Puntuaciones

Diseño y construcción 86 Ptos
Funciones y batería 84 Ptos
Sonido 90 Ptos
TOTAL 87 Ptos

iBasso es ya una reconocida marca dentro del sector del audiófilo portátil, después de analizar productos tan exitosos como el DX200 o los recientes iBasso IT01 quedan en muchas comparativas como uno de esos rivales a batir por su excelente relación precio/prestaciones.

Para competir con modelos de FiiO sobre todo, uno de sus claros rivales, iBasso se lanza de pleno a por la gama media de los DAP.

El consenso general para todos los que han probado este DX150, y tal y como se deja entrever con su apariencia es que se trata de una especie de hermano pequeño del DX200, con un recorte de precio importante, para situarse en torno a los 500 euros.

Diseño y presentación

Con una pantalla generosa de 4,2″ es prácticamente un calco estético del DX200, muy pocas cosas han cambiado e incluso las dimensiones y peso son las mismas. Sigue siendo un reproductor grande, más pensado para escucharlo en entornos controlados aunque visto el tamaño de los smartphones de hoy en día tampoco veo disparatada la idea de llevarlo en un bolsillo, para escuchar música por la calle.

Donde sí son más evidentes los recortes para abaratar los costes es en la presentación. Allí donde la caja del DX200 con cartones mucho más duros y gruesos se asemejaba y mucho a lo que hace Astell&Kern, el DX150 opta por un empaque mucho más corriente y sencillo, aunque por faltar no falta de nada, y hasta una funda de una especie de alcántara viene de serie.

Los dos puntos en los que más difieren el DX150 vs. el DX200 son dos: la pantalla ahora ya no está en un nivel más alto como sobresaliendo del resto del chásis, y se prescinde del puente de aluminio que protegía la rueda del volumen, algo que facilita la modificación accidental del mismo. Confieso que son pequeños detalles los que difieren entre ambos modelos y en general la calidad de construcción es alta, pero con ambos en la mano las sensaciones del DX200 siguen siendo mejores, se siente más premium y mejor ajustado en simples detalles como el “click” de la botonera. Tiene menos juego y transmite mayor solidez.

Podéis ver todo esto en la experiencia “unboxing” que subí hace ya algunas semanas al canal:

Hardware & Software

Por dentro también hay cambios, abandonando el chip Sabre del DX200 para dar paso al doble AK4490EQ, ya de conocida implementación en DAPs de Astell&Kern. La memoria RAM es de 2gb y la ROM de 32gb, en lugar de los 64gb del DX200.

Una de las grandes noticias con este DAP es que todos los módulos de amplificación del DX200 son compatibles. De serie viene con el AMP6, que ofrece un buen equilibrio entre potencia y prestaciones, 3,7Vrms por la salida balanceada y 2,4Vrms por la “single ended”. Voltajes suficientes para mover una amplia variedad de auriculares, tanto orejeros como iems; pero no tiene unas cifras de potencia tan llamativas como los 6Vrms de la salida balanceada con el módulo de amplificación AMP1.

Lo bueno es que al ser compatibles siempre lo podremos adquirir a posteriori para adaptarse a los auriculares que tengamos en ese momento entre nuestra colección.

El volumen es controlado de manera digital, con 150 pasos de 0,5dB, lo que garantiza un perfecto balance entre canales, incluso con los niveles de escucha más bajos. Esto es bastante común en los DAP a partir de la gama media/alta, pero en iBasso lo hacen especialmente bien. Lo que sí se puede apreciar tal y como pasa con la botonera del DAP en general es que el movimiento mecánico de la rueda no es tan preciso, y tiene una ligera holgura que no afecta en absoluto a su funcionalidad. Imagino por tanto que los controles de calidad serán más selectivos en el modelo tope de gama que en este DX150.

El ecosistema sigue siendo cómo no Android, inclusive su app “Mango” dedicada a la reproducción de música y propiamente desarrollada por iBasso es exactamente la misma, pero esta vez he notado una mayor fluidez general y una mejor respuesta al táctil, tal y como comento en el vídeo. Tuve la mala suerte de que con mi primera unidad del DX200 existían problemas de táctil fantasma, es decir muchas veces la pantalla se marcaba sola, pero parece ser que han tomado nota para este nuevo modelo y el software está mejor afinado, bien por iBasso en este punto.

La batería ofrece unas sólidas 9 o 10h en uso real. Le han añadido la carga rápida, todo un acierto ya que el DX200 tardaba bastante en completar su ciclo.

Fans del streaming no os preocupéis, podéis instalar Spotify o Tidal y usarlos como en vuestro teléfonos móviles, aunque la opción offline no funcione como debiera, común en muchos DAPs Android de hoy en día.

Todo lo aplicable a nivel de software en el DX200 lo es también por tanto en el DX150, así que no me repetiré mucho en este apartado, para el que os refresco la review de su hermano mayor. Solo deciros que la interfaz de la aplicación es intuitiva, fresca y muy visual. De hecho quitando la de Astell&Kern es la mejor que os podréis encontrar en los DAPs del mercado actual.

Las especificaciones

*(Módulo AMP6)

-Salida balanceada 2.5mm : Voltaje de salida 3,7 Vrms (32Ω de carga)
Respuesta en frecuencia: 10Hz-40KHz +/-0.5dB
Relación señal/ruido:118dB
Crosstalk: -119dB                                                                               THD+N: 0.00032%,-110dB (32Ω carga @2,4Vrms)

-Salida de auriculares 3.5mm: Voltaje de salida 2,4Vrms(32Ω carga), 185mW
Respuesta en frecuencia: 10Hz-40KHz +/-0,5dB
Relación señal/ruido:117dB
Crosstalk: -115dB
THD+N: 0,0004%,-108dB (32Ω carga @1,2Vrms)

Sonido

Primeramente he de decir que mis pruebas están basadas en el módulo AMP6 de serie, no he probado con otros puesto que considero que la clave de este DAP está en su precio relativamente contenido en relación a las prestaciones, y añadirle sobrecostes de módulos extra arruina un poco este ratio.

El DX150 mide muy bien sobre el papel, tanto que las diferencias son muy pequeñas contra las del DX200, y probablemente ni siquiera audibles hablando de términos como distorsión harmónica, crosstalk o rango dinámico.

Las diferencias por tanto, creo que se basan más en el módulo de amplificación, que es el que más aporta la “coloración” al sonido final.

Partiendo de esta base el DX150 con el AMP6 es un DAP con más pegada que el DX200 (AMP1), sin perder en sonido de la casa, caracterizado por una excelente resolución y detalle. Esto tiene sentido en parte teniendo en cuenta que el lugar de DAP de referencia ya lo tiene el DX200, y quizás el público al que va dirigido el DX150 es aquel que en vez de los iems tope de gama tiene una gama de auriculares de precios más mundanos.

Si ya iBasso nos viene acostumbrando a ofrecer productos que rinden por encima de su precio el DX150 no iba a ser menos, su rendimiento hablando puramente de sonido es comparable a rivales de mayor altura, tanto que creo que no se arruga ante un Astell&Kern AK320 del que también fui poseedor, un modelo que cuatriplica su precio en España.

Gracias a su bajísima impedancia de salida no tiene problemas en abordar iems multidriver BA o dinámicos, así como lo hacía el DX200. En este sentido a ambos los veo igual de preparados y creo que con 400 euros de diferencia entre uno y otro para mover iems sin duda me decantaría por invertir esa diferencia en mejorar el modelo de iem, antes que dar el salto al DX200.

Y es que iBasso ha lanzado la mayor competencia dentro de su propia casa, ¿ocasión para lanzar una versión vitaminada del DX200 quizás? A lo mejor nos esperan sorpresas y de momento hasta ahí puedo leer…

El sonido a bajos niveles utilizando ambas salidas (balanceada y normal) tanto con mis custom inear como con multidriver de alta sensibilidad está prácticamente libre de hiss, cercano a ser algo inaudible. Además en cuanto se sitúa en un punto normal de escucha por más que quiera no consigo apreciarlo.

Por lo tanto pasa la prueba con creces siendo una de las elecciones top para mover iems de altos vuelos hasta los 800 euros sin ningún problema.

Los beneficios de la salida balanceada confieso que no son muy apreciables con inear o custom, creo que aquí las diferencias son más notables con auriculares orejeros que agradezcan de más voltaje y potencia. A través de la cual podréis mover auriculares como los Focal Clear o Elear, casi todos los modelos de AKG, Fostex (con los que encuentro un emparejamiento remarcable), etc.

No lo hace tan bien con modelos más exigentes, léase los Sennheiser HD800/S, para los cuales el módulo AMP1 que viene de serie con el DX200 muestra más soltura y autoridad para mostrar los contraste en el sonido y un grave más poderoso. Con el DX150 se dejan escuchar pero se nota que aun les falta para llegar a dar todo lo que pueden ofrecer.

Después de probarlo concienzudamente con todo tipo de auriculares, el perfil de ambos DAP sigue siendo muy similar. Quitando el punto favorable de la potencia del módulo AMP1 los dos ofrecen un sonido neutro, sin resultar brillante, y tampoco consigo apreciar una carencia notable de resolución comparándolos mano a mano.

Hay que hilar muy fino y ponerse grabaciones de altura para notar que en ciertos pasajes el DX200 muestra quizás un poco más de extensión en extremos y muestra con mayor claridad los matices y micro-detalles de la canción.

El módulo AMP6 me recuerda en parte al AMP2 con un perfil ligeramente más coloreado y un poco menos refinado que el AMP1. La escena es perfectamente coherente pero quizás menos amplia que en el DX200, aunque no por mucho.

De todos modos y aun con todo creo que la diferencia de precio no refleja el resultado final, el DX150 ofrece en un 90 / 95% lo que su hermano mayor puede dar.

Y es que esta última frase es la más adecuada para definir el rendimiento de este DAP, en este 2018 probablemente es de lo que mejor relación calidad/precio ha pasado por mis manos. Y realmente creo que puede llegar a quitarle mucho volumen de ventas al DX200, por ello me parece que iBasso aunque suene raro debería haber hecho al DX150 “menos bueno” en su propio beneficio.

Mientras los aficionados podremos disfrutar del que probablemente sea el DAP más destacado por su precio, con permiso del DX200.

Conclusiones

El DX150 llega pisando muy fuerte, eclipsando a muchos rivales. Con unas prestaciones extremadamente cercanas al DX200 es una compra obligada si buscas un DAP con posibilidad de streaming y la mayor versatilidad posible hasta los 800 euros.

A día de hoy y entre todo lo que ha pasado por mi set de pruebas se corona como “el rey de la gama media”.

*Equipo utilizado para la valoración: Vision Ears VE6 x-Control custom iem, Noble Kaiser Encore, AAW W500 custom iem, Brainwavz B400, Focal Clear, Sennheiser HD800S, Fostex TH-X00.

Compartir:
Yago
Autor Yago
Lo reconozco, me encantan los auriculares...