Puntuaciones

Sonido 92Ptos
Diseño y construcción 87Ptos
Funcionalidad 90Ptos
Calidad-precio 85Ptos
TOTAL 89Ptos

Entre los lanzamientos más destacados de iFi últimamente, el xDSD ocupa sin duda un puesto especial. Cada vez los DAC/Amp portátiles están más de moda, sobre todo después del rotundo éxito del Mojo; y este xDSD llega para plantarle cara seriamente.

Algunos usuarios siguen reticentes a la idea de hacerse con un DAP, y prefieren la versatilidad de un producto como este que nos plantea iFi. Con una amplia conectividad lo que permite su uso en un gran abanico de situaciones, bien sea en movimiento o en nuestro escritorio.

El xDSD es el primer producto de iFi que analizo. Pero ello no significa que esta fuera una compañía ajena para mí, de hecho le he seguido la pista desde hace bastante tiempo, e incluso he tenido en mi colección el Micro iDAC por algunas semanas. No obstante es este nuevo modelo el que marca una nueva era, tanto por diseño como por prestaciones.

Antes de meterme de pleno con la review y sus distintos aspectos me gustaría dejar claro, incluso a los más despistados, qué es y qué hace exactamente este aparato. Dejando unos pequeños apuntes principales.

-Es un DAC, con amplificador de auriculares incluido.

-Soporte oficial parta MQA y DSD512.

-Lleva incorporado un módulo bluetooth 4.1 con certificado aptX, para utilizarlo de forma inalámbrica con vuestro móvil, DAP, portátil o tablet.

-Funciona a baterías, no necesita estar enchufado, y además permite usarlo mientras se carga.

Si alguno de estos puntos te ha sonado interesante, o buscas un aparato que cumpla lo expuesto te animo a que te quedes para el resto de esta review.

El diseño

El cambio de patrón en el diseño de este xDSD es evidente contra toda la variedad de anteriores modelos de iFi. La apuesta es arriesgada, pero exitosa. Combina una inteligente utilización de partes plásticas con un cuerpo de aleación metálica de aluminio y magnesio acabada en un baño cromado, atrapa-huellas a más no poder, pero muy vistoso y que consigue transmitir exclusividad.

Es pequeño, más ligero que el Mojo y cómodo de llevar en el bolsillo del pantalón. Así que lo categorizaría como un aparato muy portable, que no os causará molestia en el día a día.

En la caja no echamos nada en falta, viene cargada de suficientes accesorios, menos el USB-OTG para móviles Android, y si queréis usarlo con IOS debéis comprar el famoso “camera kit”. Hubiera sido un punto a favor el que vinieran incluidos, pero no se puede pedir todo.

El cable USB propietario de iFi ya es toda una leyenda, y si bien estoy en contra de todo lo propietario/específico en general, funciona de manera correcta y la durabilidad transmitida por el mismo es buena. Además de esto tenemos un cable Toslink para hacer uso de la entrada S/PDIF, una funda de símil terciopelo e incluso unas tiras de velcro “dual-lock” para hacernos el sandwich portátil.

Con un poco más de detalle tenéis el unboxing ya publicado hace tiempo sobre el xDSD, en el cual también podréis haceros una mejor idea de las dimensiones en la mano.

Suscríbete al canal de Youtube de Oldnewsound para estar al tanto de las novedades.

Funciones

Pese a la simple apariencia del xDSD, su interior alberga una compleja y completa placa de circuito, con excelente organización.

Sin entrar con demasiada profundidad en cuanto a los componentes, todos de primeras marcas y bien implementados; quiero destacar el inteligente uso del “managment system” a través del que iFi llama “Cyberdrive“, una especie de procesador que coordina gran parte del funcionamiento del xDSD, tanto a nivel de gestión de batería como para la parte de amplificación. De manera digital controla los pasos de volumen, que es una atenuación analógica, evitando así la pérdida de resolución en los comunes “pasos digitales” cuando se implementan en el propio chip DAC.

Efectivo sobre todo cuando conectamos unos iems sensibles, lo que reduce el ruido de fondo apreciado,

Hay un puerto de carga dedicado y separado totalmente al de datos USB, lo que garantiza una recepción de señal limpia y también ayuda a preservar la batería de nuestro móvil, cuando utilizamos el USB OTG.

Hereda también de otros productos de iFi, como el Micro-DAC, funcionalidades ya vistas como el iPurifier para la entrada de datos digitales por USB, y el 3D+, XBass+.

Estos dos últimos también están controlados por el “cyberdrive”, y se pueden apagar/encender a través del botón dedicado de la derecha. Funcionando en modo line out, estos dos efectos no son aplicables, y se realiza un bypass directo para sacar los 2V.

La rueda frontal es la protagonista del funcionamiento de este xDSD. Inspirada un poco en las luces de Chord, incorpora un LED que sirve para orientarnos en la escala del volume, así como representación de entradas digitales y modo bluetooth seleccionado.

Confieso que no es un aparato que uno saque de la caja y ya sepa cómo va sin leer el manual, de hecho es uno de los gadget más completos y en cierta parte complejos que me he encontrado; teniendo que tirar de las instrucciones durante los primeros días casi de manera obligada.

Creo que iFi es consciente de ello y nada más abrir la caja uno se encuentra con el manual, en un práctico formato tipo carta de menú de restaurante.

Lo que más entraña dificultad es el acostumbrarse a la secuencia de pulsación de botones, para activación/desactivación del “line out”, al que no hubiera estado mal incluirle un botón dedicado en la parte trasera, y también la navegación entre el modo con y sin cables. Eso sí una vez lo haces unas cuantas veces, luego se hace al vuelo y sin pensar.

El verde refleja el modo “con cables” durante el proceso de encendido (bien sea USB o S/PDIF). Si queremos pasar al modo bluetooth, debemos mantener la pulsación un poco más, hasta ver la bola central en azul.

El parpadeo azul/rojo en el led “input” nos advierte del modo emparejamiento, y ya tendremos listo el xDSD para conectarlo a nuestro móvil o table, todo ellos sin necesidad de cables.

La duración de la batería de 3.8V/2200mAh, durante mis pruebas ha oscilado entre las 6 y 7h en modo USB. Llegando hasta casi las 8h con bluetooth, algo que me ha sorprendido, puesto que uno espera normalmente que sin cables se agote antes, pero en este caso no es así.

No se puede decir que destaca en este apartado, pero si sitúa a un nivel parecido de rivales como el Mojo. Me hubiera gustado ver implementada una opción de carga rápida, como en los móviles.

Especificaciones técnicas

USB : hasta PCM768kHz & DSD512 (24.6/22.6MHz)
S/PDIF Coaxial y Óptica: hasta 192kHz/24Bit
Rango dinámico: > 113dB (A)
Control de volumen: -101dB…0dB en pasos de 1dB
Potencia de salida: > 2.82V/500 mW @ 16 Ohm
> 3.7V/270mW @ 50 Ohm
> 3.8V/48 mW @ 300 Ohm
> 3.8V/24 mW @ 600 Ohm
Line out: > 2.1V @ 0dBFS (& 0dB Volume)
THD &N (1V/16R): < 0.005%
Impedancia de salida: < 1 Ohm
Batería: 3.8V/2200mAh
Dimensiones: 95 (largo) x67 (ancho) x19 (alto) mm
Peso: 127g (0.28 Ibs)
Garantía: 12 meses

Sonido

Hasta hace no mucho era complicado recomendar un DAC/Amp portátil que le hiciera sombra al famoso Chord Mojo. iFi entra de pleno en la lucha con un aparato que tiene un perfil muy acertado, y potencia suficiente para mover una buena gama de auriculares.

Pero seamos sinceros, la mayor parte de los usuarios de este tipo de productos lo utilizará con iems o auriculares de impedancia media y sensibilidad relativamente alta; bajo mi punto de vista el planteamiento acertado.

Las cifras de potencia declaradas, de 500mW a 16 Ohm, son generosas, y a esto lo acompaña una impedancia de salida por debajo de 1 Ohm, aquellos con iems por debajo de los 10 Ohm, que los hay, no tendréis pero alguno.

Con cualquier tipo de iem o auricular el ruido de fondo es ausente en todo momento, y esto también se extiende incluso a cuando se utiliza el bluetooth, no llega al nivel de limpieza que cuando está conectado por USB, pero sí llega a sorprenderte.

El tacto de la rueda del volumen tiene un poco más de juego del que me gustaría moviéndola, aun con todo los pasos son precisos y suficientemente pequeños (1 dB) como para afinar muy bien el nivel deseado.

Algo que refleja la implementación del “cyberdrive”, sistema digital que controla los pasos analógicos, es que uno tiene un rango muy amplio de escucha en volúmenes bajos, sin pérdida aparente de resolución ni de balance entre ambos canales.

Esto hará las delicias de aquellos que disfruten de escuchas nocturnas, donde el oído agradece un volumen calmado, pero sin dejar de disfrutarlas.

Es una pareja fantástica para iems dinámicos, me he pasado horas con los Acoustune HS1650CU y HS1670SS conectados, sin ápice de fatiga, ni esa sensación que a veces uno tiene de sonido “digital”, que cansa a la hora de escucha.

La escena es quizás lo que más sobresale en el xDSD, siendo bastante más amplia y elaborada que la mayor parte de DAPs de gama media/alta; como el iBasso DX150.

El Mojo ofrece una presentación más agresiva, con una dinámica un tanto exagerada en ciertos momentos, lo da al sonido una mayor frontalidad, con unos medios más adelantados, y un impacto general mayor.

Este iFi xDSD no se decanta por ese tipo de presentación de sonido, siendo más calmado en comparación con el representante de Chord, con un resultado más natural bajo mi punto de vista. También prefiero el control del volumen del iFi, gracias a su rueda y a una escala de colores algo más lógica (sí, aquí también tenemos lucecitas que cambian según el volumen).

Hablemos de efectos y filtros

Un plus importante frente a sus rivales es la incorporación de los efectos 3D+ y XBass+. Empezaré confesando que nunca he sido muy amigo ni de los efectos/filtros, y tampoco de la ecualización, básicamente porque no es nada fácil conseguir un resultado natural y bien ejecutado, sin perder resolución y tranparencia en el sonido.

Aquí tengo que aplaudir a iFi, porque no aprecio nada de lo anterior, el sonido permanece igual de limpio y preciso aun con los efectos aplicados. Si bien me esperaba una mayor diferencia al activarlos, la repercusión se aprecia, pero de manera más o menos sutil.

No os esperéis convertir a vuestros iems o auriculares en unos “bass monster” activando el refuerzo de graves. Este funciona trabajando en la zona de los 100Hz aproximadamente, dando un extra de cuerpo y sensación de profundidad, que viene bien para auriculares neutros y con una respuesta/impacto más pobre en los graves.

El 3D+ es apropiado para aquellos que queráis un extra de aire en la escena, incrementando la parte de los agudos y retrasando ligeramente la zona media para una representación sonora más “holográfica” digamos. Si bien este efecto no resulta artificial, lo utilizaría solo en auriculares de escena más íntima, con perfil más lento y cálido, ya que tiende a enfatizar la zona de los medios-altos.

Measure y listen

El manejo de lo digital de iFi en este xDSD está muy trabajado, y se plasma en varios aspectos, entre ellos los dos filtros digitales disponibles que actúan en conjunto con la sección del DAC a cargo del chip Burr-Brown PCM1793.

Esto da mucho juego al usuario, sobre todo combinándolo con los efectos 3D+ y XBass, para así lograr multitud de combinaciones que podremos cambiar al vuelo en nuestras escuchas.

Como bien dejan entrever sus nombres, en “measure” el sonido es más neutro, con un mayor énfasis en la extensión de todo es espectro de frecuencias.

Por otro lado con la posición del filtro en “listen“, obtendremos unos agudos más suavizados con un muy ligero recorte para mantener más controladas las peores grabaciones. Bajo este filtro el sonido pierde un poco de transparencia y resolución, pero se hace más adecuada sobre todo cuando optamos por el streaming con Bluetooth; resulta más permisivo.

Con Bluetooth

Esta es una de las funciones de las que más se siente orgullosa iFi. Sobre todo recalcan el tiempo dedicado a su implementación, para conseguir el mejor sonido posible sin cables.

Gracias al Qualcomm CSR8645 soporta aptX (calidad CD) usando streaming por bluetooth, y deja la parte de conversión digital-analógica al propio chip DAC del xDSD.

Esto abre un campo de posibilidades streaming teniendo el móvil en un bolsillo del pantalón con Tidal abierto y sonando nuestra playlist favorita conectado por bluetooth al iFi xDSD.

Debo deciros que hasta el día de hoy encuentro que todo lo inalámbrico tiende a ser bastante inferior a su análogo con cables, pero en esta ocasión iFi ha conseguido hacerme dudar al menos.

Su rendimiento en modalidad bluetooth sigue sin estar bajo mi punto de vista al nivel de su utilización con USB o S/PDIF, no obstante es sorprendentemente satisfactorio, incluso para mi, que me considero muy exigente.

El perfil del sonido se mantiene prácticamente intacto, así como la limpieza en general, sin el típico “hiss” de fondo que tienden a mostrar muchos otros DAPs. El resultado eso sí pierde un poco de transparencia y también contundencia en el grave, que tiende a sonar más plano.

En favor de él debo decir que prefiero el sonido que se obtiene con el xDSD en su modo de emparejamiento bluetooth al que se tiene conectando directamente los auriculares a cualquier otro smartphone que haya probado. Y esto considero que es todo un logro.

Conclusiones

Por 449€ el xDSD de iFi es una fuente portátil de mucho nivel, que además planta cara de manera directa al Chord Mojo, sin tener que hacer el desembolso extra por la funcionalidad bluetooth, ya integrada de serie.

Creo que este producto supone un buen golpe en la mesa y también refleja un nuevo comienzo para esta compañía.

Buen diseño, gran sonido, excelente funcionalidad y una calidad/precio que lo convierte en una de esas compras casi obligadas.

*Equipo utilizado para la valoración:

Auriculares: Acoustune HS1650CU & HS1670SS, Custom Art Fibae 3, Vision Ears VE6 X-Control, Cardas EM5813, Cardas A8, Sennheiser HD800S, Sennheiser HD600, Meze 99 Neo.

Compartir:
Yago
Autor Yago
Lo reconozco, me encantan los auriculares...