allá.

Varios son los puntos en los que V-Moda ha mejorado este auricular con respecto a su anterior modelo de base, el M80. Nuevo driver de 40mm modificado para una mayor extensión de agudos, y un mejor ajuste con una diadema que más que apoyarse sobre la cabeza la “abraza” dejando una estética y muy poco abultada y logrando un ajuste óptimo incluso para movimientos bruscos, de echo es un auricular con el que se podría salir a correr sin problema.

La estética y la construcción siguen siendo parte fundamental de un diseño que como el propio nombre de la compañía indica, más que diseño es moda y personalización, pudiendo solicitar el grabado a láser de tu nombre o tu logo favorito en cada una de las copas, así como el tipo de acabado y colores de las mismas.

Por marcar un poco el contraste entre los M-100 y XS que hoy analizamos estos últimos llevan una línea de acabado todo en mate que en persona luce espectacularmente bien, siendo más discretos.

En cuanto a caja y accesorios podríamos decir que es todo una versión a distinta escala de lo que nos encontramos con los M100, mismo tipo de presentación, cables y funda rígida de calidad, que según V-Moda es la más pequeña de todo auricular con diseño supraaural del mercado.

Dependiendo del tipo de persona las preferencias en cuanto a comodidad de un supraaural vs. circumaural pueden ser distintas. Con los XS la presión y el ajuste están muy equilibrados, y el tacto de las almohadillas es bastante agradable, no obstante en mi caso no es el supraaural más cómodo que he tenido el gusto de probar, es decir logra el notable situándose por encima de los DT1350 de Beyerdynamic, con los que quizás la presión de ajuste ejercida era algo excesiva, pero no llegan al nivel de comodidad de unos B&W P5. Si bien cada cabeza es un mundo y esto puede variar perfectamente según el usuario.

Si hablamos de durabilidad y resistencia puede que este modelo se lleve la palma de todos los del mercado, al igual que sus hermanos mayores los M-100 cumplen con la normativa de resistencia de grado militar MIL-STD-810G. Para tener este “certificado” deben pasar previamente una serie de torturas y someterse al auricular a un nivel de fatiga que seguramente ninguno de nosotros llegará a darles, por descuidados que seamos.

¿El pez pequeño se come al grande? Siendo claros y obetivos los XS tienen un rendimiento que en el plano sonoro es más correcto y equilibrado que los M-100, tanto por balance tonal como por tímbrica. Con un sonido bastante más plano y neutro, los XS ofrecen todo el disfrute de piezas vocales que se echa en falta en los M-100, sonando en un plano bastante más cercano y adelantado la respuesta y proyección de todas las frecuencias, tanto graves como agudos y medios, están más compensadas. Puede que no sea tan “excitante” y que no impresione tanto en una escucha corta ya que el grave no pegue tan fuerte, pero es un auricular con un nivel de detalle aparente mayor, y sobre todo más preciso en los extremos, con un agudo más refinado y de caída más progresiva, lo que aporta una mayor suavidad y calidez al sonido en conjunto. Podríamos denominarlo como más musical.

Comparte alguna de las buenas características de los Beyerdynamic DT1350, uno de los supraaurales con mejor rendimiento, pero los XS tienen un sonido con más cuerpo en el medio-grave y unas voces más dulces, así como un punto más cercanas. Por lo que para los que busquen estos dos puntos a mayores en un auricular como el DT1350 los V-Moda XS puede que sea el punto a mirar si es ese el caso.

A cambio de un no tan buen papel con música electrónica, ya que el grave es más compacto y comedido en punch, los XS son más todoterrenos e incluso se lucen con Jazz, Uno de los puntos que más me ha sorprendido es la capacidad de mejora con el equipo a pesar de tener unas copas tan pequeñas, una vez conectados a un DAP potente, o un amplificador estacionario consiguen sacar lo mejor de sí sobre todo en cuanto a escena (uno de los puntos más penalizados cuando se utiliza una copa tan pequeña, pero que consigue resolver de manera notable al igual que los DT1350), en parte porque son algo menos eficientes a la hora de la verdad que los M-100, punto que puede parecer algo contradictorio por el menor tamaño, pero que es así.

Conclusiones

El diseño italiano, la calidad de construcción de grado militar y el buen sonido ponen en la palestra los ingredientes suficientes como para hacer de estos dos modelos una opción atractiva y acertada. Si eres fan de la música electrónica/house, o simplemente eres tienes una vena basshead declarada la mejor opción en ese caso para ti son los M-100. Si por contra escuchas todo tipo de música y el pequeño tamaño es un “must have” para ti, los XS son uno de los mejores supraaurales del mercado que existen, con un sonido equilibrado y muy bien ajustado en todos los aspectos que cubrirían perfectamente las expectativas portátiles de un audiófilo.

Agradecimientos especiales a V-Moda

Un saludo a todos y nos vemos en la siguiente review, más pronto que tarde,

Yago.

Compartir:
Yago
Autor Yago

Lo reconozco, me encantan los auriculares…