Por Yago 

Desde hace unos meses atrás Philips le ha dado un giro a su gama Fidelio, con la incorporación de nuevos e interesantes productos, situado en un nivel de acabados y de calidad muy altos, de esta manera se posiciona como los productos más exclusivos de la marca.

Los Philips Fidelio L1 se sitúan dentro de esta gama como unos auriculares portátiles cerrados Premium, con unos acabado excelentes y u sonido a la altura.

 

EMBALAJE Y PRESENTACIÓN

 

Sin duda Philips ha querido darle un  toque de distinción y categoría en este apartado, no es el tradicional embalaje de blíster plástico que podemos ve quizás en otros productos de gamas inferiores de la marca, si no que consta d una caja negra y relativamente pesada de cartón duro. Los Fidelio L1 vienen incrustados  en una espuma gris, debajo de la cual y a través de un pequeño lazo negro, que hace función de tirador, encontramos la caja con los accesorios.

CONSTRUCCIÓN 

Ya antes de que me llegaran los Fidelio L1 tenía grandes expectativas acerca de los materiales y buena construcción , tras indagar un
poco y ver algunos vídeos y fotos;  y es que la calidad de los Fidelio L1 no defrauda. Si tuviera que resumir en una palabra sería excelente.

Son los auriculares portátiles con mejor construcción que han pasado por mis manos y una vez tienes los tienes delante la sensación de robusted y calidad es todavía mayor que en las fotos, ganan en persona.

Podemos ditinguir tres materiales mayoritariamente utilizados en estos auriculares, que son: aluminio, piel (polipiel en el caso de las almohadillas) y plásticos de calidad en menor medida. La estética está realmente cuidada, aportándonos detalles de mucha calidad, como una diadema en piel auténtica de color marrón con el logo de la marca inscrito y los hilos de cosido, que parecen estar hecho a mano. Bonito detalle también el nº de serie que identifica a nuestra unidad plasmado en el interior de la diadema de aluminio.

 

Sin embargo la construcción de este auricular no sólo está muy cuidada por fuera, si no que tambén podemos apreciar un estudiado diseño a nivel estructural, lo que denota el buen hacer del grupo de ingenieros específico que trabaja para la gama de auriculares Fidelio.

En la parte exterior distinguimos un anillo de aluminio acabado mate, destinado al soporte de las copas. De esta manera permite la
rotación tanto de izquierda a derecha, como de arriba abajo, para facilitar el 
ajuste a cualquier tipo de fisionomía. La elección del aluminio no es acertad sólo a nivel estético, si no que gracias a este material se consiguen absorver/disuadir las posibles vibraciones procedentes del driver.

La rejilla de metal negro permite una cierta ventilación del driver, y es que en el papel son unos auriculares semiabiertos, en cambio, a
niveles prácticos tanto de sonido como de insonorización exterior, se comportan 
como unos auriculares cerrados. Esto es debido en parte a la malla de tela situad justo debajo de la rejilla, que bloquea en gran medida el ruido exterior.

Los driver de neomidio tienen un diámetro de 40 mm y están asentados sobre una base inclinada, que trata de imitar el ángulo de
inclinación del pabellón auditivo, mejorando la focalización del sonido y 
aportándonos una escucha más natural.

 

ESPECIFICACIONES

 

Sonido

• Sensibilidad: 105 dB

• Impedancia: 26 ohmios

• Distorsión: < 0,1% THD

• Respuesta de frecuencia: 12 – 25 000 Hz

• Entrada máxima de potencia: 200 mW

• Diámetro del parlante: 40 mm

Conectividad

• Conexión del cable: Jack hembra 3,5 mm

 

Accesorios

• Cable de audio de 3,5 mm

• Control remoto integrado diseñado para Apple, 1 m largo

• Funda para guardar

• Conector adaptador: 3,5 a 6,3 mm

 

Compatible con iPhone

• Compatible con: iPhone 3GS, iPhone 4

• Compatible con: iPod y  iPad

 

Los Fidelio L1 vienen con dos cables de aproximadamente 1 metro de longitud, uno está destinado a uso con Ipod/Iphone/Ipad, ya que, trae un control de volumen y pausa/play. Aunque en un principio este control esté destinado sólo para dispositivos Apple, el pausa/play también funciona en mi Samsung Galaxy S3 utilizando el reproductor de serie, no así el control de volumen.

Los cables son desconectables, en la copa izquierda de los Fidelio encontramos una prolongación de cable de unos  10 cm terminada en Jack 3,5 mm a la que conectaremos los 2 tipos de cables Me hubiera gustado que la conexión fuera directamente en la copa, sin cable de por medio, pero aún así parece un montaje fiable. El cable utilizado (con conductores cobre OFC) está recubierto de una malla de tela, que reduce bastante las posibles microfonías.

Así mismo los jacks utilizados tiene cuerpo en aluminio mate, además de conexiones bañadas en oro, de esta manera se garantiza una buena conexión, sin pérdidas en la señal.

COMODIDAD Y AJUSTE

Los Fidelio L1 están pensados para un uso portátil, en mi caso las dimensiones están justo en el límite, al ser un poco voluminosos. No obstante esto se ve compensado por el excelente ajuste que ofrecen en la cabeza, mérito en gran parte de las almohadillas“con memoria”, tal y como si fuera un colchón de látex, se adaptan muy bien a nuestras orejas y nos aportan un buen sellado.

Ofrecen un apriete considerable, pero sin llegar a molestarme en ningún momento. El diámetro interior de las copas es suficientemente grande como para acoger mis orejas, sin embargo, alguien que tenga unas orejas algo más grandes de la media puede que le toquen en las amohadillas.

He contrastado su uso tanto en casa, como por la calle, bibliotecas e incluso autobús, y he de decir que estoy más que satisfecho con el resultado. El bloqueo del ruído exterior es notable, la sujeción en la cabeza es buena, por lo que podremos llevarlos puestos sin miedo a que se nos caigan.

SONIDO

 

Para análisis del rendimiento sonoro de los Fidelio L1, he utilizados dos equipos, el primero es mi equipo estacionario, formado por: Asu 1225B, reproductor Foobar 2000 (WASAPI PUSH), ODAC y amplificar Meier Cord Rock; para las conexiones he utilizado cables WireWorld Solstice.

Por otro lado también hice uso de mi equipo portátil, quizás más acorde a las pretensiones de los Fidelio L1, está formado por mi Samsung Galaxy S3 (Neutron Music Player) y el Topping D1 Mark II amplificador/DAC, prescindiendo en algunos momentos de este último.

La música utilizada es muy variada, el formato utilizado es FLAC, sin embargo también he comprimido a 320 kpbs algún disco para ver el comportamiento de los auriculares con formatos más extendidos.  A continuación os pongo una pequeña muestra de los discos empleados para la valoración:

-Dire Straits-Communiqué

-Mumford&Sons-Babel

-The Black Keys- Magic Potion

-Lenny Kravitz-Black And White America

-Jamie Cullum- TwentySomething

-Cassandra Wilson- Another Country

-BSO The Hobbit

 

Desde una primera escucha lo primero que llama la atención son los graves, son profundos, con una  muy buena extensión y que dan la sensación de que bajan bastante.

No tienen una rapidez destacable, si no que podríamos definirlo como algo lentos, sin embargo, consiguen rendir muy bien con rock/indie, sin que eche en falta más rapidez.  Me han recordado en cierta manera a los graves de mis ex Denon ah-d2000 quizás algo más lentos y melosos.

Puede que la cantidad de grave sea un tanto excesiva para aquellas personas que estén habituadas a un sonido más neutral, pero confieso que para mí están en buena proporción, En la canción “Goodbye Babylon” de The Black Keys el sonid es potente, con pegada, los graves se adaptan muy bien a lo que la canción exige,  sin duda los Fidelio saben rockear. Conforme han ido pasando las horas de rodaje los graves han mejorado, asentándose y perdiendo un poco de medio-grave.

En este apartado no sólo se reduce a la pegada en el medio grave si no que los encuentro más orientados al sub-grave,como resultado nos aportan un sonido con mucho cuerpo por abajo, pero sin llegar a enfatizar los medios o agudos.

Sin amplificar, directamente desde la salida de auriculares de mi Samsung Galaxy S3, los graves son correctos en control y pegada, pero por otro lado una vez amplicados ganan en calidad, logrando una mayor definición y rapidez, algo distinguible sobre todo cuando escuchamos una pista con contrabajo, o con una base rítmica exigente La transición entre el medio-grave y la zona media se produce de manera suave y muy natural, sin duda favorecida por la inclinación de los drivers. Esto aporta sobre todo calidez a la voces.

Sin duda los L1 son unos auriculares cálidos, y con un sonido que podríamos denominar un poco oscuro, al estilo Sennheiser hd650, salvando las distancias. No es un auricular para audiófilos exigentes, ya que carecen de la neutralidad y detalle para que sea considerado como tal, sin embargo, creo que son unos auriculares hechos para disfrutar de la música sin más preocupaciones.

Te permiten disfrutar de una pista de Spotify, en mp3 a 256 kpbs, de una manera que  incluso me ha sorprendido, y es que son sin duda unos auriculares muy permisivos con los formatos utilizados, corrigiendo en gran medida con su perfil cálido las posibles estridencias que puedan provenir de un archivo con bajo bitrate.

Los medios se presentan ligeramente adelantados, las voces suenan aterciopeladas, quizás tienen un poco de excesiva coloración a la hora de escuchar voces femeninas, pero hacen un gran trabajo con las masculinas. Escuchando a  Jamie Cullum, su voz suena con cuerpo, muy bien articulada, dando la sensación de proceder más de su pecho que de su garganta, y goza de un detalle y claridad altos.

La guitarras distorsionadas suenan bastante creíbles. A destacar es la interpretación de instrumentos de viento (trombones, trompetas, oboe…) aún siendo unos auriculares más bien cerrados permiten disfrutar de composiciones más complejas sin apelotonamiento de los distintos instrumentos, como es el caso del disco BSO El Hobbit.

La escena es sorprendetemente profunda y ancha para tratarse de unos auriculares de este tamaño. Los Fidelio L1 recrean su propia escena, y adaptan la música a su estilo. La separación de instrumentos es muy buena, las voces y los instrumentos se sitúan en sus repectivos planos sin estorbarse entre ellas. Así mismo encuentro el timbre de los Fidelio L1 muy musical.

La palabra que más me viene a la cabeza cuando escucho los Fidelio L1 es lo agradables que resultan en su escucha, y es que no puedo decir nada que hagan mal estos auriculares, van bien con todos los estilos musicales, desde pop, rock hasta clásica/bandas sonoras, y aunque tampoco diría que son excelentes en algún plano, esto es un gran mérito.

Los agudos están ligeramente recortados,  son más que correctos tanto en tímbrica como en presentación pero aquí hecho en falta un poco más de aire, escuchando platillos y violines, noto que podrían llegar un poco más arriba.

Este pequeño recorte en la zona aguda está hecho, bajo mi punto de vista, de forma intencionada por los ingenieros, de tal manera que podamos disfrutar también de archivos de peor calidad, que por otro lado son los que emplean el 90 % de la gente que escucha música con auriculares.

Mejora con amplificación:

A pesar de que se pueden resultar perfectamente disfrutables enchufados a un Iphone o un reproductor mp3 medianamente decente, la capacidad de escala de los Fidelio L1 es remarcable.

Debemos amplificarlos para ver hasta dónde son capaces de llegar. Son unos auriculares permisivos a rasgos generales con el sistema, pero que sin duda ofrecen una gran mejora enchufados a un amplificador y fuente de calidad.

Enchufándolos a mi amplificador estacionario Meier Corda Rock, puedo apreciar cómo el grave gana en control, deficinión y pegada, la zona medio se vuelve algo más cercana y las voces e instrumentos mejoran en articulación considerablemente; así mismo lo agudos se vuelven algo más presentes y mejoran su extensión.

 

RECOMENDACIONES Y CONCLUSIÓN FINAL

Una vez finalizado mi análisis, y tras la buena sensación que me llevo con estos auriculares, no puedo hacer otra cosa  que recomendarlos a todo tipo de usuarios. Tanto a iniciados como a gente con más experiencia en el sector, que busquen un auricular con el que puedan escuchar todo tipo de música, priozando el disfrute musical y con unos acabados de los que muchas marcas podrían tomar nota.

Phiilps ha dado un gran paso en el mercado con su gama Fidelio de auriculares, y aparte del gran “Boom” que están teniendo los Fidelio X1, con el modelo portable Fidelio L1 demuestran que pueden sacar unos auriculares con una calidad de materiales y un sonido a la altura de las mejores marcas del sector, superándolas en algunos apartados (construcción y
materiales en el caso de los L1) y con una calidad/precio insuperables.

 

Agradecimientos: Luis Suárez Rueda

PR Manager Philips Consumer Lifestyle Iberia

 

Gracias por vuestra lectura

 

 

Compartir:
Yago
Autor Yago
Lo reconozco, me encantan los auriculares...