A menudo recibo emails de consultas sobre auriculares de gama alta, así que hoy me he animado a subir esta comparativa, con dos exponentes que no pueden ser más distintos. Uno alemán y el otro chino, uno dinámico y el otro planar, uno en la barrera delos 1.500 euros y el otro sobrepasando los 3.000.

Pero aunque a priori esta batalla puede parecer un tanto desigualada, ya que los Hifiman HE-1000 V2 prácticamente duplican el pvp de los Sennheiser HD800S, no dejan de ser dos auriculares de gama alta, abiertos y con un público bastante similar al que dirigirse.

Tras haber probado prácticamente la totalidad de auriculares del mercado, desde modelos de 50/100€ hasta los HE-1 de Sennheiser de 50.000€, he podido constatar que no siempre el más caro tiene por qué ser el mejor. La tendencia al alza en precio de los auriculares de alta gama es innegable, y sobre todo se ve acentuada en los últimos 2 años. Donde hasta no hace demasiado tiempo los tope de gama andaban sobre los 1.000, y actualmente ese precio se ha multiplicado al menos x3 y en el caso de Hifiman hasta x6 con el lanzamiento de los Susvara (6.000€).

Curiosamente estos altos precios los vemos en las compañías que de manera más reciente se lanzaron a por el apetitoso sector del auricular de altas prestaciones. En cambio las marcas que llevan más años en este mundillo, léase Sennheiser, AKG, Beyerdynamic… optan por un precio más comedido para sus “flagship”.

A lo largo de los siguientes puntos trataré de desgranar y comparar los principales aspectos de estos auriculares, así que espero que os ayuden a haceros una idea de lo que representa cada uno, más si cabe si estáis en la tesitura de la adquisición de uno de los dos.

Construcción y diseño

Sin duda los HD800 de Sennheiser fueron ese primer auricular con la tradicional tecnología de driver dinámico que hace unos 9 años abrió las puertas de la alta fidelidad a los consumidores, así también como a profesionales del sector de las grabaciones/masterizaciones de audio.

Por así decirlo “abrieron la veda” al auténtico fervor que estamos viviendo ahora, dentro de los auriculares abiertos denominados como audiófilos y destinados a usar en casa, tranquilamente y sin prisas.

Los Hifiman HE-1000 por su parte, tienen una vida mucho más corta. Además su primera versión pronto fue reemplazada por la revisada “V2” que hoy ocupa esta comparativa, para desgracia de los compradores de la primera, que en apenas 6 o 7 meses vieron cómo su preciado auricular de 3.000€ recibía un sustituto mejorado con la consecuente pérdida del valor de reventa, que en el caso de Hifiman es de las más acusadas de todo el sector del auricular nada más uno adquiere el auricular nuevo; causada sin duda por la extraña política de la marca en cuanto a creación de modelos o revisiones nuevas cada muy poco tiempo.

No obstante el concepto de estos Hifiman resulta interesante y bastante innovador en su lanzamiento con la aplicación directa de la nanotecnología en sus drivers, fruto directo de la especialización en la misma de Dr. Fang Bian, el CEO de la compañía china. Hasta el Susvara se declaraba como el auricular planarmagnético con driver más fino del mercado.

También es sin duda uno de los auriculares con mayor superficie de drivers, que prácticamente ocupan todas las copas, protegidos por las grandes rejillas metálicas.

No quisiera entrar mucho en detalle entre las diferencias de la versión V1 y V2 de los HE-1000, así que las resumiré en los siguientes puntos: nueva diadema en cuanto a dimensiones para mejor ajuste, nuevos pads con con ligero ángulo y mayor cavidad y por último el cable con nueva composición interna.

La ventaja en ligereza de los Sennheiser HD800S (330g vs 420g) juega un papel relevante de cara a la comodidad, y es que el modelo alemán resulta más amigable para largas escuchas, con una colocación más rápida.

Los HE-1000 por su parte y debido a las enormes copas, requieren de un cierto cuidado en su colocación para asegurarnos de que nuestras orejas queden más o menos centradas frente a la larga superficie del driver planar. La precisión de ajuste en los “clicks” de la diadema, también resulta mayor en los Sennheiser. En general puedo decir que los HD800S dan sensación más de acoplarse al contorno de la oreja, mientras que los HE-1000 parecen estar digamos apoyados sin más, y al hacer algún movimiento con la cabeza tienden a bailar ligeramente, por lo que debemos ser más cuidadosos en este aspecto.

Hablar de aislamiento en un auricular totalmente abierto carece de sentido, pero entre ambos y debido a la mayor superficie expuesta, los HE1000 van a dejar escapar una mayor cantidad de sonido al exterior.

A pesar de la diferencia de precio las sensaciones en la mano transmitidas por los supuestos materiales más “premium” de los Hifiman, como pueden ser el metal de la estructura, el cuero de la diadema o las incrustaciones de madera en las copas, no son mejores que la que aportan los HD800S.

De hecho y a pesar de estar realizados en plástico casi en su totalidad, los Sennheiser parecen más sólidos y con un nivel de perfeccionamiento mayor. Como si en su control de calidad el nivel de tolerancias admitidas fueran bastante más exigentes que en los Hifiman, que sorprendentemente siguen con un deje a auricular DY, que no justifica su alto precio.

Hay detalles que provocan esta situación, y que si bien a igualdad de precio entre ambos auriculares no las destacaría tanto, sí se vuelven clave si tenemos en cuenta que uno duplica el pvp del otro.

En el caso de los HE-1000 tanto la terminación de la lámina de madera (que no deja de ser eso, una fina lámina de acabado en lugar de un aro sólido), el cable y las almohadillas no están a la altura, y dejan una sensación agridulce, frente a la calidad de los conectores y el cable de los Sennheiser HD800S, recubierto en malla téxtil negra.

Por otro lado el alcantara de los alemanes que recubre las almohadillas y la parte de la diadema que hace contacto con nuestra cabeza es igual al que nos podemos encontrar en un deportivo de alta gama, y aquí sí tenemos una auténtica sensación “premium”.

En cuanto a los cables, en los HE-1000 la decepción fue bastante grande, ya que ni la apariencia con esa cobertura de goma medio amarillenta, ni los conectores resultan apropiados para el precio. Sí podrían serlo para un auricular de 500€, pero desde luego no para uno de 3.000€. El empleo de una simple malla textil o un buen trenzado a la vista y la incorporación de unos conectores de metal más sólidos hubiesen sido suficientes para solucionar este apartado.

Los Sennheiser HD800S juegan con plásticos de alta calidad acabados en una pintura negra, que logra dar una sensación de que estamos ante una estructura de magnesio. Detalles como el número de serie grabado a láser en la parte superior de la diadema, o simplemente la incorporación de ambos cables de calidad, tanto en “single ended” como en balanceado, son de agradecer. He de añadir que probablemente estos sean los únicos auriculares que no tienten demasiado a comprar un cable custom, ya que el de serie es ya realmente bueno.

Me hubiese gustado eso sí que los conectores no fuesen propietarios, ya que incrementan mucho el coste de una futura adquisición de reemplazo del cable. Solo en conectores estamos hablando de unos 40€ por par sin contar el resto.

Esta es una clara demostración de que el plástico es a día de hoy un material perfectamente válido para productos de alta gama, y que bajo unos estándares de calidad adecuados junto con una buena finalización puede transmitir sensaciones muy buenas y acordes al precio. Si bien por ese toque de distinción o exclusividad habría estado bien ver una estructura íntegra de magnesio en estos auriculares, que por otor lado probablemente impediría mantenerlos en esa gama de precio.

En términos de diseño ambos son bastante opuestos, pero los HD800S siguen pareciendo más futuristas, para lo bueno y lo malo, y que seguramente no serán del agrado de todo el público.

En los HE-1000 v2 la gran rejilla metálica es sin duda protagonista del diseño, mientras que la estructura angular con ese driver circular destacado en medio resultan más llamativos. Si bien no tengo una predilección clara me quedaría con la sobriedad del negro en los HD800S, a pesar de sus formas más “alocadas”. La combinación de madera, cuero y metal de los Hifiman, los convierte en la elección más apropiada a los gustos clásicos y un tanto retro también.

Las especificaciones

Sennheiser HD800S:

-Longitud del cable: 3m
-Presión de contacto ~ 3,4 N (± 0,3 N)
-Acoplamiento al oido: Circumaural
-Respuesta en frecuencia 4 – 51,000 Hz (-10 dB)
-Impedancia: 300 Ω
-Clavija: 6.3mm/ XLR 4 pin
-THD, distorsión armónica total: 0.02 % (1 kHz 1 Vrms)
-Principio del transductor: Dinámico, abierto.
-Peso sin cable: 330 g

Hifiman HE-1000 v2:

-Impedancia: 35 Ohm
-Respuesta en frecuencia: 8Hz – 65kHz
-Sensibilidad: 90dB
-Peso: 420g

Como veis las especificaciones declaradas de los Hifiman HE1000 son mucho más escuetas que las que proporciona Sennheiser. Complicado pues conocer importantes valores como el de distorsión y que requieren el acudir a mediciones externas ajenas a la marca.

Como suele ser habitual en Hifiman, algo sabido a posteriori basado en las mediciones, los valores declarados oficialmente de sensibilidad de los drivers suelen ser tirando a generosos. La misma marca admite que puede haber una variación de hasta 3dB, y que es en la práctica incluso mayor (a la baja) tras mis experiencias con auriculares de esta marca. Son realmente complicados de mover a pleno rendimiento si no se usa un amplificador potente. Aunque este modelo no llega al nivel de dificultad que tenían los HE-6, antiguo flagship the Hifiman.

El driver planarmagnético en los HE1000 presume de ser el primero del mercado con grado nanométrico, es más fino que una hoja de papel. Esto unido a la tecnología de doble imán asimétrico garantiza una reproducción de detalles y amplitud de alto nivel.

Por su parte los HD800S optan por una tecnología mucho más asentada y tradicional, la dinámica, la cual han estado años perfeccionando, hasta llegar a un driver contrastado como este, que ofrece una cotas de resolución hasta el momento nunca vistas en un auricular de este estilo, y bajo mi punto de vista solo superadas con la aparición de los Focal Utopia hace poco, unos auriculares que rozan los 4.000€.

Así pues y a pesar de un driver de 300 Ohm que sobre el papel puede parecer más tradicional, los Sennheiser siguen siendo perfectamente competentes en un mercado plagado de novedades planarmagnéticas, electroestáticas e incluso orejeros con diseños híbridos a medio camino entre varias tecnologías. Y es que hace poco que parecía que estaba todo dicho de los drivers dinámicos, pero no es así, y gracias al empleo del Grafeno y nuevos materiales, aun le queda mucho futuro.

Sonido

Pienso que las predilecciones entre uno u otro modelo van a estar bastante influenciadas por el auricular de referencia que tengáis previamente a uno de estos dos, así como vuestros gustos en cuanto a perfil de sonido.

Es sabido que por normal general los auriculares planar como estos HE-1000 tienen una mayor facilidad para reproducir un grave potente y estable en cuanto a respuesta. Así ocurre en los HE1000, si bien reconozco que no me ha sorprendido tanto en este apartado.

La unidad de pruebas estaba ya bastante rodada, con unas 200h según un buen amigo que me los prestó para estos menesteres. Según había leído previamente estos HE1000 agradecen mucho de un rodaje previo, algo que afortunadamente me ahorré para ir más directo al grano.

La extensión de sub-grave así como la respuesta lineal del mismo sí me parece que está mejor conseguida que en los HD800S, pero prácticamente podría decirse que es en el único apartado en el que veo superiores al modelo de la compañía china, frente a los Sennheiser. Gran cumplido para los alemanes que directamente cuestan la mitad.

Entre ambos quizás resulte más musical la presentación de los HE-1000, con una calidez más acentuada sobre todo en la transición de los medios con los agudos, sin embargo dan la sensación de no empastar tan bien como lo hacen los HD800S.

Y es que durante mis escuchas de canciones que ya tengo al dedillo en mi cabeza, noté cierta presencia de “grano” en la parte alta de los Hifiman, que no me acababa de cuadrar con el precio de estos auriculares. Así mismo el timbre de los HD800S a igualdad de amplificación me pareció bastante más realista, sobre todo con instrumentos de viento en los que los Hifiman suenan menos aireados y creíbles.

En cuanto a los medios ambos tienen una presencia similar en el plano, es decir no los tenemos justo de protagonistas como pueden estar en unos Sennheiser HD600, pero a cambio están ligeramente atrasados para incrementar la sensación de escena.

Una de las cosas que me sorprendió y sobre todo habiendo tenido otros planar previamente a los Hifiman como los Audeze LCD3-Fazor o los LCD-2, es que el peso del medio-grave me resultó algo más ligero que en los HD800S. Reconozco que soy de los que prefiere un pequeño énfasis para dar más cuerpo a las voces, y aquí los Sennheiser lo ejecutan de una manera más brillante que los Hifiman, los cuales quedan algo “secos” representando las voces masculinas.

En clásica y a pesar de los esfuerzos de Hifiman los HD800S no tienen casi rival. Su escena resulta mucho más 3D, mientras que la de los HE-1000 se queda más plana, con un nivel de contraste menor y bastante dependiente de la potencia que tenga tu amplificador. Encuentro que los HD800S pueden ser disfrutados incluso desde un DAP de altas prestaciones, como puede ser el Lotoo Paw Gold, y en cambio no recomendaría usar los HE-1000 de esta manera, ya que no estaremos sacando todo su potencial y el sonido si bien no falto el volumen, resultará algo brillante y carente de cuerpo.

Mano a mano y con el mismo álbum los Sennheiser HD800S son no solo la elección basándome en el precio, aun costando lo mismo lo tendría claro.El mejor timbre y el dinamismo del modelo alemán resulta más amigable con todo tipo de grabaciones, mostrando un mayor contraste y mejor posicionamiento en el espacio que los Hifiman. No echo en falta ningún detalle en los HD800S, y su nivel de resolución está como poco a la par, cayendo a favor de los Sennheiser con grabaciones de alto nivel.

Si estás más familiarizado con el sonido planar, viniendo de unos Audeze por ejemplo, estoy seguro que disfrutarás del grave de los Hifiman, que resulta más preciso y fiel. Así como el mayor punto de claridad y transparencia que ofrece este gran driver contra los modelos americanos. Escuchando piezas puramente de percusión el rendimiento de los HE1000 es más satisfactorio, su grave resulta más rápido y con una pegada más física que en los HD800S. Pero es en el único género donde veo una diferencia clara a favor del modelo chino.

Aun así su rendimiento general no se ve reflejado en su precio, haciendo que los “humildes” HD800S no solo le pisen muy de cerca, sino que lo superan en muchos apartados bajo mi punto de vista.

Conclusiones 

Como decía al comienzo de esta comparativa, no siempre lo más caro tiene por qué ser lo mejor, y aquí parece cumplirse esta frase a la perfección.

No es casualidad que los HD800S sean una recomendación segura para el que busque un auricular audiófilo abierto, incluso si puede permitirse una gama de precios superior, es un modelo obligado en la lista. Su escena, timbre y dinamismo hace que se puedan enfrentar sin tapujos a modelos que sobre el papel deberían rendir por encima.

En cuanto a la política de precios de Hifiman, y viendo el resultado de los valores de reventa, considero que deberían plantearse un poco las directrices futuras de sus lanzamientos.

Sé que es complicado hablar de relación calidad/precio en las gamas altas, pero al menos considero que es siempre necesario mirar a los comienzos y actuar acorde a lo que ofrece el mercado (competencia) y prestaciones ofrecidas. En este caso los HE-1000v2 a los más de 3.000€ de precio para el mercado español se tornan imposibles de recomendar, sobre todo existiendo modelos que pueden dar igual o más por mucho menos dinero.

Puntuaciones Sennheiser HD800S

Sonido 94 Ptos
Diseño y construcción 93 Ptos
Calidad-precio 92 Ptos
TOTAL 93 Ptos

Puntuaciones Hifiman HE-1000 v2

Sonido 86 Ptos
Diseño y construcción 85 Ptos
Calidad-precio 45 Ptos
TOTAL 72 Ptos
Compartir:
Yago
Autor Yago
Lo reconozco, me encantan los auriculares...