Por Yago,

El propósito incial de Vincent Brient no era este…pero finalmente ha creado uno de los DAC más espectaculares que he podido escuchar. Desde una pequeña isla de Francia y tras trabajar durante años en el mundo de la electrónica diseñó un DAC para su uso personal, de tal éxito entre los visitantes a su taller, que estos le pidieron que realizara un DAC de calidad equivalente para su venta, y ahí empezó todo.

Echando un vistazo a la web de Totaldac, podréis ver que todos los modelos comparten igual chasis. Pero el que hoy me ocupa es el último exponente de la gama, algo así como un todo en uno de altos vuelos. Se trata del Totaldac Integral-headphone. Que por el nombre bien podéis intuir que incluye un amplificador para auriculares también.

http://www.totaldac.com/D1-integral-eng.htm

Empezaré comentando que este es uno de los pocos DAC de mercado con diseño R2R, con ausencia de chip DAC de ningún tipo. Utilizando más de 100 resistencias Vishay del 0,01%. Para que os hagáis una idea estas resistencias de la serie Z-Foil están consideradas como las mejores del mundo (o al menos entre ellas) y tienen un precio unitario de unos 12-13 euros, sí habéis leído bien, por unidad…

Este gran coste en el hardware se ve reflejado obviamente en el precio final de este aparato, estamos hablando de 8400 euros, no apto para un bolsillo ordinario desde luego. Así mismo es el producto más caro que he analizado hasta el momento en la web.

Antes hablaba de un todo en uno, y es que este Totaldac Integral Headphone pone la guinda con una salida de auriculares mediante jack 6,3mm, capaz de 3Vrms, lo que garantiza autoridad suficiente como para mover la gran mayoría de modelos de auriculares del mercado, todo ello con el respaldo de una sección de DAC apabullante.

La ausencia de filtro digital, no “oversampling” y utilización de un reloj custom y anti-jitter mediante memoria tipo FIFO, ponen de manifiesto un diseño personal, con una gran elaboración que busca un sonido puro, lo menos digital posible.

En concreto esta unidad de pruebas venía con todo el pack, cable USB y Ethernet incluidos, que se venden aparte. Ambos con sus propios filtros implementados a mayores.

El soporte para archivos DSD (DoP) también es opcional, soportando hasta DSD64, a través de todas las entradas, no solo la USB.

Packaging y accesorios

Ante una pieza tan valiosa uno se espera una protección adecuada, y así es. El envío vino en una caja triple, perfectamente protegida entre abundante papel de burbuja.

A pesar de ser un DAC de muy alta gama el diseño se aleja de lo complejo, con un chasis de forma piramidal y fuente externa a juego, para no desentonar.

El frontal lo preside un pantalla LED, tras un fondo acristalado, dando una sensación minimalista y muy premium. Una vez apagado tan solo el logo de Totaldac llama la atención en color amarillo, por todo lo demás es un aparato realmente discreto y bonito a la vez.

Llama la atención que en la parte trasera existan entradas ya predeterminadas y sin uso, ya que como dije unas líneas más atrás, es una caja única para todos los modelos de esta marca. Quizás me hubiera gustado la eliminación de estas entradas/salidas prediseñadas, ciñéndose solo a lo funcional, y más teniendo en cuenta el alto precio de este modelo.

El mando de plástico es probablemente lo que menos gustará a los usuarios. Se trata de uno genérico adaptado, con controles a través de los números, que si bien vienen especificados correctamente en el manual, a la hora de la práctica uno se puede olvidar rápidamente a qué correspondía cada uno, y no resulta sencillo. Simplemente creo que no es propio de un producto de este nivel, y desentona bastante.  Un modelo en aluminio negro mate, simple y funcional hubiera acompañado muchísimo mejor al conjunto, dando otras sensaciones.

Si queréis vivir la experiencia “unboxing” más de cerca os animo a darle a ver el siguiente vídeo que realicé en su día:

Las entradas digitales están a cargo de una USB, coaxial, AES-EBU y óptica, así que no echamos nada en falta. Sin embargo es la entrada USB la que tendrá más protagonismo, sobre todo de cara a usarlo como servidor para escuchar los archivos almacenados en nuestro NAS.

La parte del server está llevada a cabo mediante un miniordenador con software que permite compatibilidad absoluta con Roon, una de las mejores maneras de aunar toda la música de la biblioteca y Tidal en un mismo lugar; es sin duda la aplicación más interesante que me he encontrado este año en el mundo audiófilo.

Este quizás es uno de los puntos claves en cualquier modelo inear. Sin un buen ajuste es casi misión imposible tener un buen sonido, sobre todo en cuanto a graves se refiere. Los Savant son unos IEM muy compactos y de dimensiones reducidas, algo que juega muy a favor del buen ajuste casi a la primera y de inmediato, una vez seleccionamos la tip adecuada. Posiblemente estemos ante unos de los modelos de IEM más cómodos y con mejor aislamiento del mercado, sin duda.

Como detalle curioso, tiene tanto salidas mediante XLR como RCA, ambas pudiendo funcionar de manera simultánea y con salidas no balanceadas.

Sonido

En ciertos aspectos no es tarea fácil describir el sonido de un DAC. En general el mejor DAC es el que no se nota que está ahí, y consigue la máxima unión entre el oyente y la música, manteniendo lejos la idea de que estamos escuchando música de una manera digital. Y eso es lo que precisamente hace este Totaldac Integral Headphone.

Sin lugar a dudas hay dos aspectos, más bien dos puntos clave, que hacen este DAC muy especial. La naturalidad del sonido y su tremenda escena; no solo por amplitud, si no por la capacidad que tiene de hacer partícipe total al oyente, con una capacidad inmersiva excelsa.

Esto es precisamente lo que desde primeras escuchas provocó que me centrara más en mis álbumes preferidos que en la presencia del DAC en sí. Sintiendo la necesidad de redescubrir una y otra vez mis canciones favoritas, e intentando escoger las mejores grabaciones para explorar los límites y la autoridad que proporciona este DAC, no en un sentido de contundencia en la pegada, más bien por el sonido pleno, llenando todo espacio.

El no “oversampling” induce a este DAC a una clara caída progresiva en el agudo, alguno lo puede llamar como algo recortado, pero mi sensación es más que es progresivo, con un decay equilibrado y el punto cálido justo como para que puedas pasarte horas escuchándolo sin presencia de fatiga alguna, incluso cuando los altavoces o auriculares tienen una ligera tendencia a las sibilancias o pequeñas estridencias.

Para compensar esta ausencia Vincent implementa un filtro FIR dedicado únicamente a las frecuencias altas, devolviendo así un poco de “vida” en los agudos. Por lo que el resultado es agradable y parece estar calibrado a conciencia en este aspecto. Si dijera que este DAC no tiene el agudo más agradable y natural que me he encontrado hasta el momento estaría mintiendo.

Es innegable la tendencia hacia el sonido analógico que se puede observar en el mercado, no solo el amplificadores, si no también en muchos modelos de auriculares de altas prestaciones. Es algo que por naturaleza tiende a gustar más a todo tipo de público, una apuesta más segura. El hecho de combinar este sonido analógico con altas cotas de detalle, precisión y refinamiento es lo que más llama la atención de este Totaldac.

El grave es muy fluido, un tanto suave en pegada, y no parece exagerar ninguna nota. Se centra en clavar el timbre y aportar una profundidad con su decay, que invita al disfrute. Si bien no tiene ningún problema de rapidez en cuanto cambiamos a géneros más movidos, es con jazz, clásica y música acústica donde más he podido apreciar sus cualidades, en parte porque dentro de estos géneros es donde mejores son las masterizaciones. Opta por el realismo, más que por impresionar al oyente, dejando que la música simplemente fluya.

Aunque todos mis análisis se centren más bien en el mundo del auricular, admito que disfruto y mucho de mis equipos de cajas. Aquí es donde verdaderamente se puede ver la capacidad del Totaldac, no es que la salida de auriculares no sea bueno, que lo es. El por qué está más bien justificado en que la representación de escena que puede proporcionar necesita de una sala y unos altavoces para captarse en su totalidad, y por lo tanto para disfrutarlo.

Durante mis escuchas con varios amigos una de las frases que repetíamos a veces es “este DAC necesita sala”. Pide sala para jugar con su efecto envolvente, y si la caja lo permite y acompaña con calidad suficiente, para hacer patente la profundidad y cuerpo que consigue. Simplemente espectacular. Creo que es un DAC al que toda persona, ya sea audiófila o simplemente amante de la música, debería escuchar al menos una vez si tiene la grata oportunidad.

En consonancia con la escena y su profundidad, los medios de este Totaldac son ricos en detalles, presentes y con mucho aire. No se muestran muy adelantados con respecto al resto de gama de frecuencias, ya que eso en parte perjudicaría a la gran escena y tridimensionalidad de este DAC, pero sí consiguen el protagonismo por el perfecto timbre y naturalidad de nuevo. Es un sonido que tiene un alto grado de coherencia y conexión, donde no parece haber ningún salto ni énfasis que reste credibilidad.

El amplificador de auriculares

Como buen todo en uno el TotalDac integral incluye una salida de auriculares, situada en el panel trasero, más que competente. Si bien no está al nivel de amplificadores estacionarios dedicados, como el PassLabs HPA-1 que ahora mismo tengo en el banco de pruebas, sí conserva todas las características propias de la sección del DAC.

Es en este punto donde encuentro la mayor ventaja, ya que uno es capaz de disfrutar de esa gran escena, tridimensionalidad y profundidad a través de unos auriculares, aunque no en la misma medida que mi equipo de cajas formado por unas Pulsar M6 y una etapa de Clones Audio.

A pesar de no contar con un mando de volumen físico, todo se controla mediante el volumen digital del mando, la utilización se vuelve muy amigable, ya que al contar con muchos pasos uno puede ajustar perfectamente el SPL deseado.

Los 3Vrms permiten mover mis HD800S sin mayor problema, si bien he encontrado que hay que utilizar bastante el último tercio del volumen disponible, siendo la primera parte del recorrido muy escalada y quizás demasiado progresiva para auriculares de estas características. Con modelos menos exigentes uno puede tener un volumen de escucha adecuado a medio recorrido o un poco más.

Con todo esto sería justo decir que el Totaldac Integral Headphone, es primero un DAC extraordinario al que se le ha añadido una salida de auriculares bastante competente, pero que no está al nivel de la decodificación digital-analógica que proporciona, algo que por otro lado se antoja complicado.

Conclusiones

Y con todo lo añadido llegamos al final de este análisis. En el que reconozco me he tomado un tiempo largo de pruebas, escuchando una y otra vez mi música favorita.

Retomando todo creo que este modelo ha marcado un antes y un después en mi manera de ver el mundo de los DAC, alcanzando cotas de naturalidad que hasta ahora no había podido probar más que en un plato equilibrado con un buen vinilo.

Creo que este modelo es el perfecto para animar a todos los amantes del vinilo con bolsillos más capaces a explorar e incluso cambiar su forma de escuchar la música. Estoy convencido de que muchos de ellos no volverán atrás.

Gracias a todos y hasta la próxima review, más pronto que tarde,

Yago.

Comparte:
Compartir:
Yago
Autor Yago
Lo reconozco, me encantan los auriculares...