Por Yago,

El audio personal, ese creciente y efusivo mercado en estos últimos años no para de traernos nuevos y variados modelos, para ponernos la elección más difícil si cabe.

Desde Corea del Sur llega el Opus#1, el primer DAP de esta compañía, con innegable parecido e inspiración en otra conocida y exitosa marca, también de tierras coreanas.

Recientemente han abierto una nueva y mejorada web, a la que merece la pena una visita. También podréis encontrar en ella el Opus#11, un fino ampli/DAC orientado sobre todo para el uso con smatphones:

http://www.audio-opus.com/

El nombre de este modelo es bastante original, al menos por el asterisco en medio, es la primera vez veo algo así. No obstante quizás su apariencia no lo sea tanto, y tenga un claro parecido al AK240 de Astell & Kern.

Esto no es algo de lo que la Audio-Opus reniegue, de hecho ellos mismos confiesan que fue uno de los principales modelos en los que se inspiraron para la creación del Opus#1. No solo en cuanto a diseño, también en cuanto a arquitectura interna, usando el mismo doble Cirrus Logic CS4398 como chip DAC.

Puede que alguno tras escuchar los 599 dólares de precio oficial se lleve las manos a la cabeza sabiendo que su cuerpo es de plástico ABS, pero particularmente no lo veo así. De hecho esto ayuda a que a pesar de ser un producto de dimensiones generosas se sienta muy ligero en la mano, además la pintura especial vaporizada con micropartículas metálicas da un efecto muy conseguido. Desde una cierta distancia es complicado adivinar que se trata de un buen plástico en lugar de aluminio u otro metal. No obstante hay una versión de duraluminio planificada, y si tuviera que jugármela diría que saldrá después del verano.

Packaging y diseño

La indudable inspiración en Astell & Kern acompaña también al “packaging”, si habéis visto mi vídeo “unboxing” del AK320 os resultará familiar también. Si bien he de decir que la presentación es casi perfecta, clásica y con un aire premium que se agradece.

Uno de los puntos que más me gusta es que los protectores de pantalla, y también el trasero, vengan ya perfectamente preinstalados de fábrica, así que olvidaos de la lucha con las pequeñas burbujas de aire. El manual de instrucciones y un cable USB completan los accesorios de serie, no obstante en esta unidad también se cuenta con una funda de cuero, que se tendrá que comprar por separado, rondando los 35 euros al cambio.

A pesar de no contar con el cuerpo metálico ni esa sensación de frío en la mano por el contacto directo, no nos engañemos, sigue resultando un producto premium. En parte gracias al perfecto ensamblado y a la incorporación del cristal templado en acabado negro piano para la parte trasera, sin duda este es el punto que aporta la seña distintiva al Opus#1.

La disposición de la botonera es muy intuitiva, en uno de los laterales tenemos los botones de play/pause y anterior/siguiente canción, reservándose el control del volumen para el otro costado. Buen detalle el bajo perfil y sólido click que tienen todos los botones. A diferencia de los reproductores de Astell & Kern el nivel de volumen solo se puede controlar mediante la botonera y no responde a las acciones táctiles en este apartado.

Bienvenida y de gran ayuda es la doble ranura para tarjeta micro-SD, que sumados a los 32gb de memoria interna dan una capacidad máxima de 432 gb, que se antojan más que suficientes incluso para una parte de la biblioteca en formato DSD, archivos que es capaz de leer pero mediante conversión a PCM, no de manera nativa.

La gran capacidad es uno de los puntos básicos en un reproductor que no tiene posibilidad de streaming mediante Wifi, ya que el Opus#1 ni siquiera cuenta con conexiones inalámbricas. Según la propia marca, para mantener alejada cualquier tipo de interferencia.

Los fans del balanceado estáis de enhorabuena, una conexión de 2,5mm se sitúa justo al lado de la de 3,5mm, para que podáis hacer uso a vuestro gusto. Las impedancias de salida son de 2 y 1 Ohm respectivamente…¿Os recuerdan a algo?

Especificaciones (web fabricante):

  • 24bit / 192kHz High Resolution Sound
  • 32bit processor core
  • Cirrus Logic CS4398 x 2EA Dual DAC
  • ARM Cortex-A9 1.4GHz, Quad-Core CPU DDR3 1GB
  • SNR 115dB, THD+N 0.0007%, Crosstalk – 130dB, Output 2Vmrs
  • Low-clock-jitter sensitivity: 50ps(Typ)
  • 4inch TFT Wide Touch Display (480 x 800)
  • WAV, FLAC, ALAC, AIFF, DSD, WMA,
  • MP3, OGG, APE(Normal, High, Fast)
  • Internal Memory 32GB
  • External Micro SD Card Memory 200GB x 2EA
  • Enhanced ABS Solid Body and Tempered Glass
  • Ultra Power Saving Mode
  • Size: 72mm(W) * 112mm(H) * 18mm(D)

Interfaz

Bajo una capa personalizada y muy focalizada a la reproducción de audio pero basada en Android, la interfaz del Opus#1 es muy limpia, vistosa y funcional. De hecho en este tipo de interfaces en pantallas grandes es después de Astell & Kern la que más me ha gustado, por encima incluso del FiiO X7, a la que encuentro un poco cargada y quizás demasiado similar a la experiencia que podemos tener en cualquier móvil Android que se precie.

Es extremadamente fácil navegar por carpetas, a lo que estoy más acostumbrado, y también activar/desactivar la salida balanceada así como la ecualización que hayamos predefinido.

Si prefieres navegar por artistas, álbumes o géneros también puedes hacerlo sin problema, al gusto del consumidor.

A destacar la fluidez de la misma, a pesar de estar basada en Android aprecio una gran rapidez y respuesta a cada una de las órdenes.

A la hora de conectar este DAP a un DAC u otro sistema estacionario, la salida óptica está incluida en el jack de 3,5mm, que tiene función doble como los reproductores de Astell & Kern. Esto me ha permitido disfrutar del Chord Mojo igualmente con este reproductor.

La batería oscila entre unas 9 y 10 horas de duración, aunque más bien se queda en las 9 en cuanto escuchamos a un nivel moderado/alto. No existe la opción de carga rápida, algo que por otra parte es difícil de encontrar en un reproductor dedicado, y necesita unas 4 horas para cargarse por completo desde el 0 al 100%.

Sonido

Durante el tiempo de prueba he podido enchufarle al Opus#1 prácticamente de todo, lo suficiente como para darme cuenta de que se trata de un reproductor bastante polivalente y con un sonido que rinde por encima de su precio.

El innegable parecido estético con los Astell & Kern se traslada de igual manera al apartado sonoro, con un perfil amplio y que hace hincapié en una gran y amplia escena sonora, con una sensación de aire y separación de casi sobresaliente, y más si tenemos en cuenta el precio en el que se mueve.

En una primera escucha y comparándolo mano a mano con DAPs de mayor calibre como el Lotoo PAW Gold puede dar la sensación de que carece de la suficiente autoridad en el grave, ya que se centra más en ofrecer claridad y detalle en las frecuencias medias y agudas, dejando un grave muy limpio pero que no tiene tanto peso y “textura” como el de competidores de altos vuelos. No obstante y juzgándolo en comparación con rivales de su misma gama de precios hace un trabajo intachable con casi todo tipo de auriculares.

El fondo con IEM, hasta con los más sensibles, está prácticamente libre de hiss alguno, aunque no llega a los niveles de los Astell & Kern tope de gama como el AK320, o sin ir más lejos el Lotoo PAW Gold.

Muestra un equilibrio tonal extremadamente correcto, con un perfil que se sitúa en el punto intermedio justo entre lo cálido y lo analítico. El suficiente como para no añadir apenas coloración al sonido y tampoco resultar demasiado clínico o frío.

Es un reproductor bastante neutro que parece no edulcorar apenas el sonido que obtenemos con nuestros auriculares, siendo capaz de mostrar el perfil de cada uno de una manera más clara. Esto es algo que no encajará en todos los usuarios, y es algo que se deberá tener en cuenta, es un sonido que no resulta demasiado “excitante” ni marcado, que requiere de cierta atención y tiempo para poder apreciar todas sus virtudes, que no son pocas y más teniendo en cuenta el rango de precios. Sin duda si eres un “basshead” creo que este no es tu reproductor, ya que quizás puedas pensar que es demasiado correcto y un poco comedido en cuanto a “punch” y pegada del grave.

¿Qué nos ofrece a cambio de este perfil neutro? Sin duda un nivel resolutivo que es incluso capaz de eclipsar en este aspecto al AK240 de Astell&Kern, sobre todo utilizando ambas salidas de 3,5 mm, ya que mediante la salida balanceada las cosas se igualan más, dando un rendimiento muy a la par, lo que hace pensar que hablando puramente del aspecto sonoro el AK240 tiene las de perder debido a su precio de venta que directamente cuatriplica al Opus#1. No diré que es “el hermano pobre” ya que su rendimiento en cuanto a sonido me impide decirlo, pero el Opus#1 es una excelente opción para el que no pueda llegar a los precios de Astell&Kern pero no quiere renunciar a un perfil bastante similar y que en algunos aspectos como el nivel de detalle puede estar por encima incluso. Salvando eso sí la calidad de construcción e interfaz, puntos en los que el Opus no consigue igualar.

Gracias a un medio grave comedido y justo, los medios gozan de una gran claridad y transparencia, y esto es algo que se extiende hasta las frecuencias agudas. Con una gran sensación de fluidez y separación instrumental. Es un DAP que proyecta muy bien las voces e instrumentos manteniendo siempre un correcto timbre, posicionando de manera excelente los planos en 2D, si bien echo en falta un punto más de profundidad para lograr el perfecto efecto tridimensional en la música, tan complicado de conseguir de manera adecuada en sistemas portátiles, sobre todo si no se utilizan los auriculares y el equipo adecuado para ello.

Conclusiones

El Opus#1 es el primer DAP de esta nueva marca coreana, y vaya primer intento. Teniendo en cuenta tanto la rapidez y fluidez de la interfaz como su sonido , que como decía unas líneas más atrás compite con aparatos que lo superan el precio, me parece que es una carta de presentación difícil de superar y con muy pocos aspectos a criticar.

Algo que para ser la primera incursión en el mundo de los reproductores audiófilos por parte de esta compañía es todo un logro, y deja un gran sabor de boca para lo que está por llegar. Desde luego no puedo estar más expectante.

Gracias a todos y hasta la próxima review, más pronto que tarde,

Yago.

Puntuación

Diseño y construcción 84Ptos
Funciones y batería 80Ptos
Sonido 88Ptos
TOTAL 84Ptos
Comparte:
Compartir:
Yago
Autor Yago
Lo reconozco, me encantan los auriculares...