Por Yago,

Lotoo es la gama de productos de consumo de la compañía Infomedia, la marca más reconocida y extendida dentro del sector audiovisual en toda China y Asia. Presumen además de ser la primera en sacarr una grabadora digital portátil.

Quizás en occidente no sea tan popular, no obstante y por hacer un apunte que re͢eja su incuestionable calidad y seriedad como marca Infomedia es ODM de la prestigiosa marca Suiza Nagra. A diferencia de las empresa OEM, las ODM tienen una gran importancia en el desarrollo del producto, aparte de la propia construcción con los estándares de calidad exigidos, que en el caso de Nagra son muy altos. De hecho el chasis del Lotoo PAW Gold, DAP ͢agship de la marca, guarda un inevitable parecido con varios modelos de grabadoras digitales portátiles de Nagra como la SD 2, ya que comparten bastantes elementos en la construcción y reparto de la botonera física.
Chinos y Coreanos llevan ahora la batuta de los DAP audiófilos, provocando una gran competencia entre ellos, lo que no hace otra cosa que ofrecernos más y mejores productos cada vez.
Al tratarse de una gran compañía los recursos de I + D son destacables y viendo el creciente sector del audio portátil han querido desarrollar un DAP que se presente como un producto a batir y con los máximos estándares de calidad como premisa.
Para ello no han escatimado en recursos, y gran parte de esto se ve re͢ejado en los 2,000 USD de precio de venta.

http://www.lotoo.cn/pro/pro2/PAW_GOLD/

La caja y los accesorios

En ocasiones no me paro demasiado en este punto, pero el caso del Lotoo PAW Gold creo merece especial mención. Cuando una desembolsa una cantidad importante en un producto quiere ver esto re͢ejado en la presentación también, y en esto Lotoo no defrauda. El DAP viene en el interior de una caja muy sólida con varios “pisos” y una singular manera de abrirse en forma de abanico por el cual vamos accediendo a los distintos compartimentos que en un principio parecen ocultos.

Aparte del reproductor perfectamente presentado y centrado en el primer nivel, la compañía incluye una funda de alta calidad de tipo terciopelo, con las insignias de la marca grabadas, que se desmarca con respecto a las típicas de silicona que vienen con otros DAP, algo que desentonaría en el nivel de este reproductor sin duda.

La carga solo se puede realizar a través del transformador de red específico proporcionado por la marca, que trabaja a 12 V/ 1 A para poder recargar la gran batería de 6.000 mhA; suficientes para unas 11 horas de autonomía que en la práctica no sólo las he podido corroborar si no que he obtenido hasta 12,5 h. No dispone de memoria interna, a cambio se ofrece soporte para tarjetas SDHC y SDXC de hasta 2 TB, y se incluye un cable USB 3.0 para la rápida transferencia de archivos. Esta es la primera vez que veo la implementación del USB 3.0 en un DAP y sin duda un gran punto a favor para velocidades de hasta 90 MB/s.

Construcción y manejo

Como si de un esculpido en un bloque de aluminio se tratara en Lotoo PAW Gol se siente en la mano como un DAP casi indestructible. Se trata de aluminio en grado aeronaútico de la más alta calidad disponible, perfectamente ensamblado e integrado con el resto de la botonera. En ella no encontramos apenas elementos plásticos. Tanto botón central de manejo como el control rotatorio del volumen son piezas metálicas recubiertas de un baño de oro en 24 k, sí habéis leido bien.

Las dimensiones son de 60 x 104 x 25.4 mm y una vez en la mano el reproductor es bastante más manejable y compacto de lo que pueda parecer en las fotos, de hecho y tras más de un mes de uso casi diario me parece uno de los DAP con mejor y más cómodo manejo que he probado.

La interfaz es simple pero está realmente pulida y responde rápido incluso con archivos de mucho peso, como el DSD que es soportado de manera nativa (sin conversión a PCM posterior) El intervalo de apagado/encendido es muy breve también algo que es de valorar.

La pantalla OLED está recubierta con cristal de Zafiro, y no se pueden visualizar las carátulas de los álbumes. A cambio durante el modo de reproducción se puede observar de fondo un vúmetro digital de ambos canales, que resulta cuanto menos curioso y parece que responde de manera fiel.

Lotoo plantea otra visualización distinta a la que ofrece por ejemplo Astell&Kern, creando una interfaz de usuario rápida simple e intuitiva, centrando casi toda la alimentación de la batería en el audio, sin grandes pantallas con altas resoluciones que puedan mermar la calidad de sonido.

Conectividad y especificaciones

Quizás es en este aspecto donde el Lotoo acuse más la falta de entradas y salidas digitales, que con respecto a sus rivales puede suponerle una ligera desventaja. No obstante esta no lo es para mí, ya que la calidad proporcionada por el DAC y a través de la salida en línea es ya tan alta que no siento la necesidad de utilizar una fuente externa para convertir la señal digital, pero esto también es cuestión de las preferencias personales.

Hay un interruptor de ganancia disponible para aquel que quiera utilizarlo, aunque ya desde la posición de baja ganancia los 0,5 W a 32 Ohm son más que suficientes para mover muchos auriculares orejeros. Cabe destacar que en ambas posiciones (alta y baja) el silencio de fondo es casi sepulcral, incluso con los IEM más sensibles.

Para el chip DAC la marca se decanta por el PCM1792 de Texas Instruments que junto con su magnífica implementación llega hasta los 121 dB de rango dinámico a través de la salida de auriculares. En la parte de amplificación destaca el operacional LME49600 que consigue entregar mucha potencia y unos niveles de distorsión incluso difíciles de medir.

Sonido

En primer lugar indicar que para apreciar características he procurado usar toda la colección de auriculares que tenía en el momento por casa, esto incluye los Sennheiser HD800 y HD600 en orejeros, Vision Ears VE6 X- Control, Cosmic Ears (reshell UE Triple.Fi 10) , Noble 6, Dunu DN2000 y todos los modelos In-Ear con driver dinámico de Chord&Major.

La definición de neutralidad cobra un nuevo sentido con el Lotoo PAW Gold, en este aspecto lo es incluso más que el Ibasso DX90, al lado del cual se muestra con menos pegada pero con un nivel de detalle, escena y extensión en agudos en un nivel muy superior. Este es sin duda alguna el mejor reproductor portátil que ha pasado por mis manos y parece muy difícil de superar.
Es el primer DAP con el que puedo escuchar de manera satisfactoria los Sennheiser HD800, en términos de dinámica y amplitud de escena ambos forman una gran pareja, con un perfil que de alguna manera resulta similar.
Como la propia Lotoo menciona en la presentación facilitada a la prensa especializada, con el PAW Gold no buscan un producto que rompa en estética o llame la atención por una visual interfaz de usuario; las prioridades son otras y sin dejar de contar con una excelente velocidad de respuesta y actualización de la nueva música introducida, la calidad de audio está por encima de todo, y en este aspecto han conseguido un DAP referente.

En consecuente es capaz de sacar lo mejor y lo peor de cada auricular y grabación, siendo en este último apartado el más exigente de los DAP de los que he podido probar hasta la fecha. No obstante no es algo que nos deba preocupar en exceso, con un simple mp3 a 320 Kbps si parte de una buena masterización ya se pueden apreciar las bondades de este DAP.
El reproductor no sufre lentitud aparente alguna cuando reproduce archivos DSD de gran peso, siendo esto reflejo de la correcta puesta a punto, de hecho con este formato es cuando el Lotoo realmente saca a relucir todo lo que tiene. Es un producto muy afinado y perfeccionado en todos los sentidos, al que exceptuando el alto precio y el peso (que va ligado a la excelente construcción) no he sido capaz de encontrarle mayores defectos.

Durante mis pruebas y a pesar de contar con una alta potencia he encontrado el mejor emparejamiento con In-Ear/ Custom del tipo “Balanced Armature” y también con los del tipo híbrido como los Dunu DN-2000. El control y silencio de fondo que se obtiene con estos conjuntos es simplemente brillante, mano a mano con un reproductor de buen rendimiento del tipo Ibasso DX90 el Lotoo PAW Gold suena más amplio, refinado y dinámico en todos los aspectos, ofreciendo varios pasos más en extensión de agudos, todo bajo un absoluto control de estridencias y sibilancias.
Tiene una capacidad innata para resolver pasajes complicados sin dificultad alguna, y parece encontrarse mucho más cómodo reproduciendo música con gran número de instrumentos con exigencias dinámicas altas que otro cualquier DAP que haya escuchado hasta el momento.

Esto alegrará a los amantes de la música clásica; con el Lotoo PAW Gold y los Vision Ear VE6-X Control consigo un sonido de tal calidad que me hace olvidar los Sennheiser HD800 conectados al ampli estacionario. Pudiendo llevar el auténtico sonido “de estudio” en la palma de la mano.

Por orientar un poco mejor el perfil de este reproductor lo situaría en un término intermedio en cuanto a nivel de “pegada” entre el FiiO X5 y el Ibasso DX90, aunque obviamente el PAW Gold juega en una liga muy superior, como también lo es el precio. La recreación espacial, separación instrumental y sensación de aire está al nivel de la que pueden ofrecer conjuntos de DAC + ampli estacionarios de ya un cierto nivel.

Este perfil neutral de base parece un buen punto de comienzo para todas las posibilidades de ecualización paramétrica y perfiles predeterminados, de hecho me ha llamado la atención que alguna de estas configuraciones ya estaban adecuadas a auriculares como los AKG K701.

Este tratamiento digital del sonido se lleva a cabo gracias al procesador dedicado “Blackfin 514 DSP” de Analog Devices, este modelo cuenta con su propia memoria RAM lo que garantiza la rapidez en la ejecución y evita interferencias en la señal de salida, ofreciendo así una ecualización más “limpia” y pura.
Colocando el interruptor en alta ganancia y seleccionando la ecualización “sweet” predeterminada existe un mayor cuerpo en la zona del grave y unos agudos más suaves, dulces y cálidos, características que combinan de excelente manera con los Sennheiser HD800. Como mencionaba al comienzo este es el primer DAP con el que realmente puedo escuchar y disfrutar de estos auriculares, algo que me ha sorprendido gratamente ya que se trata de uno de los modelos dinámicos más exigentes del mercado en cuanto a amplificación se refiere.

Conclusiones

El sector audiófilo portátil no para de crecer, cada vez más y más modelos venidos de Asia irrumpen en el mercado con especificaciones que nada tienen que envidiar a equipos de escritorio. No obstante casi todos estos productos suelen tener un punto flaco, bien sea batería, construcción o interfaz sobre todo.
El Lotoo PAW Gold es el primer DAP de alto nivel que consigue un excelente equilibrio en todos los puntos que un reproductor debe ofrecer, sin fallar en ninguno de ellos; aparte de esto ha conseguido alzarse con el primer puesto siendo el DAP con mejor sonido que he escuchado hasta la fecha y por un buen margen.

Tiene un precio alto pero la calidad en este caso está sin duda justificada en él, así como la estupenda función de previo que puede realizar conectado a un equipo de cajas de varios miles. Así que si os lo podéis permitir me parece un reproductor perfectamente definitivo, y con su construcción está hecho para durar años.

Bravo por Lotoo.

 

Gracias a todos por vuestra lectura, nos vemos en la próxima review, más pronto que tarde,

Yago.

Puntuaciones

Sonido 98Ptos
Diseño y construcción 93Ptos
Precio-Calidad 94Ptos
TOTAL 95Ptos
Compartir:
Yago
Autor Yago
Lo reconozco, me encantan los auriculares...