Puntuaciones

Sonido 90Ptos
Diseño y construcción 89Ptos
Funcionalidad 89Ptos
Precio-calidad 96Ptos
TOTAL 91Ptos

180€

*Para más información sobre su compra: lotoospain@gmail.com

 

Tiempo atrás realicé una toma de contacto con el PAW S1, el nuevo dongle de Lotoo. Tras meses de utilización prácticamente diaria, sobre todo para iems, es turno de la review completa, en la cual os expondré con un poco más de detalle lo que es capaz de aportar uno de los productos más clave de la marca.

El precio, de unos 185€, ayuda a acercar la esencia del sonido de Lotoo a un público más general, planteándose como un primer producto “audiófilo” adecuado para gran parte de los usuarios, en un mundo lleno de smartphones.

Y es que esta sin duda es la principal idea de la compañía con este lanzamiento. Todo ello en un formato pequeño, práctico y bien construido.

Apunte: en el momento actual y tras años de ser usuario de los productos de Lotoo, nos une una relación comercial, mediante la cual estoy autorizado a distribuir sus productos en el mercado nacional para todo aquel interesado. Esta relación comercial se limita única y exclusivamente a la marca mencionada.

Mis impresiones y opiniones sobre sus productos, al igual que con el restante de los analizados en esta página, son 100% honestas y se basan en mi experiencia como usuario.

El “unboxing” y presentación

Como este apartado ya se había cubierto en la toma de contacto publicada hace unos meses, no me explayaré demasiado para no resultar repetitivo. Os animo a recurrir a esta publicación de nuevo.

En una pequeña, sobria y elegante caja negra, con la imagen del PAW S1 serigrafiada en el frontal, tenemos todo compactado. Al abrir la caja nos encontraremos con:

  • Cable USB-C a USB-C de 5cm de longitud.
  • Adaptador de USB-C a USB-A (macho) con el logo de Lotoo.
  • Manual de usuario.
  • Tarjeta de garantía.

Los usuarios de smartphones de Apple tendréis que adquirir el cable oficial de Lotoo, que incorpora el conector lightning en uno de sus extremos, tiene un coste de 35€.

Como accesorio extra Lotoo acaba de lanzar unas pequeñas y prácticas fundas de piel, disponibles en negro, verde y naranja, con un precio de 25€/unidad.

El diseño

¿No os ha pasado alguna vez que cuando observáis algo en persona os sorprende su tamaño con respecto a lo que hacían ver las fotos? Pues el caso de este PAW S1 es uno de ellos, y es que en la realidad es bastante más pequeño de lo que parece.

Con unas dimensiones de 66mm x 22mm x 13mm no dista mucho de lo que hasta hace poco medía cualquier pen de almacenamiento. Este motivo si cabe hace más especial y sorprendente la incorporación de la salida balanceada de 4,4 mm, normalmente reservada para dispositivos mucho más voluminosos.

En cuanto al peso, estamos ante 27 g, que apenas se sienten cuando lo tenemos en la mano, pasando desapercibido en cualquier bolsillo de la cazadora o el pantalón. Sin duda uno de los dispositivos más pequeños que pasaron por el banco de pruebas, en lo que va de año.

Los controles se unifican en uno de los laterales, el derecho, viendo la unidad desde un plano cenital con las conexiones hacia abajo. Simples y accesibles al tacto incluso en la operación “a ciegas” se limitan a “+” “” y “Fn“. Suficientes tanto para tener control sobre el volumen, como para navegar e intercalar las distintas opciones del menú, entre las que destacaría las 8 ecualizaciones paramétricas predefinidas y 8 “ATE”, abreviatura de a lo que la propia Lotoo denomina como “Acoustic Timber Enhancement”.

La pantalla OLED de 1,2″ es sencilla, muy fácil de leer incluso en exteriores, y garantiza un bajo consumo del conjunto. La navegación por los menús no podría ser más intuitiva, sin necesidad de recurrir de manera previa al manual para hacerse con todos los controles.

Otro importante aspecto, de cara a la durabilidad de este dongle, es que cuenta con un firmware actualizable, operación que además se realiza en menos de 30 s, una vez descargado el archivo “.COE”, algo que hasta el momento no había visto en ningún otro modelo de la competencia, y que traerá novedosas funcionalidades de cara a un futuro, como la inminente incorporación de soporte para formato MQA, en la siguiente versión de firmware.

Especificaciones técnicas

-Potencia de salida: 70mW/canal @ 32Ω (3,5 mm) // 120mW /canal @ 32Ω (4,4mm).
-Rango de frecuencias: (3,5mm) 20-20kHz +0/0,017dB  // (4,4mm) 20-20kHz +0/0,016dB.
-THD+N: -106 (ganancia baja)/-108dB (ganancia alta).
-S/N: 122dB (3,5mm) /123dB (4,4mm).

El PAW S1 por dentro

Gracias a la herencia directa de los DAP de Lotoo el PAW S1 incorpora tecnología que de otra forma sería impensable.

La implementación de la salida 4,4mm en un chasis tan compacto ha sido una labor complicada, pero que ha merecido la pena, hasta ahora no ha pasado por mis manos un artilugio tan reducido con dicha salida, cada vez más y más común en el mercado del audio portátil de cierta gama.

En cuanto a los chip protagonistas, Lotoo opta por el operacional OPA1622 de Texas Instruments, que admite un amplio abanico de voltajes en cuanto alimentación, si bien los +/- 5V de cualquier puerto USB son los necesarios para que brillen los -118dB de señal de ruido, perfecto para mantener un silencio casi absoluto en los cortes de pasajes musicales, incluso con iems muy sensibles.

Las cifras de potencia, de 70mW por la salida de 3,5mm (32 Ohm) y 120mW por la balanceada de 4,4mm (32 Ohm), son suficientes para mover la totalidad de los iems del mercado, y también una buen variedad de orejeros con alta sensibilidad, como los Audioquest Nighthawk Carbon. Todo ello sin mermar en demasía la duración de la batería del smartphone al que lo tengamos enchufado, cuando optamos por este tipo de equipo, gracias a su esquema de circuito con bajo consumo de corriente, que dicho sea de paso se antoja una alternativa apetecible para aquellos a los que no termine de encajarle la idea de hacerse con un DAP dedicado.

Hablando del chip DAC Lotoo recurre al confiado AKM4377 de 32bit, aceptando de manera nativa hasta DSD128, para que no se le resista casi ningún formato.

Sonido

Desde el primer “play” es innegable el ADN del sonido de la casa, el perfil parte del que ya tenía el PAW5000 MKII, con un plus de resolución, algo que sorprende, dado el mayor precio de este último.

La naturalidad y “fluidez” en la presentación es característica común de todos los modelos de Lotoo, en el PAW S1 esto se combina con un fondo libre de ruido,  un sonido limpio, tímbricamente y a nivel de dinamismo muy creíble, con el que se puede estar horas y horas sin fatiga.

El perfil de base del PAW S1 es neutro, con un medio-grave ligeramente elevado, que otorga el calidez y peso suficiente como para que no pierda rapidez.

Las voces se presentan de manera cercana, muy bien texturizadas y con un nivel de claridad bien por encima del precio. La suavidad en transiciones es otro de los puntos fuertes del PAW S1; incluso haciendo uso de las ecualizaciones predefinidas, esta característica se mantiene.

La versatilidad que aportan los distintos presets, permiten “edulcorar” al gusto, así como modificar la percepción de la escena. En la última versión de firmware el PAW S1 recibe el “ATE” “game”, destinado para enfatizar los efectos de explosiones y dinamismo cuando se utiliza emparejado a una videoconsola; y es que manteniendo la tecla “Fn” en el proceso de conexión a una PS4, XBox o Switch, el PAW S1 es reconocido de manera inmediata con dispositivo de salida para el sonido.

Entre la utilización con pc/portátil o smartphones, se muestra una mejor dinámica y pegada con los primeros; esto es debido a la cierta limitación de entrega de corriente que tienen los dispositivos portátiles, para no drenar su batería.

No obstante el rendimiento es igualmente destacable, suponiendo una basta mejora con respecto a la utilización directa al jack de 3,5mm de nuestro móvil, o el “dongle” básico conversor que traiga de serie.

Durante mis pruebas he utilizado mayoritariamente iems, todos ellos de gama media-alta. Tras más de 3 meses de escucha prácticamente diaria, el PAW S1 se convierte por méritos propios en una de mis fuentes más recurrentes, que no se “arruga” aunque el iem conectado tenga un precio que multiplique x10 o más el del S1.

El control en toda la gama de frecuencias, así como la separación instrumental y el equilibrio que ofrece este pequeño dongle, hace que en muchas ocasiones no eche de menos la utilización de un DAP, por la practicidad extra que aporta el llegar, enchufar al USB, y disfrutar, sin tener que preocuparte por la batería.

Con los Fir Audio M5, un iem que destaca por su visceral respuesta y enfatizado dinamismo, analizado hace poco en la web, el PAW S1 consigue “tamizar” en parte su perfil, haciendo que los medios ganen en peso y protagonismo; todo ello sin ápice de distorsión, manteniendo el alto nivel resolutivo de este iem de gama alta, que roza los 3.000€.

Intentando poner en aprietos al S1, he realizado pruebas con orejeros como los Audioquest Nighthawk Carbon, con los que incluso sin recurrir a la toma balanceada, el rendimiento es de casi sobresaliente. Y es que con un conjunto que no llega a los 500€, teniendo en cuenta el precio al que se pueden conseguir ambos, uno se pregunta para qué complicarse más. La “sinergia” es asombrosa, las voces dan un paso al frente, ganando en proyección y peso, con respecto a otros amplificadores portátiles con los que los he probado.

Comparativa vs. Chord Mojo

Puede que de primeras esta comparativa resulte algo injusta, sobre todo teniendo en cuenta que el Mojo tiene un precio oficial de unos 500€, casi 3 veces superior al del PAW S1. Pero en la práctica ambos están fundamentalmente orientados para el uso portátil, incluso con smartphones, y casi todo el usuario que se haga con uno de estos modelos recurrirá a iems como pareja más recurrente.

Las diferencias en peso y tamaño son más que evidentes, en la huella que deja el Mojo podrían coger unos 4 PAW S1, y la ligereza en favor del representante de Lotoo, lo hace mucho más llevadero en el día a día, y es que el Mojo nunca resultó adecuado para transportar y escuchar en un paseo.

La ausencia de batería en el S1 nos quita una gran preocupación, sin tiempos de cargas, ni necesidad de llevar  un cargador o cable extra.

¿Y en cuanto al sonido?

Pues bien, aquí la principal ventaja del Mojo es la mayor potencia, pudiendo abordar ciertos modelos de auriculares planar-magnéticos con mayor contundencia de la que la hace el S1, pero hasta ahí llega la cosa.

En el restante de aspectos el PAW S1 da una “cura de humildad” al representante inglés, empezando por la opción de tener salida balanceada, pero sobre todo por la delicadeza y control con la que maneja los iems de gama alta más sensibles, junto con la ausencia total de ruido de fondo y fatiga en escuchas largas. Al contrario que con el Mojo, el cual posee un dinamismo que por procesamiento DSP resulta enfatizado de serie, y si bien de primeras pudiera resultar más “excitante” y con mayor pegada, carece de la naturalidad, realismo y textura en voces que aporta el PAW S1. Aspectos que bajo mi punto de vista tienen más valor.

Así que antes de decidiros a ir a por el Mojo, sería más que recomendable darle una oportunidad al PAW S1 de Lotoo.

Conclusiones

El PAW S1 es una de las opciones más completas y con mejor rendimiento de DAC/USB tipo dongle que existen en el mercado, sino la mejor.

Captando de manera magnífica el sonido característico de la marca y jugando con funcionalidades únicas y distintivas como el firmware actualizable, la salida balanceada de 4,4mm y los distintos tipos de “presets” y ecualizaciones paramétricas, se convierte en un modelo estrella dentro de su categoría, a los que uno recurre en el día a día por su relación tamaño/rendimiento.

Capaz de satisfacer los deseos de incluso los más sibaritas pese a su ajustado precio. Un Lotoo para todo y para todos.

*Equipo utilizado para la valoración:

Fir Audio M5, Vision Ears VE6 X-Control, Audioquest Nighthawk Carbon, Erzetich Audio Thalia.

Translate »