Por Yago,

Los primeros Velvet supusieron una buena revolución para Earsonics, tras los SM3 cuadrados que todos conocimos, fueron de los modelos que más impacto causaron en el mercado dentro de su gama, después vendrían los S-EM9, el auténtico flagship.

Aparte del crossover variable los Velvet se caracterizaban por ser uno de los iem con más escena del sector, pero como todo es susceptible de mejora los chicos de Earsonics han decidido darle una vuelta de tuerca lanzando los Velvet V2, modelo que hoy me ocupa.

http://www.earpad.fr/store/catalog/product_info.php?cPath=31_29&products_id=82&language=en&osCsid=4ea958a721bc20034448299ce0e1e2a0

Earsonics Velvet V2 especificaciones:
-Drivers:                    3 drivers “balanced armature”
-Diseño:                     3-way crossover, 3 sound bores
-Impedancia:            31.5 a 41.5 (dependiendo del dial)
-Sensibilidad:           119 dB
-Rango de frecuencias   10 Hz – 20 KHz

Precio:                          €699

El Diseño

Si echo la vista atrás hacia mi review de los primeros Velvet, desde la que ya han pasado un buen puñado de meses, recuerdo el acabado negro de las cápsulas como quizás demasiado sobrio y discreto.

Calcando la “crystal edition” de los V1 Earsonics solo va a ofrecer dicho acabado para esta segunda versión, muy al estilo Shure con sus SE846, dejando todo el interior a la vista. Puede que algo no al gusto de todos pero particularmente creo que en este modelo luce muy bien, reflejando la complejidad de un iem de estas características, que a pesar de contar “solo” con tres drivers lleva incorporado un ingenioso mecanismo que permite cambiar el reparto de frecuencias (crossover) mediante un dial.

Aparte de esto el diseño ha variado muy levemente desde el punto de vista estético, una nueva forma para la cánula final que acoge tres bornes, uno saliendo de cada driver, y una mayor solidez general sobre todo en el cambio del tipo de plástico para hacer más resistente el dial ponen la guinda al pastel.

Los Velvet V2 tienen en mente sobre todo dos puntos, comodidad y ligereza, y quizás su diseño vaya encaminado a maximizar ambos atributos. Así que debo decir que en este aspecto cumplen a la perfección, y el acabado transparente es lo suficientemente curioso como para que estos iems resulten atractivos a la vista.

Afortunadamente ahora la hendidura del dial es más resistente que en la anterior versión, y su giro también resulta más suave y progresivo para evitar el desgaste de esta pieza. No obstante y debido a que el destornillador incluido para hacer uso de las distintas posiciones del crossover es metálico siempre debemos tener cierto cuidado.

Estos V2 siguen teniendo las mismas dimensiones de cápsula y siguen siendo igual de cómodos, y con esto quiero decir que estamos ante uno de los iems más ligeros y adaptables del mercado, se me hace difícil pensar que alguien pueda tener algún pero. En la primera versión de los Velvet la forma del tubo final junto con el uso de las tips biflange provocaba una colocación algo distante, lo que hacía sobresalir un poco a los iems de la oreja. Todo esto queda solucionado en la V2 gracias al rediseño del tubo final, que permite un mejor ajuste.

El cable es el mismo que podemos encontrar en el resto de modelos de la gama, y es que cuando algo es sencillo y funciona bien no hay por qué cambiarlo. Esta vez y para acompañar de mejor manera el acabado transparente de las cápsulas es de un color metalizado, y está acabado en jack acodado a 90 grados, algo muy útil para usarlos con un DAP o smartphone. Las microfonías son inexistentes con este cable, en este aspecto es de los que más me gustan del mercado, en cuanto a cables stock, además no pesa prácticamente nada.

El unboxing

Algunos de los pocos cambios que vienen con el “packaging” de los V2 es la incorporación de una mayor variedad de almohadillas, antes centradas más bien en diferentes tipos de biflange. Ahora se incluye una mayor selección para adecuarse mejor a las necesidades del usuario.

Particularmente creo que las biflange siguen sentándole muy bien a estos iem, algo que puedo extender a todos los modelos de Earsonics. No obstante también los he estado usando con mis contrastadas SpinFit en tamaño medio, que nunca defraudan.

Es importante recalcar el cambio del sonido según la almohadilla utilizada, las biflange potencian más si cabe la escena de estos Velvet, así que es cuestión de probar y que cada uno encuentre su equilibrio perfecto. En mi caso me he visto incluso cambiando el tipo de almohadilla para escuchar distinto tipo de música. Si a esto le añadimos el uso del dial tenemos ante nosotros un iem tremendamente customizable.

Os dejo el vídeo “unboxing” completo para que podáis vivir la experiencia desde cero y en primera persona, tal y como si los recibierais en vuestra casa.

Sonido

Desde que analicé los S-EM9 siempre pensé que eran una evolución clara tomando como base de partida los Velvet, y estos V2 no hacen otra cosa que afianzarme en este pensamiento, ya que comparten si cabe aun más similitudes en su perfil sonoro.

Partiendo de la base de que no es el iem más neutro del mercado los nuevos Velvet V2 podrían denominarse como divertidos, dinámicos y con un sonido muy aireado, algo audible sobre todo en la posición más neutra e intermedia del dial.

Las diferencias con respecto a la primera versión no son enormes, es decir a alguien que no le gustara la primera (si bien no conozco ningún caso cercano) no le acabará de entrar en esta nueva versión, por otro lado si ya te gustaban los Velvet a secas, esta versión 2 te encantará aun más. Y alguno se preguntará…¿Por qué?

Uno de los puntos mejorables en la primera versión era el posicionamiento de la zona  media, quizás demasiado distante en ocasiones, sobre todo con pistas vocales. Algo que escuchando a Gregory Porter o Eric Bibb me forzaba en ocasiones a tener que optar por la posición más cálida del dial, para aportar un mayor cuerpo y carga del medio-grave en las voces, a costa de un agudo un punto recortado.

En esta última versión han mejorado y mucho este punto, ahora la posición intermedia es la que utilizo para prácticamente todo, ya que han logrado un “tuning” perfecto con el crossover, con unos medios que ahora resultan más claros y presentes; a pesar de que estamos ante un iem con una respuesta en frecuencia algo en “U”.

Pero si los Velvet V2 pueden presumir de algo es de versatilidad, ya que todo gira en torno a su dial del crossover. De esta forma podemos tener desde un iem cálido y con un perfil “laidback” como dirían los ingleses, hasta un sonido analítico, perfecto para desmenuzar nuestras obras favoritas de clásica. Es esta versatilidad junto con su amplitud de escena las dos mayores virtudes de los Velvet V2, y que lo hacen competir de tú a tú incluso contra modelos de mayor precio.

El predomino del subgrave frente al medio-grave hace que los impactos de bombo sean secos y precisos, aguantando incluso grandes dosis de potencia y SPL sin descontrolarse; y es que estos Velvet a pesar de su alta sensibilidad agradecen de una buena dosis de potencia, y esto es algo que me ha sorprendido bastante, ya que es de los pocos iems que he llegado a poner hacia el 80-85% del volumen disponible en mi Lotoo Paw Gold Titanium, en baja ganancia.

La parte más afectada a través del cambio de posiciones del dial es el grave sin duda, es por esto que no puedo hablar de características precisas en general, ya que este varía según el punto en el que nos encontremos. Como decía unas líneas más atrás la posición intermedia es la más equilibrada y correcta bajo mi punto de vista, pero si alguien tiene tendencia “basshead” creo que estará más que satisfecho seleccionando el punto más cálido del dial, donde se incremente el medio-grave y la cantidad de las frecuencias bajas en general, sonando muy profundos y sorprendentemente capaces aun viniendo de una arquitectura de drivers BA. No llega a la sensación de impacto real que puede aportar un buen iem híbrido con driver dinámico pero tampoco queda demasiado lejos. Es complicado encontrar un multidriver que aporte una buena dosis de graves y los Velvet gracias a su dial pueden transformarse y darnos lo que queremos.

Es curiosa la variedad de representaciones que Earsonics ofrece con sus distintos modelos, sobre todo en el planteamiento de la zona media. Mientras que los modelos ES3 y S-EM6 pueden denominarse como centrados en medios, con un protagonismo claro de las voces (más acentuado en el caso del modelo de 6 drivers), tanto estos Velvet V2 como los S-EM9 se rigen por otra receta.

Los Velvet juegan con una combinación de énfasis y ligeras depresiones en su respuesta como la que existe hacia los 2-3 kHz para dar como resultado una zona media no tan adelantada. La leve acentuación del medio-agudo genera un sonido con mucha sensación de aire y rápido en respuesta. Nos encontramos ante un iem de sonido ágil y enérgico, contra el que casi ningún modelo de arquitectura híbrida (dinámico + BA) puede competir.

En una tarde de audiciones junto con un amigo que calza como referencia en su equipo estacionario unos Sennheiser HD800, me comentaba las similitudes (si bien las comparativas iem vs orejero abierto nunca son del todo justas) que podía encontrar en cuanto a esa sensación de aire y respuesta que los Velvet V2 le estaban dando, tanto que escuchando sus obras favoritas de clásica en la posición intermedia no notaba una merma notable en el resultado final. Y esto creo que habla muy bien del rendimiento que pueden dar estos Velvet.

Los agudos acompañan de manera excepcional al conjunto y empastan muy bien con lo que Earsonics ha tratado de conseguir con un rotundo éxito. Son rápidos, claros y con un punto enérgico que sin llegar a la definición final de los S-EM9 consiguen atrapar al oyente y ayudan a crear esa dispersión en la escena, sobre todo en cuanto a amplitud. Digamos que no son los más apropiados para el usuario que busque un sonido cálido y muy permisivo, pero tampoco provocan sibilancias ni estridencias molestas, si bien con alguna grabación pobre pueden jugar en la línea del límite, pero esto es parte de su perfil.

Conclusiones

Los Velvet V2 mejoran lo que parecía difícil de mejorar, entiendo perfectamente a todos los fans de este modelo, ya que tienen algo especial.

Probablemente estemos ante el triple driver más completo del mercado, con una escena tan amplia y aireada que resulta difícil de relacionar con un número tan contenido de drivers, sobre todo en el contexto actual en el que podemos ver modelos de hasta 14. Esto refleja que no siempre más es mejor, y el trabajo de la distribución de frecuencias es fundamental.

Si tuviera que escribir una lista de los 3 o 4 mejores iems en la franja de 500 a 1000 euros los Velvet V2 sin duda alguna estarían en ella.

Puntuaciones

Sonido 93Ptos
Diseño y construcción 89Ptos
Ajuste e insonorización 93Ptos
Precio-Calidad 95Ptos
TOTAL 93Ptos
Compartir:
Yago
Autor Yago

Lo reconozco, me encantan los auriculares…