¿Dónde comprarlo?

Xtenik Audio | tienda online: 225€

Xduuo es de esas compañías asiáticas emergentes, que en relativamente poco tiempo ha conseguido bastante, y sobre todo escucha un «feedback» continuo de los usuarios.

Como resultado de ello sigue en su línea de creación de productos muy completos, apetecibles, y sobre todo con un precio asequible.

Hoy me ocupa el Xduoo XD-10 Poke, uno de esos «todo en uno» portátiles a batería, que hace función de USB-DAC con una interesante parte de amplificación.

Lo podréis adquirir con la opción de pago por PayPal en la tienda online de Xtenik Audio, con la que ya he colaborado en anteriores ocasiones, con la ventaja de tener envío gratuito a nivel mundial.

El «unboxing» y presentación

En muchas otras reviews de USB-DAC provenientes de tierras asiáticas este apartado de la presentación y embalaje la pasaría más de largo, no por deseo propio, sino más bien por lo espartano de la caja en la que suelen llegar muchos otros productos de la competencia. Afortunadamente no es el caso del Poke, el cual tiene una caja cuanto menos llamativa además de colorida.

La idea base es la de imitar a un libro, y desde fuera confieso que consigue dar el pego.

Una vez abierta la tapa dura externa, encontramos una especie de portada, que deja lugar a la presentación del pequeño Poke. Colorido por doquier, algo que transmite el dinamismo para el que está pensado este producto. Pudiendo ser el perfecto primer acercamiento al mundo audiófilo para un usuario de calle, que quiere dar el siguiente paso a escuchar música directamente desde su móvil, o el viejo iPod nano que tiene por casa desde hace 9 años.

El Poke de Xduoo viene además, con todo lo necesario para disfrutar de su versatilidad. Cables USB OTG para Android, el apropiado para los iPhone y para sorpresa uno dedicado sólo para los Walkman de Sony; y es que ha sido pensado un poco para trabajar en modo sándwich con la serie A de la marca japonesa.

El diseño

Las fotos pueden llevar un poco a engaño, y no reflejar lo compacto que es el Poke, una ventaja muy grande de cara a llevarlo encima. Me ha recordado mucho a las dimensiones del antiguo iPhone 4, a lo que en su día llamábamos smartphone con buena pantalla, pero que en el mercado actual parece hasta diminuto.

Con unas dimensiones de 101mm x 55mm x 16mm es perfecto para llevarlo en cualquier bolsillo, incluso el de la camisa. Tenéis la opción de adquirirlo en varios colores, entre ellos un azul bastante vistoso, pero en concreto esta unidad es la negra, en la que sólo rompen la discreción las letras con un toque a cómic.

Este pequeño y compacto bloque guarda a pesar de su tamaño interesantes funciones para el aficionado. Todo ello acompañado de botonera física, sin más innovaciones, que al fin y al cabo se agradecen, en un mundo en el que las bolas de colores, o los botones táctiles pueden llevar al despiste en el uso del día a día.

En uno de los laterales encontramos el botón de apagado/encendido, el dedicado a intercalar entrada digital USB/analógica, potenciador de grave y por último el interruptor de ganancia.

Todos ellos claramente nombrados, y fáciles de operar incluso cuando tenemos al Poke dentro del bolsillo; todo un gusto.

En la parte posterior del Poke encontramos la USB tipo A macho incrustada en el propio chasis, idéntica a la de los productos de iFi. Esto puede gustar más o menos; particularmente lo encuentro algo menos acertado, y obliga al uso de los cables específicamente diseñados para ello.

Además de la entrada USB existe una entrada auxiliar analógica con puerto de 3,5mm, mediante la cual obtenemos un «line out» o la opción de usarlo sólo como amplificador, con una señal externa. Esta dualidad no es muy común, y resulta muy práctica, haciendo que el Poke se adapte a muchos entornos de escucha, incluso, dado el caso, a un equipo estacionario.

Para la visualización del volumen, así como funciones básica tenemos una discreta pero útil pantalla monocolor OLED de 0,91″. Elección acertada ya que en un aparato así de portátil no necesitamos más que lo justo.

En ella podemos observar el nivel de batería, la tasa de muestreo del archivo que se está reproduciendo en ese momento, el nivel de volumen, filtro digital elegido, y ganancia (baja o alta) seleccionada. Como os decía antes ¿para qué queremos más?

De igual manera debo indicar que no sólo es complicado de capturarla en foto; también en días de mucha luz o claridad cuando estamos en exteriores se echa en falta algo de brillo, lo que facilitaría la lectura. En interiores no existe problema alguno.

Especificaciones
  • DAC: AKM AK4490
  • Potencia de salida: 250mW + 250mW @ 32ohm
  • SNR: 112dB @ 1kHz (Line out)
  • Tasa de muestreo soportada: 32bit 384kHz
  • Respuesta en frecuencia: 20Hz – 20kHz (+/- 0.5dB)
  • Ganancia: 0dB / +6dB
  • Distorsión: 0.0025% @ 1kHz (Headphone amp)
  • Entradas: USB-A Analógica 3,5mm
  • Salidas: Jack de auriculares 3,5mm / Line out 3,5mm
  • Tiempo de carga: ≤ 3 h (cargador rápido 1A) ≤6 h (cargador de 500 mAh)
  • Autonomía: USB: >= 8h Entrada analógica 3,5mm : >= 20h
  • Dimensiones: 101mm x 55mm x 16mm
  • Peso: 130g

Sonido

Así de primeras y viendo lo compacto del chasis, el Poke de Xduoo invita a usarlo con iems; entre los que por suerte no voy falto en el banco de pruebas.

De todas formas y gracias a su generosa potencia de salida (250mW por canal con auriculares de 32 Ohm) no tendréis problemas en mover un buen abanico de modelos, incluso orejeros abiertos y cerrados con pretensiones portátiles, y sensibilidad a partir de los 100dB.

El uso del Poke es de lo más sencillo que os podéis encontrar, con un buen grado de funciones que consiguen sacarse por simple intuición.

Trabajando en modo asíncrono es prácticamente de «plug & play«, gracias al software XMOS bien sea conectado por USB al PC o a un smartphone; soportando tanto dispositivos iOS como Android.

Es capaz de leer DSD256 de manera nativa, por hardware, gracias al chip DAC AK4490 de 32bit.

Hay muy pocos modelos de DAC/Amp portátiles que haya probado con tan bajo ruido de fondo como este Poke, incluyendo en el saco incluso a rivales de mucho más precio. Es quizás el aspecto más llamativo en primeras escuchas, la limpieza del sonido, junto con el absoluto silencio de fondo, incluso con inear de alta sensibilidad. Poniéndolo en estos términos a la par con el famoso Chord Mojo, sin despeinarse.

Esto se agradece mucho cuando centramos nuestras escuchas a inear o custom, y más en un mercado donde las tecnologías híbridas están al orden del día, quizás más propensas a mostrar ese hiss de fondo con facilidad.

El OPA1662 de Texas Instruments es un operacional de calidad y extendido uso. Su filtro de paso bajo es en parte culpable también del silencio de fondo apreciado en cada escucha.

La respuesta del Poke es muy lineal, con un gran nivel de transparencia y detalle, que saca a relucir las cualidades de los iems de gamas altas; y es que a pesar de ser un producto con un precio comedido, su rendimiento está por encima de lo que marca su etiqueta.

Las diferencias entre los distintos filtros digitales disponibles son muy discretas, y dependiendo del iem o auricular utilizado, estas son casi imperceptibles.

El Poke brilla frente a otros productos de Xduoo, como el  xDuoo XD-05, contra el que se muestra mucho más delicado y refinado en sonido, con un grave bastante más definido y una sensación de amplitud y claridad general muy superior.

De hecho lo encuentro como una perfecta alternativa para alguien que busque algo como un iFi xDSD, pero no tenga la posibilidad de realizar dicho desembolso.

Para fortuna de nosotros, los usuarios, estos tipos de DAC/Ampli consiguen el rendimiento equivalente a un DAP de gama-media alta, todo ello por menos dinero.

De esta manera en un mano a mano con un Astell&Kern SR15 (599€ en oferta), llegan a ponerlo en aprietos, en cuanto a sensación de macro-detalle y por supuesto en el plano de la potencia de salida.

El no contar con una gran pantalla, ni sistema operativo, permite reducir costes y volcar los esfuerzos en la alimentación y una amplificación solvente. Una perfecta compañía para nuestro smartphone o portátil, en un tamaño muy portátil.

El potenciador de graves tiene un efecto que se nota de manera instantánea. Si bien no creo que esté tan bien implementado como el XBass+ de iFi Audio, no se queda demasiado lejos; quizás centre su aumento más en el medio-grave, pero tampoco es tan acentuado como para invadir en exceso la zona media.

Sí es cierto que las voces pierden una ligera claridad cuando lo tenemos activado, no obstante es perfectamente comprensible y nos puede aportar ese plus necesario que agradecen los géneros musicales más cañeros.

Los pasos de volumen digitales están perfectamente escalonados, y son una auténtica delicia para el usuario de iems, con un ajuste muy fino para encontrar el nivel requerido por cualquiera.

Con auriculares orejeros y manteniendo el interruptor en modo de ganancia baja, realmente es a partir de los 50 pasos cuando los mueve con soltura. Siendo este motivo de bastantes consultas que me llegan de manera privada, al respecto lo cual debo decir que es preferible utilizar un 75% del volumen disponible en ganancia baja, a utilizar el 45 o 50% en alta, por temas de menores niveles de distorsión.

El oído puede resultar engañoso, y no siempre «más fuerte» o «más alto» es mejor. Lo ideal es educarlos por el camino adecuado, a la larga lo agradecerán.

Conclusiones

El Poke de Xduoo es uno de los DAC/Amplificador portátiles más versátiles del mercado, y desde luego una opción estrella en su gama de precios.

Es de esos aparatos en los cuales quizás no te haces altas expectativas, pero acaban sorprendiéndote para bien. Se nota que es un producto pulido y bien pensado. Con un rendimiento apropiado incluso para usuarios de iems de altos vuelos, los cuales consigue abordar con una delicadeza de matrícula.

Bravo por Xduoo.

*Equipo utilizado para la valoración:  AAW AH500 custom iem, IMR R2 Aten, ATH ADX5000, Vision Ears VE6 X-custom.

Compartir:
Yago
Autor Yago
Lo reconozco, me encantan los auriculares...