Puntuaciones

Sonido 80Ptos
Diseño y construcción 85Ptos
Funcionalidad 86Ptos
Precio-calidad 96Ptos
TOTAL 87Ptos

Con este nombre tan original iFi Audio sigue en su escalada por ofrecer productos que se adaptan a las necesidades máss contemporáneas, con un montón de funciones y todo ello bajo un diseño atractivo.

El hip dac es, como su propio nombre indica, una dac portátil con amplificador de auriculares, incluyendo también la cada vez más común salida balanceada de 4,4 mm.

Lo mejor de todo es que el precio es de lo más atractivo, situándose en sólo 165€ para el mercado español.

No es la primera vez que me ocurre, y es que las fotos engañan, el hip dac es un artilugio de comedido tamaño, como así lo es su caja. En un mundo donde no estamos como para regalar batería con nuestros smartphones el hip dac trae la suya propia integrada. Además de una generosa oferta de accesorios, todos los necesarios, dentro de su pequeña caja.

El “unboxing” y presentación

iFi Audio en general, no se distingue por tener las cajas más pesadas, o las de cartón con más grosor y calidad, pero a cambio “ponen toda la carne en el asador” en su interior, ofreciendo todos los cables que podremos necesitar, para sacarle jugo a sus productos.

El embalaje de este hip dac es, por lo tanto, bastante espartano en su exterior. Pero teniendo en cuenta el contenido precio no llega a hacernos fruncir el ceño. Dentro de la caja encontraremos:

  • Cable USB-A hembra a USB-C macho (para smartphones).
  • Cable USB-A hembra a USB-A macho (para su uso con PC).
  • Cable USB-A macho a USB-C macho (para carga).
  • 4 pies de goma de la marca 3M.

El diseño

Con un peso de 125g y unas dimensiones de 10,2 x 7 x 1,4 cm es un dac/amp auténticamente portátil, que se antoja perfecto para hacer el conocido sándwich con nuestro smartphone, que tan de moda estaba antes del boom de los DAP. Aún recuerdo con cierta nostalgia el combo que formaba mi Ipod Touch con el Headstage Arrow 4G, todo ello unido mediante el sistema “dual-lock” de 3M.

Pues bien, parece que todo vuelve, y en estos momentos el audio portátil parece apuntar y mucho hacia ese tipo de combos, con los que se mejora sustancialmente la calidad de audio frente a utilizar la cada vez menos común salida de 3,5mm en nuestros smartphones, o directamente los “dongle”, que en la mayor parte de los casos se quedan cortos en cuanto a potencia para mover auriculares orejeros.

El hip dac de iFi Audio posee cantos redondeados, que lo hacen más cómodo de agarrar y llevar en bolsillo. Su llamativo color azul, en combinación con el mando de volumen central en tonalidad cobre, lo hacen sin duda nada desapercibido a la vista.

El frontal está muy bien aprovechado, albergando de izquierda a derecha según la foto superior: interruptor de ganancia “power match“, potenciación de graves “xBass“, potenciómetro analógico con apagado/encendido integrado, salida balanceada 4,4 mm y por último salida de 3,5 mm no balanceada.

El panel trasero del hip dac está mucho menos concurrido, y se limita para el USB-C para carga y el USB-A macho con entrada propietaria, para hacer uso de la entrada digital. Y es que iFi sigue manteniendo este tipo de entrada específica de USB-A que ya vimos en toda la gama de sus productos sobre todo portátiles.

Desafortunadamente no contamos con ningún tipo de salida en línea analógica, una función que habría puesto la guinda al pastel, sobre todo si queremos aprovechar su solvente parte digital y amplificar la señal analógica con algo más potente para esas ocasiones en las que escogemos unos orejeros de gama alta y baja sensibilidad.

Al igual que el x-CAN y el xDSD hereda gran parte de la tecnología presente en los modelos estacionarios.

El chip DAC es un Texas Instruments Burr-Brown DSD1793, con soporte de formatos hasta DSD 256/DXD384/PCM384kHz e incluso para el famoso MQA, presente en varias plataformas “streaming” como Tidal, de la cual confieso hacer un uso casi a diario.

La propia marca declara que la parte correspondiente a la decodificación digital/analógica de este hip dac, es herencia directa del iDSD Black Label, uno de los dac/amplificador más elogiados de los últimos años, y del cual podréis encontrar la review aquí.

Los operacionales encargados de amplificar la señal a la salida del DAC son los ya conocidos por la marca J-Fet OV4627A, que a diferencia de los operacionales formados por transistores BJT es controlado por tensión en lugar de por corriente.

La batería que incorpora este hip dac tiene una capacidad de 2.200 mAh, que promete una duración de más de 10h. En la práctica se sitúa más bien en las 8 o 9h reales, ya que la estimación no incluye que de vez en cuanto activemos el interruptor “xBass” o modifiquemos la ganancia para adaptarse mejor al auricular que en ese momento esté conectado.

Una función que hubiera sido interesante es la de apagado automático al cabo de un tiempo sin recibir entrada del usuario, ya que, no es la primera vez que en modo reposo se me olvidó apagarlo durante mis pruebas, y se consumió toda la batería.

Especificaciones

-Potencia de salida: Balanceada 4,4mm (400mW/32Ohm); 3,5mm (280mW/32Ohm).
-Batería: 2.200mAh de Litio.
-Peso: 125g.

*Restante de especificaciones (guía rápida de usuario).

Sonido

Este pequeño y práctica dac/ampli está pensado para iems y orejeros de impedancias medias con relativamente alta sensibilidad. De paso sea dicho creo que no tendría problemas en mover decentemente auriculares tope de gama, ya que por fortuna, cada vez son más comunes los modelos que se decantan por escoger unas especificaciones de sensibilidad e impedancias, acordes como para ser movidos desde dispositivos portátiles. Así pues los 400mW a 32Ohm deberían ser más que adecuados para auriculares como: Focal Elear, Focal Clear, Fostex TH900…

A pesar de ello, he centrado mis pruebas en modelos de auriculares más mundanos, y acordes a los 165€ de PVP que tiene el hip dac. Aunque también me he permitido el gusto de emparejarlos con mis custom de referencia desde hace tiempo, los VE6-Xcontrol de Vision Ears.

iFi ha escogido un sonido base sin apenas coloración, para este hip dac, que sin duda me ha recordado en parte al xDSD, salvando las diferencias en resolución y potencia a favor de este último, como también refleja lógicamente los distintos PVP.

A bajos volúmenes y con auriculares muy sensibles el balance entre canales no es tan perfecto como otros modelos de la marca, y quizás estos sea un ligero hándicap para quien escuche con el volumen al mínimo. No obstante sólo se da con custom/iems de especificaciones particulares y específicas.

La compañía ha dotado de un punto brillante en su justa medida, como para que el oyente tenga la sensación de mayor detalle, y particularmente encuentro que es beneficioso para auriculares más oscuros, o con agudos algo recortados, como la mayor parte de supraaurales portátiles. Para poneros un poco en perspectiva, una de las parejas más asiduas en ese aspecto y durante mis pruebas fueron los Jays q-Seven Wireless, utilizándolos en modo pasivo con el cable de 3,5mm que viene incluido con estos auriculares suecos. Con ellos y gracias a la interruptor “xBass” puedes optar por una escucha informal y muy divertida, o bien elegir un sonido más plano con todos los efectos desactivos, si el género musical así lo requiere.

En referencia a la función “xBass” he de puntualizar que en el caso de hip dac parece afectar a un mayor abanico de frecuencias, con respecto a cómo estaban implementada esta función tanto en el xDSD como en el xCAN, que analicé hace algunas semanas. Y es que activándolo todo se vuelve más cálido, e incluso la parte alta parece verse algo “endulzada”, dando como resultado un sonido más permisivo con las grabaciones actuales, no tan buenas.

Para una escucha más de “referencia”, lo mejor es desactivar cualquier efecto. En este modo el hip dac ofrece un sonido bastante amplio, claro y nítido, con una separación estéreo que, acompañada del iem correcto, rinde por encima que todos los dac/ampli que he probado en esta gama de precios.

La compatibilidad con casi cualquier formato es absoluta, todo ello acompañado de un vistoso cambio de color en el LED frontal, que nos indica el tipo de archivo reproducido. Para el MQA igual que en el xDSD el color elegido es el morado. Presente en bastantes ocasiones durante mis escuchas con Tidal.

Un dato importante y que os ayudará a preservar la duración de la batería de vuestros smartphones, si lo utilizáis como fuente, es que el hip dac siempre hará uso de su propia batería, sea cual sea la modalidad de uso.

Conclusiones

El hip dac es un producto que va directamente a “comerse” a cualquier otro rival en su gama de precios, con una cantidad de funciones y compatibilidad difíciles de igualar. Con un sonido que captura en parte la esencia de sus hermanos mayores de gama, es una pieza más que recomendable para todo tipo de público, y un perfecto “primer producto audiófilo” para el consumidor más mundano, que quiere mejorar el audio de su teléfono, sin tener que dejarse una parte importante de su sueldo.

*Equipo utilizado para la valoración: Xiaomi Mi9, Vision Ears VE6-Xcontrol, Jays q-Seven, Jays a-Seven, Focal Clear.

Compartir:
Autor Yago
Lo reconozco, me encantan los auriculares...