Puntuaciones

Sonido 98Ptos
Diseño y construcción 98Ptos
Comodidad 95Ptos
Precio-calidad 90Ptos
TOTAL 95Ptos

Ya hace tiempo que muchos de vosotros me pedíais por privado la review de los Empyrean, bien pues el día ha llegado.

Seguramente Meze ya no es esa empresa relativamente desconocida que era hace unos años, y por méritos propios. Tras la salida de sus orejeros 99 Classics y 99 NEO, de los cuales tenéis sendas reviews, han dado directamente el salto a la gama más alta, para competir de tú a tú con los mejores auriculares del mercado.

Los Meze Empyrean son el mejor ejemplo de la capacidad que tiene esta empresa afincada en Rumanía para rozar la perfección en la ejecución; su mejor auricular con un precio de 2.999 €

Palabras clave en la concepción de estos Empyrean son: obsesión por la perfección y “Rinaro“.

Esta última hace referencia a la empresa ucraniana que ha colaborado estrechamente junto con Meze para el desarrollo del driver planar-magnético de los Empyrean, el cual implementa tecnologías novedosas y pendientes de patente, que intentaré desgranar unas líneas más adelante.

Dentro de su franja de precios, sobre los 3.000€, estos Meze tienen de competencia directa a los Focal Utopia y  los Hifiman HE-1000 v2; pero sin tener en cuenta la cifra exacta de PVP también apuntan a los Audeze LCD-4, y un poco más abajo a los Audio Technica ADX-5000 y Sennheiser HD800S. Por lo que rivales no le faltan.

El “unboxing” y presentación

Como buen gama alta los Empyrean no dejan nada al azar, y desde su presentación dentro de un maletín metálico uno ya siente que está ante un auricular de alta gama.

Meze se encarga de dotar a estos auriculares con todo lo necesario para el usuario, si bien en cuanto a cables de manera previa a su llegada debemos elegir entre:

  • Cable OFC 1,5m de longitud con jack no balanceado (6,3mm o 3,5mm)
  • Cable OFC  2,5 de longitud con conector 4 pin; todos ellos de cobre OFC.

En este sentido, y pese a que la competencia no lo hace, habría sido un plus a considerar el que incluyeran sendas opciones, balanceada y no balanceada.

En mi caso la elección fue el conector balanceado 4 pin con 2,5m, dada mi intención, utilizando un adaptador a 4,4mm,  de emparejarlo con DAPs de última generación que ya incorporan esta salida, como el Lotoo PAW6000.

En caso de que queráis prescindir de los adaptadores, la opción del jack con 4,4mm (o incluso el hasta ahora más tradicional 2,5mm) sólo está disponible en los cables premium que la propia Meze vende como extra, de cobre Furukawa y el modelo bañado en plata; a 269€ y 419€ respectivamente.

En cuanto a la calidad del cable stock no caben pegas, es de gran calidad, y sin duda de los mejores cables stock que os podréis encontrar en cualquier auricular de gama alta.

El diseño

Estos auriculares son el reflejo de que todo gira en torno al driver, como cuando un grupo de ingenieros diseña primeramente el chásis y motor de un coche y luego la carrocería; la diferencia está en que Meze ha conseguido un resultado de tal calidad que ni siquiera resulte evidente, ya que todo está igual de cuidado y perfeccionado.

El corazón de estos Empyrean es un driver planar-magnético creado por Rinaro, pero bastante distinto a lo habitual.

En primera lugar se aleja de la típica distribución simétrica de los hilos que hacen función de bobina, en estos finísimos diafragmas de tan sólo 0,16g.

Cada uno de los diafragmas lleva “impresos” dos bobinados independientes asimétricos en cuanto a distribución por la superficie, destinando cada parte a unas gamas de frecuencia distintas. Siendo el bobinado en espiral y orientado de manera más directa hacia el canal auditivo, el responsable de las frecuencias medias y agudas.

Toda esta distribución tiene un estudio previo sobre las reflexiones sobre la concha de la oreja, así como la distinta velocidad de propagación según qué frecuencias, para conseguir el resultado más natural posible.

El conjunto chásis/soporte de drivers y rejillas tiene una extrema rigidez, lo que favorece al resultado final, eliminando vibraciones indeseadas que induzcan distorsión. Lo de estos auriculares es todo un alarde de ingeniería y lujo.

Para la elaboración de las rejillas de aluminio al igual que todas las partes que dan soporte al driver es necesario previo paso por mecanizado en CNC; donde incluso los patrones a seguir en las rejillas han sido estudiados para maximizar el flujo de aire sin perder respuesta en el grave, que ya os adelanto es simplemente espectacular.

Meze parece adelantarse a los tiempos, e incluye un puente de diadema en fibra de carbono pero de acabado mate. Por suerte la tendencia está siendo dejar a un lado esos acabados “glossy” de alto brillo, dando lugar a una superficie más sutil y que deja ver con mayor claridad el patrón de la estructura de esta fibra.

El resultado del conjunto: aluminio, piel y fibra de carbono, es realmente espectacular, y ya simplemente en las manos casi se justifica el PVP. Lujo y buen gusto por todas partes…

Recientemente Meze ha introducido variantes de color “Jet Black” y “Black Copper”. Mi unidad en concreto presenta un acabado más grisáceo, si bien debo confesar que el negro total es incluso más bonito.

Cada unidad es ensamblada de manera manual en Baia Mare, donde se encuentra la sede de Meze en Rumanía.

Otro apunte importante y que dice bastante de la filosofía de la marca, más bien contraria a la obsolescencia, está en que todas y cada una de las piezas pueden ser reemplazadas o reparadas, algo que garantiza una vida útil y soporte de años y años para estos preciados auriculares.

En el siguiente vídeo se recoge una secuencia del mecanizado necesario para la elaboración de la estructura de las copas y rejillas en aluminio de los Empyrean. Puro alarde de detalle e ingeniería.

Especificaciones
    Tipo de driver: Rinaro Isodynamic Hybrid Array
    Tipo de auricular: Abierto circumaural
    Respuesta en frecuencia: 4 – 110.000 Hz
    Impedancia: 31,6 Ω
    Nominal SPL: 100 dB (1 mW / 1 kHz)
    Máximo SPL> 130 dB(THD) < 0.1%
    Peso: ~ 430 g

Comodidad y ajuste

Los 430g declarados en ficha pueden llevar alguno a una cierta desconfianza, sobre la comodidad de los Empyrean; si bien debo deciros que la ergonomía ha sido uno de los puntos más estudiados en el conjunto de este nuevo “flagship” de Meze.

La clave está en el reparto de pesos a lo largo del perímetro de la parte alta del cráneo. La lograda proporción se consigue gracias a un inteligente diseño de la diadema, que elimina el punto de carga que muchos auriculares tienen en la parte alta de la cabeza, lo que ocasiona molestias al cabo de un tiempo de escucha. De ello no se libran incluso modelos de sobra conocidos, como los de Beyerdynamic, los cuales no van escasos precisamente de acolchado.

La siguiente imagen plasma de manera muy clara lo que ha conseguido Meze con los Empyrean.

La forma, grosor y material de las almohadillas impactan directamente en el resultado final, tanto o más como la amplificación. Meze incluye dos opciones: las de piel y las de alcantara.

Para veranos calurosos como el que estamos viviendo las de alcantara mantendrán más lejos la sudoración, pero por contra el sondo será más cálido, y algo más relajado. Cada vez son más los fabricantes que ofrecen varias alternativas en cuanto a materiales de almohadillas, para variar el perfil sonoro sin tener que recurrir a la ecualización, simplemente por métodos físicos.

El generoso hueco que dejan las almohadillas es de forma ovalada, recogiendo perfectamente en su interior cualquier tipo de oreja, manteniendo siempre el diseño circumaural.

Intercalar ambas almohadillas es tarea sencilla que incluso un niño podría realizar. La estructura de fijación del driver lleva una parte imantada, que permite el acople y desacople con un pequeño tirón.

Sonido

Si bien pueda parecer una afirmación algo contundente, no puedo eludir la realidad, y es que los Meze Empyrean son (y con permiso de los prohibitivos HE-1 de Sennheiser)  los mejores auriculares orejeros que han pasado por mis orejas hasta el día de hoy.

Teniendo en cuenta que es la primera ejecución de un modelo de gama alta por parte de Meze, si cabe tiene un mérito mucho mayor.

Los Empyrean tienen ese sonido que no busca el lado más correcto y neutro, no están pensados para dejar con ese síntoma de indiferencia a ninguno que lo escuche. Estos auriculares son pura dinámica, divertimento y sonido explosivo cuando se requiere.

Palabras que a priori puedan chocar un poco con el concepto de “flagship” donde quizás otras marcas priorizan aspectos como el micro-detalle o la neutralidad. Por contra los Meze, y sin dejar a un lado esas cualidades, ofrecen una interpretación y realismo fantástico de la música, y demuestran que un auricular tope de gama no tiene por qué resultar para nada “aburrido” o “seco”.

Tras semanas de pruebas con estos magníficos auriculares he de decir que no he dejado de disfrutar ni un momento, sea cual fuera la fuente utilizada, incluso las menos lujosas o costosas.

Y es que la musicalidad es un característica intrínseca de los Empyrean, que se hace notar hasta en las escuchas más relajadas y con menos expectativas, bien sea por la calidad del archivo, estilo de música, o la sencillez de la fuente.

Con esto no quiero hacer ver que los Empyrean son de los auriculares más sencillos de mover, pero sí sorprende la compostura y capacidad de mantener sus rasgos característicos, incluso desde un humilde DAC/USB como el Lotoo PAW S1; desde el cual más que “dejarse escuchar” uno disfruta del momento y consigue adentrarse en la música.

La interpretación del sonido que Meze plasma en su gama alta se aproxima a la “Curva Harman”, basada en métodos experimentales así como subjetivos, sobre la preferencia del perfil sonoro para la mayor parte del público, con estudio previo de las reflexiones sobre la concha auditiva y la manera en que el oído humano “recoge” las ondas sonoras.

Este tipo de respuesta suele ir acompañada de una interpretación de sonido “musical” y poco fatigante. Y esta es precisamente una de las primeras sensaciones que aportan los Empyrean en primeras escuchas. Unos auriculares tremendamente agradables al oído.

He centrado mis pruebas durante la mayor parte del tiempo al uso con las almohadillas de piel, que si bien no tienen la mayor cantidad de medio-grave entre las dos disponibles, sí he encontrado un extra de claridad en la zona media y aguda, que personalmente aprecio, sobre todo para las grabaciones que requieren de un nivel alto de transparencia y resolución; algo que sin lugar a dudas los Empyrean son capaces de dar.

La respuesta en frecuencia hasta los 1.000 Hz no dista demasiado de lo que un buen planar puede dar, con su excelente linealidad de grave, no obstante sí existe una limpieza y control superior al que ofrecen unos LCD-4, que a su lado caen en un medio-grave quizás demasiado lento y “pesado”. Los Empyrean son más ágiles, más precisos y con un sonido más compacto.

El “desmenuzado” de capas en las frecuencias graves es complicado de igualar en el mercado actual, con sensación de pegada física y riqueza tonal, con esa capacidad de transmitir  la vibración de las cuerdas de un contrabajo; algo que quizás sólo con unos buenos altavoces podamos conseguir.

Cambiando a los pads de alcantara se pierde parte de ese grave compacto en favor de un mayor protagonismo del medio grave, que por otra parte puede ayudar en grabaciones menos cuidadas por ese plus de coloración en su transición con los medios. Parte de esta versatilidad de tener dos perfiles a un sólo cambio de pads es otra de las cualidades que más se aprecian en los Empyrean.

Los medios resultan más plenos con los pads de alcantara, pero más claros con los de piel; si bien la corrección tímbrica y excelente proyección es una característica común sea cual sea la almohadilla utilizada.

Resulta adictivo el equilibrio entre suavidad, transparencia y sensación de aire en las voces e instrumentos. Y es que la naturalidad con que se reproducen estas frecuencias hacen que incluso auriculares que brillaban en estos aspectos, como los veteranos HD600, resulten incluso sucios y distorsionados en comparativas directas.

El peso de los medios es incluso superior que en auriculares de la competencia como los Audio Technica ADX-5000 o Focal Utopia. Estos últimos distan bastante del perfil de los Empyrean, con uno sonido más fino y que enfatiza más la zona media-alta, perdiendo protagonismo en la parte baja.

La coherencia de estos Meze se extiende hasta los agudos, con un empaste inapreciable y lineal entre los medios y agudos, los cuales gozan de las característica propias de un auricular pensado para largas escuchas. No es que falte información en la parte, sino que intencionadamente el “tuning” elegido para estos auriculares los sitúa en un plano ligeramente atrasado, con la suficiente fidelidad y claridad como para no podamos achacarles nada, pero que por contra permitan disfrutarlos horas y horas sin problema.

En esta gama de frecuencias me han recordado a los ATH ADX-5000, con unos agudos ejecutados de manera excelente, pero que priorizan la suavidad y ligera caída final, sobre el microdetalle.

Si los HD800 representan el sonido “fuera de la cabeza” los Empyrean optan por otros derroteros con una escena más íntima, pero extremadamente natural; acercándose más a la de unos HD800S, que por otro lado siguen estando por encima en cuanto a sensación de altura, no en cuanto a coherencia de escena.

Los pads de alcantara ayudan a “dispersar” el sonido, ganando sensación de amplitud y aire entre voces e instrumentos. Si eres un amante de la clásica no encontrarás falta de tridimensionalidad, pero quizás no te veas tan sorprendido como la capacidad que tienen los HD800 de sacar el sonido de nuestra cabeza.

En resumen diría que los Empyrean se centran más en focalizar y proyectar, con excelente profundidad y amplitud, y si bien no son el modelo con más escena sonora del mercado, podrían estar entre los que ofrecen mayor coherencia y equilibrio en este apartado.

Conclusiones

Llegados a este punto no puedo más que sacarme el sombrero con la creación realizada por Meze. No sólo es su primer auricular “flagship”, sino que entra de lleno en el podium como mi auricular preferido hasta el momento; el tope de gama más equilibrado, natural y disfrutable que he tenido el gusto de probar.

Si estáis en busca de un auricular que haga todo sin excepciones, y os lo podéis permitir, los Empyrean brillan desde su apartado constructivo hasta el sonoro. Un tope de gama pensado por y para la música.

Mi enhorabuena para los chic@s de Meze, desde luego.

 

Nos vemos en la próxima review, más pronto que tarde

Equipo utilizado para la valoración: XI Audio Broadway, Lotoo PAW 6000, Lotoo PAW S1, EarMen TR-Amp.

Compartir:
Autor Yago
Lo reconozco, me encantan los auriculares...