Puntuaciones

Sonido 98Ptos
Diseño y construcción 97Ptos
Ajuste e insonorización 98Ptos
Precio-calidad 94Ptos
TOTAL 97Ptos

Hace tiempo que vengo analizando productos de InEar, compañía alemana que a pesar de no ser de las que más se publicitan, ni la que más invierte en márketing, es de manera discreta un importante referente en el sector, con méritos propios.

Los PMX, siglas de “ProMission X”,  son los nuevos “flagship” de la marca, con 10 drivers BA por cápsula, y un curioso diseño que tiene como componente principal la resina de madera, lo que permite dar a cada unidad un acabado único.

Se sitúan para el mercado europeo con un precio de 2.089€, sin duda no apto para todos los bolsillos, pero tampoco disparatado comparándolo con los tope de gama de otras compañías en este sector.

El “unboxing” y presentación

La forma que InEar tiene de presentar a estos PMX ha dado un salto en sensación de exclusividad y atención al detalle. En los anteriores modelos se podía percibir un aire más de producto profesional, y en este nuevo “flagship” se nota que han querido dirigirlo hacia un público más “audiófilo”.

De lo más destacado en la experiencia del desembalaje es la funda de piel en la que vienen protegidos, dejando a un lado la tipo Pelican a la que nos venían acostumbrando. Con logo estampado en su frontal, contando con el agradable efecto relieve al tacto, y un cosido a color cual asiento de coche de alta gama, estos PMX destiñen un aire de lujo y exclusividad, del que quizás sus hermanos de gama carecían en cierta manera.

A disposición del usuario se ofrecen 4 tipos de tips de silicona distintas en tallas: XS, S,  M y L; así como también las famosas Comply TS400 (genuinas), en tallas S, M y L. Punto de agradecer, ya que suelen tener un coste relativamente elevado en el mercado, y en concreto para estos iems aportan un buen plus para alguien que busque un poco más de cuerpo en grave y aislamiento extremo.

Como detalle extra, y algo que garantiza el correcto mantenimiento de estos iems, es la adhesión en el paquete de recambios para los filtros, que con el tiempo tenderán a acumular suciedad y agradecerán de un cambio cada ciertas horas de uso, para así asegurarse de que el sonido no encuentra ningún obstáculo en su camino.

El diseño

Llamativos ¿verdad?

InEar ha dejado un poco al lado la preconcebida “seriedad alemana”, para dar rienda suelta a la creatividad con los PMX.

Este modelo entra desde un primer momento por el ojo. Lo más destacado es la loca pero acertada fusión de colores, los cuales se ofrecen con varias tonalidades a elegir, en concreto la unidad que tengo el gusto de probar cuenta con combinación de azules y distintos marrones, difícil elección ya que al ver la de tonos violetas pienso que incluso podría haber sido más de mi estilo, sí, siempre me ha gustado el morado/malva y violeta, lo reconozco.

El por qué de esta loca fusión de colores está en el proceso de elaboración con resina de madera a la que se inyectan distintos tintes, dando lugar a un iem único y sin una unidad igual a otra, debido a la aleatoriedad del resultado cada vez que se fabrica uno.

Quizás alguno de vosotros haya podido intuir el número de drivers por cápsula, por la “X” de la denominación en este modelo, y sí, son nada más y nada menos que 10 drivers BA por cada lado. Una cifra que otros fabricantes incluyen en sus diseños, pero que hasta no hace tanto era un número prácticamente irracional.

Hoy en día proliferan más y más los diseños híbridos, terreno en el cual la compañía alemana “InEar Monitoring” todavía no ha querido adentrarse, y viendo, o escuchando mejor dicho, el resultado de sus arquitecturas internas, no veo la necesidad urgente de hacerlo.

Especificaciones

-Sensibilidad: 120 dB/mW
-Respuesta en frecuencia : 10 Hz -20 kHz
-Impedancia: 10 ohms
-Drivers: 10 balanced armature drivers , 4-way crossover pasivo.

El concepto de formas casi custom sigue estando presente en este modelo, al igual que en toda la gama, y es una de las principales bazas de esta compañía, seguida por otras muchas otras, a la vista de los buenos resultados. Pero por unas o por otros nadie a conseguido por el momento representar de mejor manera las formas anatómicas, para que se adapte tan bien como lo hacen sus iems.

Hablar de comodidad y ajuste, es hablar de InEar, así de simple. No es algo nuevo que haya salido de mi teclado, más bien es algo que vengo plasmando en cualquier modelo que analice de esta marca, posiblemente líder en el mercado actual en cuanto a ergonomía y comodidad.

A pesar de contar con 5 drivers por cápsula más que los analizados SD5, sus dimensiones no se aumentan en demasía, y esta empresa alemana guarda un excelente equilibrio en proporciones, entre las cuales la profundidad es la que probablemente se haya visto más incrementada. Por contra la cara interna se amolda igual de bien que cualquier de sus hermanos de gama, digamos que es más que dudoso que alguien encuentre alguna molestia llevando estos iems, sea cual sea su anatomía, de las apuestas más seguras en este aspecto.

El cable, de 1,2m y 4 conductores de cobre OFC, quizás no se encuentra tan a la altura de la exclusividad de este iem, o al menos quizás en el plano de apariencia. No es un mal cable, y muestra buenas cualidades de flexibilidad, es muy ligero y además carece de memoria, por lo que podemos jugar con él lo que queramos, incluso meterlo por dentro de la camisa sin miedo al efecto “microfonía”. Pero por otro lado es un cable algo simplón en apariencia, sin un “Y-splitter” diferenciado, o unos conectores metálicos, que sin duda habrían dado ese plus que el conjunto pide a gritos.

El jack es acodado a 90º,  y aunque en particular no lo vea como una enorme ventaja porque la mayor parte de mis escuchas me gusta realizarlas en casa o la oficina tranquilamente, para otros muchos usuarios lo es, ya que supone un extra de comodidad a la hora de tener el DAP en el bolsillo con los auriculares conectados.

Sonido

Los PMX se sitúan justo por encima de los Prophile 8, un modelo que también he tenido el gusto de tener por casa y del cual podéis esperar review no dentro de mucho. Por lo tanto los veo como una evolución importante, partiendo de la base de los ya estupendos (os lo adelanto) “P8”.

A pesa de la “tradición” que parecen llevar muchas otras compañías de dejar el sonido más neutro y detallado para los modelos flagship, InEar parece girar un poco hacia otra dirección, creando un iem que sitúa el nivel de resolución ligeramente por encima de los Prophile 8, pero con una interpretación hacia el  lado musical más acusada, algo que por otro lado celebro, ya que es un claro signo de las intenciones en su diseño, para dirigirlo a un público que disfruta sobre todo de la música.

Algo así como pasaba con los Kaiser Encore vs Katana de Noble, estos PMX se dejan caer hacia el lado cálido, con una manera sutil y justo en el punto exacto como para que los medios crezcan en realismo y mejoren su proyección. El nivel de detalle y transparencia, sobre todo en extremos juega en las más altas ligas, siendo de lo mejor que ha pasado por mis orejas.

Guardando una respuesta inequívoca de multidriver BA, estos PMX se muestran con un grave bastante poderoso pero muy refinado, no llegan a representar una pegada de subgrave de igual manera que un driver dinámico, pero por otro lado si fuera así desentonaría el conjunto y el balance tonal tan correcto acertado que llevan estos iems.

La zona baja ofrece una mayor densidad de lo habitual en este tipo de arquitecturas, y lo situaría a medio camino entre la profundidad de los Noble Kaiser Encore y la rapidez de los Earsonics S-EM9, cogiendo lo mejor de ambos. La respuesta en esta gama de frecuencias mantiene alejada cualquier tipo de “nasalidad”, con el énfasis justo en el medio-grave como para convertirlo en un iem más divertido y apropiado para rock que los Prophile 8, pero que a su vez mantiene un balance tonal extraordinario.

El innegable pero ligero toque en “U” hablando de su respuesta en frecuencia es mucho menos acusado que en otros rivales, dejando unos medios prácticamente libres de coloración a excepción del pequeño énfasis del medio-grave. Particularmente me han sorprendido por la sensación de amplitud, separación y definición en esta gama de frecuencias, situándose muy arriba en el ranking, y podría decir sin miedo que es de los rangos medios más creíbles y bien ejecutados que he podido escuchar hasta el momento.

Parte de esta claridad y sensación de definición viene ayudada por el perfecto empaste con los agudos, con un incremento audible hacia los 3kHz, lo que ayuda a una mejor percepción de los detalles, así como un sonido con un punto brillante, que no llega a resultar “arisco” o estridente en ningún momento, pese a los altos niveles de información y detalle aportados.

Es difícil encontrar un género que no termine de empastar bien con estos PMX, y en la versatilidad encuentro otro de sus puntos fuertes. No es el iem más dinámico, ni con la proyección más “visceral”, eso lo dejamos para los diseños híbridos con respuesta más edulcorada, pero a cambio tenemos un modelo que es capaz de hacerlo muy bien, con muchos géneros, todo ellos sin causar fatiga y con una comodidad digna de un custom.

Me he encontrado escuchando tanto clásica, como rock sureño durante mis pruebas, con el mismo nivel de satisfacción. Es posible que para los fans del “techno” se os quede un poco corto en pegada de subgrave, al igual que con cualquier otra arquitectura de drivers “balanced armature”, pero realmente también consiguen un papel más que correcto con estos géneros.

Así con todo es un iem que prioriza balance tonal, coherencia, transiciones y timbre, sobre la “macrodinámica” y pegada, donde los diseños híbridos (bien ejecutados) parten con ventaja simplemente por el tipo de transductor y tecnología.

Conclusiones

Los Promission X son una fantástica interpretación en cuanto a “sonido de referencia” por parte de InEar, teniendo siempre en mente dos puntos importantes y que a veces se pierden entre tecnicismos: balance tonal y naturalidad.

Este fantástico diseño multidriver es para aquellos que quieran ir a por lo mejor de cada mundo (técnico vs. disfrute musical) cogiendo lo imprescindible de cada uno de ellos, mezclándolo todo con equilibrio y gusto.

En este mercado últimamente un poco “loco” en cuanto a precios se refiere en las gamas más altas, InEar pone un punto más racional, y si bien no podemos denominarlos como unos iems económicos, sí están a la altura de lo que su precio marca. Uno de esos iems, perfectamente definitivos, sea cual sea, tu nivel de exigencia.

*Equipo utilizado para la valoración: Lotoo PAW6000, iFi Micro BL. 

Compartir:
Autor Yago
Lo reconozco, me encantan los auriculares...