Dunu fue sin duda una de las marcas pioneras en acercar los iems híbridos al mercado más mundano. Los DN-2000 supusieron el comienzo, y los DK-3001 que hoy me ocupan son además del nuevo flagship, un claro signo del nuevo camino que seguirán los modelos de Dunu que están por llegar.

El precio se eleva hasta unos 500 euros para el mercado europeo. Como carta de presentación, 4 drivers en arquitectura híbrida: 3 drivers BA para frecuencias medias y altas + un driver dinámico de titanio para las frecuencias graves.

¿Seguirán representando un buen valor como nos tiene acostumbrados la marca hasta ahora?

El “unboxing” y presentación

Hace poco que subí el vídeo “unboxing” al canal de Youtube de la web, y como muchos de vosotros seguro que lo habéis visto no me quiero extender demasiado en este punto; pero la cantidad de accesorios y extras que incluyen los Dunu DK-3001 son cuanto menos loables y que podrían servir de referencia a muchas otras compañías.

No solo encontramos lo justo y necesario, sino que más bien no se puede echar nada en falta. Como extra más destacado nombraría el cable balanceado que se incluye a mayores, y es que Dunu es consciente del continuo auge en cuanto a la implementación de salidas balanceadas en los DAPs, llegando ahora también a las gamas medias, así que si os hacéis con estos DK-3001 no tendréis que preocuparos en cables aftermarket.

Por lo demás hay de todo, bueno y variado. Pasando por la práctica funda rígida estilo Pelican, hasta el amplio surtido de tips, desde Comply hasta SpinFit. Un auténtico “festín” de accesorios.

En general tanto la presentación como todo lo que viene en el interior está sobradamente a la altura del precio, e incluso podría decir que por encima.

El diseño

Ya solo a simple vista se puede observar la total remodelación de estos nuevos DK-3001, sobre todo comparándolos con los DN-2000J. Con un cambio de dirección hacia una colocación más típica en lugar del tipo modelo “canalphone”, muy asociado a Dunu hasta la llegada de los DN-2002. Esto es una muestra de que es una marca que escucha a sus usuarios, persiguiendo ese extra de comodidad y aislamiento.

No es que personalmente tuviera problemas con el comfort de los DN-2000J, analizados aquí hace algún tiempo, pero sin lugar a dudas estas nuevas formas son un paso adelante en todos los sentidos.

Las líneas más redondeadas de las cápsulas se abren paso para acoplarse mejor a la concha de la oreja, sobresaliendo menos que los DN-2002, junto con una curvatura del codo en la conexión MMCX que facilita el paso del cable rodeando la oreja.

Los materiales siguen siendo en su mayor parte metálicos, costumbre ya de la marca china, pero se nota un gran plus de refinamiento y cuidado en los detalles, partiendo ya por el propio logo incrustado  dentro de un aro en relieve, y pasando por el empleo de acero inoxidable que garantiza una durabilidad de años y años.

No es que sea especialmente remarcable obtener este nivel de calidad de construcción por la franja de precios en la que se mueven estos iems, de en torno a 450/500€, pero sí es de agradecer ya que siguen siendo numerosas las compañías que se decantan por el empleo de plástico, favoreciendo un menor peso. Yo soy de los que soy capaz de perdonar un mayor peso a costa de unos materiales más premium, sobre todo si hablamos de un desembolso de este calibre.

Llama la atención la robustez y el volumen donde se aloja el conector MMCX, sobredimensionado quizás intencionadamente para hacerlo duradero de cara a los tirones o continuas conexiones/desconexiones, pero que quizás restan al conjunto del diseño, donde una implementación integrada en la propia cápsula habría quedado mejor, reduciendo de paso el volumen del iem. No obstante y puesto que desconozco la disposición interior de los 4 drivers por cápsula, intuyo que fuera un ejercicio obligado por el poco espacio restante.

Para el resto de la construcción es complicado ponerle pegas, ya que realmente no tiene ninguna carencia grave. Los DK-3001 brillan por transmitir una sensación de calidad alta en las manos, son de esos iems que uno piensa que aunque se caigan no se van a romper a la primera de cambio.

El aro rojo que rodea al conector del cable hace que sea fácil distinguir el lado derecho e izquierdo, y las guías integradas son muy maleables y de un tacto gomoso agradable una vez puestas por detrás de las orejas, incluso para aquellos de pieles sensibles.

El aislamiento es proporcional al buen ajuste de estos Dunu, y basándome en el feedback que me llega de algunos usuarios puede que aquí no sea tan fácil de conseguir a la primera. En mi caso particular no es que me sean incómodos, al contrario, pero sí veo cierto truco a la hora de ponerlos, ya que debemos asegurarnos de que la cápsula reposa en parte dentro de la concha de la oreja, y que enfocamos bien el canal final inclinado hacia el conducto auditivo, para poder tener un buen ajuste sin temeridad a que se salgan.

En otros modelos híbridos como los Oriveti New Primacy de dimensiones menos abultadas, en parte justificado también ya que llevan un driver menos que los Dunu, este ejercicio es más directo y rápido. Por lo que creo que Dunu debería mejorar un poco de cara a su siguiente modelo en el tema de la ergonomía, y darle una ligera vuelta de tuerca.

No obstante y una vez pillado el truco a la colocación son unos iems cómodos de llevar, a pesar de no ser precisamente los más ligeros del mercado. Y también cabe reconocer que es un gran paso adelante frente a las formas de los DN2000.

Para un buen equilibrio entre ajuste/comodidad/aislamiento recomiendo las gomas SpinFit, de una calidad excelente y entre las más cotizadas del mercado. Por suerte gracias al pacto acordado con Dunu, se incluyen de serie en varias tallas.

El grado de insonorización frente al exterior está varios pasos por encima de los anteriores modelos, y podría denominarlo como notable.

Las especificaciones
  • Tipo: 1 driver Dinámico de titanio(13mm) + 3 Balanced Armature
  • Respuesta en frecuencia: 5Hz-40KHz
  • Sensibilidad: 106dB
  • Impedancia: 13Ω
  • Conector: 3,5mm + 2,5mm bañados en oro
  • Longitud del cable: 1.2m
  • Peso: 31g

El sonido

Numerosas son las ocasiones en las que el sonido de los iem de Dunu es relacionado con un perfil ligeramente en “U”, y a pesar de la evolución en todos los sentidos de estos nuevos DK-3001 ese ADN sigue presente en ellos.

Los considero como una buena evolución del sonido de la casa, presente en los DN-2000 y DN-2000j, con un balance tonal más equilibrado y una respuesta más calmada, capaz de abordar una mayor diversidad de géneros musicales.

El grave es si cabe más preciso que en los DN-2000j y si bien no tiene esa sensación de envolverte que aportaban los DN-2000 sí resulta bastante más correcto en cuanto a realismo y pegada. No llega al nivel “basshead” pero sí tiene el peso necesario y es lo suficientemente contundente como para no quedarse corto en este apartado. En general puede decirse que es un grave con más resolución, y más natural que en los otros modelos de Dunu, sin duda un paso adelante en este apartado.

Siguiendo la línea de la ligera respuesta en “U” los medios están ligeramente atrasados en el plano, pero lo hacen de una manera bastante más sutil que en los DN-2000j, donde tendían a sonar más finos y ligeros. En los DK-3001 encuentro que la zona media es mucho más disfrutable y cobra un mayor protagonismo, ahora con ese necesario punto de calidez y peso para aportar más credibilidad al timbre de las voces. Si eres amante de la música vocal no dejan de ser una estupenda opción, ya que a pesar de no situar las voces tan próximas al primer plano sí guarda un buen equilibrio entre presencia y aire, dando paso a una escucha con una escena más elaborada y creíble.

Debido a la manera en que empastan los medios-agudos con los agudos no hay toda la claridad y nitidez deseada para que las voces femeninas suenen con la delicadeza con la que suenan en otros modelos de la competencia, y este quizás sea uno de los puntos a mejorar. Supongo que debido a la complejidad extra de acoplar un driver BA a mayores que la típica arquitectura 1DD + 2BA que acostumbramos a ver.

Optando también de una respuesta en frecuencia más conservadora, los DK-3001 presentan un ligero “roll-off” final, que mantiene alejadas las estridencias, resolviendo la parte final de una manera muy acertada, aun guardando un alto nivel resolutivo, muy loable para la franja de precios en la que se mueve.

Leyendo un poco estas líneas puede que algunos al llegar a este punto pueda pensar que Dunu ha abandonado esa carácter divertido y dinámico característico de sus anteriores modelos con la llegada de su nuevo flagship; pero nada más lejos de la realidad. De hecho estos DK-3001 son de los mejores híbridos que han pasado por mis orejas en cuanto a balance entre diversión y dinamismo frente a equilibrio en su respuesta.

En términos de escena sobrepasa por un buen margen a sus posibles rivales más importantes en el anterior peldaño de precios, como pueden ser los Oriveti New Primacy o los iBasso IT03 (ambos analizados aquí también), si bien este último modelo guarda un grado de profundidad equitativo.

Esto aporta a los DK-3001 una clara ventaja en el género de música clásica, sobre todo en piezas con mucha instrumentación y altos contrastes dinámicos, donde ese driver extra ayuda a que todo ser resuelva de una manera más natural y menos congestionada bajo esos momentos de alta exigencia al iem. Por lo tanto y en su segmento el nuevo flagship de Dunu puede que sea de los mejores en términos de escena, tanto en amplitud, altura y profundidad, realmente hacen un gran papel en este punto, uno de las mayores virtudes en su sonido, sin ninguna duda.

Con 106 dB de sensibilidad y a pesar de la complejidad de su arquitectura, estos iems son muy fáciles de mover casi desde cualquier dispositivo. A pesar de ello no es que sea recomendable enchufarlos a cualquier smartphone que no tenga un buen estándar de calidad, ya que nos estaremos perdiendo gran parte de la fiesta.

En mis pruebas los he utilizado con todo lo que tenía a mano, desde el combo iPhone 7 + dongle de mi novia hasta el último flagship de Astell&Kern, el SP1000 Copper, pasando también por mi contrastado Lotoo Paw Gold versión Titanium. Con todos los mencionados el resultado era muy bueno, destacando sobre todo el sonido por la salida balanceada del SP1000 Ultima Copper, un combo de auténtico espectáculo teniendo en cuenta el precio nada loco de los Dunu, según lo que se acostumbra a ver en el mercado de los iem “audiófilos” últimamente. Con la ventaja de contar ya de serie con un buen cable terminado en jack 2,5mm para estos menesteres.

Conclusiones

Los DK-3001 hacen honor a la categoría de nuevo “flagship” de la marca, con un nivel de acabados y sonido a la altura; y que supone un buen salto frente a lo que ya podíamos adquirir de la marca.

Tal y como empezaron, Dunu se muestra como uno de los fabricantes más fuertes en cuanto a iems de tecnología híbrida. Ofreciendo como de costumbre una buena relación calidad/precio, con una presentación y cantidad de extras que ponen la guinda a un pastel muy apetecible.

En su franja de precios (450-500€) son unos iems que recomendaría sin duda, a quien buscara un sonido dinámico, con buen nivel resolutivo pero sin perder ese punto de divertimento en la escucha.

*Equipo utilizado: Lotoo Paw Gold Titanium, Astell&Ultima SP1000 Copper version, iBasso DX200, Iphone 7 (dongle).

Sonido 88 ptos
Diseño y construcción 87 ptos
Ajuste e insonorización 84 ptos
Precio-calidad 87 ptos
TOTAL 87 ptos
Compartir:
Yago
Autor Yago

Lo reconozco, me encantan los auriculares…