ATC Hifi fue fundada en el año 1997, y a lo largo de los años ha cosechado un gran éxito, reflejo del cual se convirtieron en 2010 como fabricante autorizado para accesorios lightning de Apple.

Basados en esta experiencia adquirida durante los años vuelcan todos sus conocimientos en el desarrollo de productos de audio específicos, colaborando con otras compañías de origen asiático de manera muy estrecha. Así es como de manera resumida ve la luz su gama de productos, que además de completa está situada en una franja de precios bastante asequibles:

http://www.atc-lifestyle.com/product-category/audio/?v=04c19fa1e772

Os puedo adelantar que tengo toda la gama de prueba, afortunadamente no falta ni uno. Pero hoy me ocupan tres modelos de los cinco. Se trata del dac/ampli HDA-P1, el DAP HDA-DP10 y el amplificador portátil en clase A HDA-P2.

Cada uno de ellos en su sector gozan de una muy buena relación calidad/precio, con un packaging cuidado y vistoso, repleto de todos los accesorios necesarios y más.

HDA-P1

Empecemos con este modelo HDA-P1, que seguramente os resultará muy parecido al Xduuo XD-05 ¿verdad?

Pues ciertamente no deja de ser el mismo modelo, con alguna pequeña variación y también con un nuevo nombre. Preguntándole directamente a la marca me comentaron que colaboran de manera muy cercana con algunas compañías chinas con las cuales pactan ciertos modelos. Así que este es un caso de ello.

No obstante viendo la buena acogida de este modelo bajo el nombre de la otra compañía es como una apuesta segura.

Se trata de un conjunto DAC/Ampli a baterías con mucha potencia, capaz de mover auriculares con ciertas exigencia sin mayor complicación. De hecho y tras probarlo concienzudamente creo que está diseñado precisamente para orejeros más que para iems.

Sus dimensiones son bastante compactas y destaca por su bajo perfil, algo que permite incluso llevarlo en el bolsillo de una chaqueta sin mucho problema. El chasis está realizado en aluminio y llaman la atención las rejillas de ventilación incorporadas, algo no tan usual en artículos de audio portátiles, y más bien reservado a amplificadores estacionarios. Pero esto es símbolo de la gran potencia que entrega este DAC/Ampli, nada más y nada menos que 500mW a 32 Ohm, igualando la cifra declarada en mi Lotoo Paw Gold.

El HDA-P1 es un producto muy versátil, y perfecto para aquellos que les guste “toquetear” y probar distintas ganancias y filtros, accesibles mediante la botonera frontal y lateral. Existen tres ganancias distintas: 3, 6 y 15dB (vs. 6, 9 y 15dB del Xduuo). De las cuales prácticamente no he llegado a utilizar la alta, ya que vuelve el recorrido del pote demasiado brusco, en cuanto al salto del volumen, así que me limité a usar la baja y media ganancia, que se adaptan a la mayor parte de auriculares que tengo por casa, menos algún caso concreto de iem, para los cuales incluso la ganancia baja me resultaba excesiva, como explicaré más en detalle en breves momentos.

Gracias a una pantalla OLED de 1″ que preside el frontal podremos ver la distinta información de entradas/salidas utilizadas así como los filtros seleccionados. El interruptor de potenciación de graves resulta útil y curioso de trastear, si bien soy de los que prefiere dejar al auricular poner la cantidad de graves, más bien que tirar de una ecualización al fin y al cabo.

En cuanto a entradas digitales podemos optar por la USB, óptica y coaxial. Como detalle extraño debo mencionar que la entrada USB se encuentra incrustada en el chasis, y es necesario usar un cable USB especial hembra que viene de serie para utilizarlo, así que esto nos complicará un poco el tema para encontrarle sustituto una vez nos de algún tipo de fallo.

Como pluses destacados es que lo podremos utilizar conectado directamente a nuestro smartphone, bien sea Apple o Android gracias a la función USB OTG. Además si ya tenemos un reproductor de alto nivel y solo lo queremos como amplificador también lleva la típica entrada auxiliar de 3,5mm, la cual hará uso solo del circuito analógico.

El ya más que común procesador de audio Cirrus Logic CS8422 así como un AKM AK4490 para la sección de DAC forman parte del corazón del HDA-P1. Mientras que para la amplificación se opta por un doble BUF634.

¿Y cómo suena? 

Pues nos encontramos ante un perfil potente, dinámico y que cae hacia el lado cálido en cuanto al grave, pero quizás con una cierta alteración de serie. Es decir, el sonido da la sensación de que de alguna manera ya está ecualizado aun sin tener ningún realce de graves activado. Esto resulta bastante excitante en primeras escuchas, y también sorprende por la capacidad que tiene para mover orejeros que incluso algunos amplis estacionarios se las veían para mover bien, como los AKG K701, o incluso los HD800S.

Buscando este perfil enérgico y divertido quizás han dejado un poco de lado el refinamiento para iems, de hecho utilizando los Oriveti New Primacy incluso en la ganancia mínima de 3dB el recorrido del pote del cual se podía hacer uso era tan mínimo que cualquier giro de rosca a mayores podría dejarte medio sordo. Siendo justos es cierto que este modelo es de los iems más sensibles y fáciles de mover que he tenido pero creo que un aparato con pretensiones portátiles debería quizás manejar de manera más delicada a los iems, que tanto abundan en estos tiempos.

Un reflejo de la intencionalidad para usarlo con orejeros es la salida de jack en 6,3mm. Y es por esto que procuré utilizar este tipo de auriculares, entre ellos los nuevos Meze 99 Neo (de los que pronto habrá review y vídeo unboxing), los AKG K701, Sennheiser HD800S etc.

Con todos ellos el rendimiento ha sido bueno, destacando el papel realizado con los AKG, para los cuales me parece una opción fantástica en su precio, ya que ayuda a dar más presencia a las voces y a incrementar la cantidad de grave. A estos auriculares le sienta muy bien una amplificación dinámica y con un extra de potencia.

Con los HD800S el resultado no es tan fino, quizás las voces tienen un poco de grano, comparadas directamente a cómo suenan enchufados a mi Lotoo Paw Gold, pero ciertamente estamos ante niveles distintos de precio, y por los 226€ que piden no se le puede exigir más.

Gracias a la baja impedancia de salida consigue hacer un buen desempeño con los Dunu DK-3001 que a pesar de declarar una alta sensibilidad no resultan tan sensibles en la práctica como los Oriveti New Primacy, y el control del volumen deja algo más de margen.

No obstante otra salida de 3,5mm y una ganancia de 0dB hubieran puesto la guinda a un pastel ya de por sí muy apetecible.

Conclusiones

Por toda la versatilidad que ofrece y su potencia, el ATC HIFI HDA-P1 es uno de los combos más completos y con mejores prestaciones hasta los 250€, no hay muchos rivales que den tanto por tan poco. Eso sí lo recomendaría sobre todo para aquellos que vayáis usar la mayor parte del tiempo auriculares orejeros. Para iems tiene demasiada potencia, y la entrada de 6,3mm quita facilidades para este estilo de auriculares.

HDA-DPA10

Continuando con las buenas cifras de potencia a bajo precio, seguimos con este DAP de reducidas dimensiones, práctico y asequible.

Se trata de un primo/hermano del xDuoo X10, con ligeras modificaciones estéticas, uno de los reproductores de gama media/baja con mejor relación calidad/precio, y con que mantiene la botonera física, algo que para estas gamas para mí es una ventaja, ya que en caso de incorporar sistemas táctiles estos no serían de la suficiente calidad en estos precios, así que mejor confiar en lo de siempre, que al final es lo más efectivo.

Algunos de sus puntos fuertes son la doble ranura para micro SD, gracias a la cual podremos elevar la capacidad de este DAP hasta los nada despreciables 256gb; su interruptor físico de ganancia, mucho más práctico que andar a buscarlo en el menú como hacen otros fabricantes, y también la combinación de potencia y duración de la batería, que supera las 9 horas sin dificultad si escuchamos a un volumen medio.

Especificaciones

Pantalla: 2″ con resolución 240 x 320
Potencia de salida: 240mW a 32 Ohm
THD+N: 0.0016%
S/N: > 112dB
Balance entre canales: 70dB
Voltaje de la salida de linea: 1.7 Vrms
Balance entre canales de la salida de linea: > 100dB
S/N salida de linea: 112B
Respuesta en frecuencia: 20Hz – 20kHz
Duración en reproucción: > 9h
Capacidad de batería: 2400 mAh
Tiempo de carga: < 4h
Chasis: Fabricado en aluminio
Tamaño: 53 x 107.5 x 16.5mm
Peso: 141g

 

Con una rueda central al más puro estilo Ipod Classic, que hará sacar una sonrisa a los nostálgicos, el HDA-P10 es muy sencillo e intuitivo de utilizar, y aparte de esto no he tenido ni un solo cuelgue durante mis pruebas, algo que no puedo decir de reproductores mucho más caros que han pasado por mis manos últimamente, léase el FiiO X5III, el cual me parece un producto sin acabar directamente…

Este no es un DAP de altas pretensiones, se enfoca más en lo práctico y en ofrecer disfrute musical en cualquier parte y sin esa parte de miedo que provoca el llevar contigo un DAP que supere los 1000 euros. Es por esto que lo veo perfecto para ir por la calle, correr o incluso como fuente musical para el coche, gracias a su buena salida en línea. En mi caso lo he utilizado en largos trayectos conectado a las entradas RCA auxiliares de la guantera de mi coche, obteniendo incluso en torno a 11 horas de duración de la batería de esta manera.

El control de volumen es digital, para asegurar un buen balance entre canales incluso a volúmenes muy sutiles, y cuenta con 100 pasos para afinar todo lo que queramos.

En el siguiente vídeo unboxing y a partir del minuto 3:22 podréis ver un pase por la sencilla interfaz de usuario de este reproductor para que os hagáis una idea.

Una de las primeras cosas que llama la atención en cuanto al sonido de este DAP es el silencio de fondo que consigue incluso con los iems más sensibles, manteniéndose en todo momento libre de hiss.

Hablando de su perfil me ha gustado incluso más que el del HDA-P1, quizás menos dinámico y expresivo, pero más fiel y correcto a mis oídos. Es un reproductor que casa bien con todo tipo de auriculares, y parece no colorear apenas la señal, algo de agradecer de cara a escuchas largas, dejando poner el resultado final a los auriculares.

El grave es seco y profundo y la separación estéreo es correcta, aunque quizás es donde tenga su punto mejorable. La escena es reducida en cuanto a amplitud, haciendo que la música suena más íntima y destaque también la profundidad. En líneas generales me parece un DAP con un sonido muy limpio y agradable, con un toque musical. De hecho lo escogería por encima del FiiO X3 II sin dudarlo, el cual me parece que tiene un sonido demasiado frío y falto de naturalidad. En esto último el HDA-DP10 consigue muy buena nota teniendo en cuenta la gama en la que nos movemos.

La diferencia entre la baja y alta ganancia es bastante notable, lo que me ha gustado es que no es un salto tan abrupto e incluso en la alta se pueden escuchar iem sin apenas ruido de fondo.

La potencia es más que suficiente para mover auriculares de impedancias medias, haciendo muy buena pareja con mis Denon AH-D7000 o los Meze 99 Neo, con los cuales su perfil ligeramente relajado en agudos hace que suenen muy agradables, y nada fatigantes.

Partiendo de una visión global del conjunto creo que este DAP ofrece un concepto algo “old school”, con mucha botonera física y un diseño simplista y con formas muy tradicionales. A cambio su sencilla experiencia de uso y su versatilidad con todo tipo de auriculares lo convierten por los 226€ en un buen candidato para plantarle cara a otras propuestas de FiiO. Es un reproductor perfecto para llevar en el bolsillo, despreocuparte y solo disfrutar de tu música.

Compartir:
Yago
Autor Yago
Lo reconozco, me encantan los auriculares...