Puntuaciones

Sonido 95Ptos
Diseño y construcción 88Ptos
Ajuste e insonorización 82Ptos
Precio-calidad (*con descuento) 99Ptos
TOTAL 91Ptos

Descuento especial para lectores de Oldnewsound

**CUPÓN CADUCADO**

*Aplicar durante el “checkout”

*Válido durante 2 semanas a partir de la fecha de publicación de esta review

IMR Acoustics es la nueva aventura de Bob, dueño de la anterior, y ahora inexistente, Trinity Audio; al cual tuve el placer de conocer y charlar en el CanJam de Londres del 2016, hace ahora ya 2 años. En su momento me sorprendió su capacidad de autodidactismo en el mundo de los iems, y su absoluta implicación en cada uno de sus modelos. Estos R1 mantienen una gran parte de la esencia de Trinity Audio, tanto en look como en el empleo de los distintos tipos de filtros, eso sí, todo elevado un nuevo nivel de calidad.

Hacía ya tiempo que venía siguiendo a los R1, ya que el “hype” que han despertado no puede dejar indiferente a nadie, probablemente por los precios con tanto descuento de los “B-stock”, unidades que no están perfectas al 100%, con 1 año de garantía en lugar de 3, con ligeros fallos en el baño del cromado, o simplemente algún tipo de muesca o marca en el embalaje.

Como me gusta valorar las cosas por mi mismo primero me vi en la obligación de llevar al banco de pruebas este iem inglés.

El “unboxing” y presentación

Primeramente debo comentar que mi unidad no es “B-stock”, es una unidad normal. Así que hay alguna posibilidad de que el embalaje y accesorios difieran de esas unidades.

Dentro de una simple caja de cartón estos IMR R1 traen todo lo necesario como para que todo aquel aficionado al audio portátil esté entretenido. Lo más destacado son los 5 tipos de filtros distintos, fácilmente enroscables al cuerpo de los iems. Esto que comentaré más en profundidad dentro de unas cuantas líneas, es como tener casi 5 iems en 1.

Reconozco que la presentación es un tanto espartana quizás para el precio oficial (560 euros), pero no para los precios de B-stock. Las tips que vienen incluidas son además de una buena calidad, exceptuando las de tipo foam, en las que ningún fabricante consigue igualar a las originales Comply.

Os dejo el vídeo “unboxing” par que podáis ver más en detalle todo lo que traen estos IMR R1.

Suscríbete al canal de Youtube de Oldnewsound para estar al tanto de las novedades.

El diseño

Sus formas son un tanto peculiares, y sin duda la protagonista del diseño de las cápsulas es la rueda que permite hacer el recinto cerrado o abierto, mediante un sistema de panel con rejilla, todo con un solo giro.

En el resto se mezcla el diseño futurista con un cierto toque retro, podrá ser de tu agrado o no pero no se puede negar que la calidad de construcción es muy buena, si bien no la encuentro tan cuidada en detalles finales como otros iems de la competencia.

Destaca el empleo de aluminio mecanizado con un baño cromado susceptible de atrapar todas las huellas habidas y por haber, tal cual el caso del iFi xDSD. De hecho ambos parecen llevar un baño de cromado similar en composición juzgando su apariencia.

Uno de los pequeños detalles que más me ha gustado en estos iems son los 3 diminutos tornillos estrella que unen ambas partes de las cápsulas, le da un toque industrial, y me han recordado mucho, por qué no decirlo, a los diseños de la japonesa Acoustune.

Buena idea la de colocar el canal final de forma angulada, para facilitar la inserción. Y esto nos lleva a uno de los quid de los R1, los filtros.

Intercambiar los 5 disponibles es una operación muy sencilla, casi un niño podría hacerla. Simplemente desenroscar y enroscar, para tener hasta 5 perfiles sonoros distintos.

En diseños de driver dinámico como es el caso, el empleo de filtros es la manera más sencilla de modificar el sonido, al igual que en los homólogos orejeros, léase por ejemplo los famosos mods que tamizan los agudos de los HD800.

¿Y de qué están formados estos filtros? Pues el concepto es a su vez bien sencillo, utilizando pequeños trozos de espuma de distintas densidades y porosidad, se consigue “filtrar” en mayor o menor medida los distintos tipos de frecuencias, enfatizando unas u otras. La complejidad del entramado de la rejilla final de los filtros también aportará su granito de arena para matizar el sonido final.

Punto con un tanto de controversia es el cable. Ya de primeras sorprende que su orientación de la conexión esté girada 90º a lo que el resto iems con 2 pin del mercado nos vienen acostumbrando. Esto provoca que en los primeros días de uso el cable sea nada fácil de pasar por detrás de la oreja, y tienda a salirse solo continuamente. Después coge cierta memoria y ya no existe tanto problema, de todos modos pienso que sigue siendo el punto más mejorable de toda la construcción de los IMR R1. También lo encuentro grueso y algo tosco, lo que perjudica su uso en movimiento.

Por fortuna existen bastantes alternativas en Aliexpress de las que podemos hacer uso sin dejarnos una fortuna. O a Forza Audio Works sin salir de las fronteras europeas. Lo que sí debéis tener en cuenta es que es del tipo “recessed pin”, si no es así directamente no entrará en el puerto del conector.

No es tarea sencilla del todo el encontrar un buen ajuste de primeras con los IMR, al igual que con casi la totalidad de los iems de inserción poco profunda. Por diseño tienden a quedar algo fuera, como pasa un poco con los Noble, y no se acoplan al pabellón auditivo por lo que la correcta elección de las tips es algo fundamental.

En mi caso he probado de todo, desde mis SpinFit, pasando también por las Symbio (que no hace mucho he recibido para comentar mis impresiones), y sinceramente hablando de manera particular me acabo quedando con las de serie, grises y de tubo central naranja. Son las que mejor se me adaptan y las que más cómodas me resultan, pero como cada uno tiene su anatomía lo que me va bien a mi, no tiene que coincidir para nada con vosotros.

Una vez damos con las almohadillas correctas el nivel de aislamiento es bueno, sin más, no son unos iems que aíslen demasiado, sobre todo si tenemos abierto el puerto (con la rosca de las cápsulas). Debo comentar también que quizás me esperaba más diferencia de insonorización comparando la posición abierta y cerrada.

Especificaciones
  • Driver híbrido de 13mm con de imanes de Neodimio, cerámico + Berilio.
  • Puerto para convertirlo en abierto/cerrado.
  • 5 filtros de audio
  • Cable desconectable de 2 Pin
  • Impedancia: 32 Ohm
  • Sensibilidad: 108 +/- 3DB
  • Respuesta en frecuencia: 14 – 40000Hz
  • Jack de 3,5mm bañado en oro de 24k
  • Cable de cobre OFC con 1,4m de longitud
  • Carcasa rígida de transporte
  • Adaptador a jack 6,3mm
  • Amplia variedad de tips

Sonido

Esta es la parte que seguramente más os interesa.

Empecemos respondiendo la pregunta del millón… ¿Está el “hype” justificado?

A ello es justo responder que atendiendo al sonido sí, está perfectamente justificado sobre todo a precios B-stock.

La apuesta por el driver con diseño híbrido es un poco arriesgada, y a efectos prácticos no deja de ser una especial de doble dinámico, muy bien empastado eso sí. No es la primera vez que los drivers cerámicos son implementados en iems, RHA ya lo hizo con su serie CL, pero en el caso de los IMR R1 han logrado mantener una impedancia de solo 32Ohm, y una sensibilidad suficientemente alta como para moverlos incluso desde un smartphone sin mayor problema.

Los objetivos de Bob al crear este iem eran altos, y los resultados conseguidos son de alabar.

Es una tarea un tanto compleja el describir el sonido de los IMR R1, sabiendo que con cada filtro el perfil varía bastante. Pero debo comenzar diciendo que bajo mi punto de vista los filtros que más merecen la pena probar son los rosas, azules y negros, estos últimos son con los que vienen de serie. Y entiendo perfectamente el por qué, ya que en mi primer acercamiento y con el tema “Saved” de Khalid me quedé abrumado por la cantidad y pegada de subgrave que estos iems son capaces de dar.

Probablemente uno de los modelos que más sorprendido me dejó a la hora de darle el play a ese primer tema, nada más sacarlos de su caja. Y eso que suelo mantenerme al margen de los “hypes”, ya que tras más de 10 años probando iems uno ya está curado de espanto y ha visto de todo.

Ante la diversidad de perfiles que podemos obtener quisiera daros antes unas pinceladas de características propias en todos. Los IMR R1 son unos iems muy rápidos, precisos y con una musicalidad innata, capaces de combinarlas con un alto nivel de resolución. La palabra “pegada” está presente siempre, sea cual sea el filtro utilizado.

A continuación voy a plasmar la descripción que hace la marca acerca del sonido de cada uno de los 5 filtros:

  • Filtro negro : máximo ataque con potentes graves, medios ricos y agudos controlados.
  • Filtro rosa : agudos y medios iguales al filtro negro pero con menor cantidad de grave.
  • Filtro cobre : máximo grave, medios fluidos y agudos ligeramente recortados.
  • Filtro naranja : graves y medios equilibrados con agudos recortados.
  • Filtro azul : perfecto equilibrio entre frecuencias, sonido natural y aireado con medios y sub-grave perfectos.

Como dije unas líneas más arriba los filtros que encontraba más acertados son los negros, rosas y azules. Así pues que centraré mis comentarios en el sonido sobre estos tres, lo que no significa que a alguien le gusten más los filtros restantes; no obstantes acerca de este tema parece haber un consenso general.

Para un “basshead” confeso los filtros negros son directamente el paraíso, lo mejor es que pese a la gran cantidad de grave (+10dB aprox.) estos IMR R1 parecen aguantarlo sin dar síntomas de distorsión. En este aspecto me han recordado al grave profundo de un planar, como los Audeze LCD-2, pero más rápido y preciso. Estamos llegando a niveles con los iems, donde se pueden incluso medir con orejeros sin complejos, cosa que hasta no hace demasiado era impensable.

Discrepo un poco en la descripción del filtro de color cobre como el que tiene más grave, ya que considero a los filtros negros como el primero en este sentido. El sonido es muy excitante, innegablemente coloreado, pero que para ciertos géneros, como dance, hip-hop donde la base rítmica sea lo principal y no exista demasiada información en medios/agudos, tiene su punto. Yo mismo lo he empleado en más de una ocasión para alguna lista de reproducción específica más cañera que tengo creada en mi cuenta de Tidal.

Por otra parte este tipo de perfil, en “V” con grave tan potente llega a fatigar a los 20-30 min de escucha, por lo que debéis tener en cuenta que no es la primera elección de filtro que recomendaría para una sesión matutina de varias horas. Es más bien para momentos o música puntual, donde prioricéis la diversión sobre la fidelidad.

En la siguiente web, tenéis las medidas con el filtro negro (con puerto abierto), incluyendo respuesta en frecuencia y también de impulso. Donde se puede observar su evidente respuesta en “V”, con un bajada de unos -6dB en la zona de los 1000Hz, para volver a subir hasta 9dB en los 5kHz, típica zona donde los fabricantes de iems tienden a enfatizar ligeramente cuando quieren dar una mayor sensación de claridad y nitidez al sonido. Esto hace que el resultado con estos filtros no sea del todo oscuro, y las voces mantienen una correcta presencia sin llegar a sonar apagadas o incluso nasales.

Ahora una de las situaciones que me provocó más indecisión con los IMR R1, realmente me cuesta decidirme entre el filtro rosa y el azul, considero que ambos son los que más brillan en cuanto a rendimiento y respuesta.

Entre los dos el más conservador por así decirlo es el filtro azul, el cual tiene una respuesta hasta los 2kHz mucho más lineal, con un grave equilibrado sin apenas énfasis y que se adapta a la mayor parte de géneros musicales, exceptuando aquellos donde las frecuencias bajas sean más protagonistas. Donde quedan ligeramente apagados sobre todo comparándolos frente a los filtros rosas, que tienden a sonar más excitantes debido a su mayor pegada de grave.

Si valoras la respuesta más fiel y el timbre más realista el filtro azul es la elección más lógica. Acompañándolo de un buen ajuste, importante para conseguir un buen grave, lograrás un nivel de sonido equiparable al de bastante orejeros. El agudo con estos filtros tiene una extensión y claridad que solo he escuchado en iems de más de 700 euros; si bien soy de los que no veo del todo justo comparar dos tecnologías tan distintas como el diseño multidriver BA vs. driver dinámico, ya que cada uno tiene sus particularidades.

Los IMR R1 me recuerdan a un medio camino entre el sonido dinámico y electroestático, endiabladamente rápido cuando se requiere, y a su vez con un nivel resolutivo muy alto. Dan la sensación de sonar siempre limpios y precisos, con una escena remarcable para tratarse de un iem, y prácticamente diría que poco le tiene que envidiar a unos Campfire Audio Vega, un iem que duplica su precio.

La sensación estéreo está muy bien conseguida, y en cuanto a escena destacaría la amplitud, por encima de la profundidad.

Si hay un pero que podría ponerles es que no acaban de crear una imagen central definida, sobre todo con pistas vocales se aprecia como las voces vienen de ambos lados. Sin embargo no consiguen recrear un plano en el centro tan bien logrado como otros iems de altos vuelos lo hacen.

En cuanto a los filtros rosas son mi principal elección para géneros como el rock, R&B, Indie-pop, etc. Las diferencias con el azul están principalmente en el grave, donde este filtro tiene un mayor peso y presencia. Sorprendentemente en la mayor parte de pistas vocales me acabo quedando con este filtro.

En el tema “Speculate” de Xavier Omär, creado a partir de su voz superpuesta en distintos planos y con distintas melodías el sonido tiene un poco más de peso, algo que favorece la imagen central de la que quizás pequen un poco los IMR R1. Su voz resulta fluida y con una claridad que para el precio de estos iems es de matrícula.

Otro de los temas con un toque de R&B que más me gusta de este artistas es “If this is love”, que por otro lado os recomiendo a todos los que simpaticen un poco con este tipo de género musical. Una canción más compleja de lo que en un principio pueda parecer, llena de bastantes matices en la parte alta, que los IMR R1 resuelven de manera perfecta. Si bien encuentro que con los filtros azules los agudos son un poco más precisos a costa de un grave más difuso.

Conclusiones

Sin esperarlo los IMR R1 son de los mejores iems que he probado en este 2018. Un modelo que a precio de b-stock no hay prácticamente nada que le haga sombra, e incluso veo justificado su PVP oficial a más de 500 euros gracias a su excelente rendimiento y la versatilidad que aportan los filtros.

Con tres simples detalles como un mejor cable (menos tosco y grueso), un acabado más fino y un poco de mejor ajuste hubieran sido los iems perfectos. No obstante tal y como son Bob puede darse por muy satisfecho de haberlos creado.

Son una de esas apuestas seguras hasta los 600 euros, y probablemente la mejor opción sin duda hasta los 350 euros si los conseguís a precios b-stock.

Y con esto voy a seguir disfrutando de los IMR R1, que es para lo que han sido creados.

Nos vemos en la siguiente review, más pronto que tarde…

*Equipo utilizado para la valoración: iBasso DX200, iFi xDSD, Audinst HUD-DX1 V2.

Compartir:
Yago
Autor Yago
Lo reconozco, me encantan los auriculares...