Puntuaciones

Sonido 75Ptos
Diseño y construcción 80Ptos
Funcionalidad 92Ptos
Precio-calidad 85Ptos
TOTAL 83Ptos

El Zen DAC es la última propuesta de iFi Audio para un audio estacionario práctico, de calidad y a un coste muy reducido frente a su competencia.

En estas líneas os intentaré acercar un poco mis impresiones sobre este nuevo DAC con amplificador de auriculares incorporado, el cual y al igual que el hip dac, entra fuerte en el mercado.

Ya está disponible en las principales tiendas online españolas, y se puede adquirir por sólo 149€.

Hace muy pocos días analizaba el hip dac, pues bien por así decirlo este Zen DAC viene a ser el hermano en estacionario, con las ventajas añadidas que ello supone, y además todo a un precio algo más recortado incluso.

Antes de comenzar esta review quisiera agradecerle públicamente a iFi Audio la posibilidad de poder traeros sus productos a esta web, así como su buena atención.

El “unboxing” y presentación

De empaquetado simple y espartano, el iFi Zen DAC no os va a impresionar por fuera, dejando todo para su diseño, fuera de lo común, y con ciertas reminiscencias al mundo de los “ovnis”.

Dentro, tal y como es de costumbre con esta marca, podremos encontrar todo lo necesario como para poner en marcha desde el primer minuto al Zen DAC. Incluyendo como accesorios: cable analógico RCA y cable USB-B a USB-A.

A pesar de contar con puerto de alimentación, el transformador no se incluye en el paquete, de todas formas siempre podremos alimentar directamente al Zen DAC a través de los 5V de la propia toma USB en nuestros ordenadores.

En resumen la presentación general es bastante espartana, sobre todo la caja blanca genérica, pero teniendo en cuenta el reducido precio, no hay absolutamente nada que objetar en este aspecto.

El diseño

Unas líneas más atrás me refería a la apariencia del Zen DAC como a un “ovni”, y es que en sus formas distinguimos algunos rasgos de platillo volante, debido a su poca altura y esquinas redondeadas. Este diseño es cuanto menos original, y da un toque de distinción que se agradece en productos de esta gama, alejándose de lo más “genérico”.

La carcasa del Zen DAC está realizada en metal, en donde destaca su peso y consistencia, sobre todo si tenemos en cuenta el precio.

El frontal está presidido por el gran mando del volumen, con un acabado semi-cromado, y que además resulta muy gratificante al tacto. El resto de disposición de los botones es idéntico al que encontrábamos en el hip dac, compartiendo puertos de conexión para abaratar costes, una decisión lógica y muy extendida en casi todos los fabricantes de electrónica.

La única entrada digital disponible es la USB, por otro lado la más común en el mercado actual, y compatible con la utilización de smartphones como fuente, si bien os recomendaría en ese caso la utilización del transformador de red, para evitar mensajes de error en vuestro móvil o que se drene la batería demasiado rápido.

Al igual que con el hip dac, iFi Audio presume de incorporar las nuevas salidas balanceadas de 4,4mm, que por suerte en este caso se extienden hasta la salida en línea analógica, aparte de la destinada a auriculares; con ella podremos utilizar amplificadores estacionarios balanceados más solventes que el incorporado en el Zen DAC, el cual dicho sea de paso encuentro extremadamente competente para el precio. Si alguno se pregunta el cómo, la forma más sencilla es un cable de 4,4mm a 2 XLR (3 pin).

El iFi Zen DAC demuestra sus pretensiones estacionarias, pese a contar con un tamaño compacto, en una de las funcionalidades “ocultas”; y esta es la de previo, ya que en en panel anterior encontramos un pequeño interruptor, que permite mantener la salida en línea fija o variable, algo que influye tanto a la salida “SE” por los RCA como a la balanceada, pudiendo de esta manera actual como combo de fuente + preamplificador conectado por ejemplo a una etapa de potencia en un equipo de altavoces.

Especificaciones
  • Salida en línea analógica: Audio RCA (UnBAL) 2,1V fija 1V / 3,3V max. (variable) 4,4mm Pentaconn (BAL) 4,2V fija 2V / 6,2V max. (variable)
  • Zout: <= 100 Ohm (NoBAL) <= 200 Ohm (BAL) SNR: <-116dB(A) @ 0dBFS (NoBAL/BAL) DNR: >116dB(A) @ -60dBFS (NoBAL/BAL) THD+N: <0.0015% @ 0dBFS (NoBAL/BAL)
  • Salida para auriculares: 6,3mm (NoBAL) 1V / 3,3V max. (Rango de auriculares desde 12 Ohm – 300 Ohm) 4,4mm Pentaconn (BAL) 2V / 6,2V max. 12 Ohm – 600 Ohm
  • Potencia de salida para auriculares: NoBAL >280mW @ 32R; >36mW @ 300R;              BAL >380mW @ 50R; >70mW @ 600R

*Restante de especificaciones técnicas aquí.

Sonido

Es obvio que el hip dac y el Zen DAC comparten una firma sonora extremadamente parecida, estando la principal diferencia en la potencia. Siendo el Zen DAC algo más apropiado para orejeros relativamente fáciles de mover, sin irse a alguna de las “vacas sagradas” como los Sennheiser HD800s, donde simplemente no es capaz de moverlos como se merecen, ya que, partir de los 200 Ohm la potencia entregada bajo estas cargas cae considerablemente, haciendo que carezca de la dinámica y control adecuado con ese tipo de auriculares.

El interruptor “PowerMatch” del panel frontal ya lo veíamos en el hip dac, y éste no deja de ser un selector de ganancia, si bien iFi Audio no aporta los ajustes que cada posición asigna (apagado/encendido). La ganancia afecta directamente al volumen de escucha percibido por el oyente, y la compañía sabe jugar muy bien con esto. Con todo el Zen DAC da la sensación de ser bastante más potente de lo que en realidad es, y no digo esto como algo malo, ya que para una basta mayoría del público, sobre todo para el que un poco dirigido este producto, la potencia y el volumen van el mismo barco.

iFi proclama que en Zen DAC se puede utilizar con iems sensibles, así que he tirado de mis apreciados Vision Ears VE6-Xcontrol para realizar algunas pruebas, a los que considero unos custom iem bastante sensibles y tendentes a captar casi cualquier ruido de fondo.

Tras escuchar algunos álbumes en formato MQA con Tidal, la conclusión y para mi sorpresa, es que no hay mucha diferencia en cuanto a ruido de fondo comparado con el hip dac, un DAC/Amp de pretensiones más portátiles, y por consiguiente más enfocado a iems. Sin ser el amplificador con el fondo más “oscuro” y silencioso para iems, el Zen DAC permite sin mayor problema realizar escuchas con multidriver BA, sin ese acusado “hiss”, apreciables sobre todo en los silencios de la música.

El perfil escogido por iFi es el adecuado como para satisfacer a la mayor parte del público. Su sonido es ligeramente cálido en el grave, con una pegada menos compacta y precisa que el micro iDSD BL, que con el “TrueBass” parece cobrar un poco de vida, a costa de edulcorar y “enmascarar” un poco los medios y la parte alta.

Es el tipo de sonido con el cual podemos estar horas y horas sin fatiga, sin ser el más transparente, claro o preciso.

Con los Jays q-Seven conectados a la salida de 6,3mm y ambos interruptores activados (“PowerMatch” y “TrueBass“), reconozco que he disfrutado sin miramiento de la música más actual, ofreciendo una sensación dinámica, la cual reconociendo que está en parte “simulada” por la ganancia y el potenciador de graves, no quita que no sea agradable y desde luego muy apropiada para los géneros más movidos; sobre todo en esos momentos en los que no priorizamos tanto la precisión.

He de puntualizar que el interruptor “PowerMatch” afecta directamente a la ganancia pero a costa de unos niveles de distorsión mayores; y es que no es complicado llegar a saturar el sonido si abusamos del mando del volumen, pero para esas el nivel de presión sonora será del todo desaconsejable, al menos con la mayor parte de auriculares orejeros portátiles.

Conclusiones

Si estás en busca de tu primer DAC/Ampli estacionario y quieres la mayor cantidad de funciones posibles acompañadas de un diseño que se salga un poco fuera de lo común, el Zen DAC es un serio candidato.

Esto lo extendería también a quien busque montarse un equipo económico, en segunda residencia, o simplemente para llevarse a la oficina. Gracias a que el Zen DAC sólo requiere de un puerto USB para ser alimentado, y además su compacto tamaño (que no bajo peso), lo hace bastante adecuado como para meterlo en la maleta o mochila.

iFi demuestra claramente con sus últimos lanzamientos su intención de acercar el mundo “hifi” al público más general, y creo que lo están consiguiendo.

*Equipo utilizado para la valoración: JAYS q-Seven Wireless (modo pasivo), Sennheiser HD800S, Vision Ears VE6-xControl.

Compartir:
Yago
Autor Yago
Lo reconozco, me encantan los auriculares...