Puntuaciones

Sonido 92Ptos
Diseño y construcción 96Ptos
Ajuste e insonorización 98Ptos
Precio-calidad 92Ptos
TOTAL 95Ptos

Meze es una compañía afincada en Rumanía, que nace fruto de la pasión por el audio de Antonio Meze, su creador.

Tras su fundación en el 2011, Meze no ha parado de crecer, partiendo con exitosos modelos como los 99 Classics, y 99 Neo, ambos analizados en esta misma web, hace ya algún tiempo.

La atención al detalle y la búsqueda del máximo comfort, son dos de las premisas que más busca Meze; su incursión de pleno en el mundo de los iems de alta gama viene de la mano de los nuevos Rai Penta.

Este nuevo modelo, es todo un alarde de lo que pueden llegar a hacer, plasmando su mejor interpretación.

En las siguientes líneas intentaré acercaros un poco más este nuevo e interesante iem.

El «unboxing» y presentación

El mimo por el último detalle ya se aprecia desde el primer momento con estos Rai Penta, partiendo por la cuidada caja exterior, con un despiece del propio iem en su parte trasera. En el mismo gráfico se nos hace saber que estamos ante un modelo híbrido, con 4 drivers BA y un dinámico, desarrollados todos en la propia casa.

Pero la estrella del «unboxing» es la funda que la propia casa ha creado; con carcasa rígida y forrada en piel, lleva incrustado en logo de Meze en forma de placa. Posiblemente la funda de serie (no tipo Pelican) más vistosa y mejor construida que me he encontrado. Tanto que merece especial mención, y es digna de ejemplo para otros fabricantes; es bueno tener un punto de originalidad.

Quizás al verla también os recuerde a la de los Mr. Speakers AEON,  siendo esta como una versión en miniatura.

El diseño

En la persecución de los complejos diseños híbridos, así como los multidriver BA de «cuantos más mejor», da la sensación de que en ocasiones algunos fabricantes dejan de lado una parte esencial de los iems, el comfort.

No es el caso de Meze, y es que han tardado nada más y nada menos de 3 años, para dar con las formas, materiales y dimensiones adecuadas en estos Rai Penta. Y la espera, debo decir, ha merecido y mucho la pena.

En una ejecución similar en concepto a la de Noble, los Meze Rai Penta parten de dos piezas mecanizadas en aluminio, con una estudiada unión que pasa desapercibida, gracias a la manera en la que fluyen las curvas, por la superficie de estos bonitos iems.

Aparte de un alarda en comodidad, los Penta son un alarde también para la vista, llenos de detalles estudiados, como el mecanizado del logo de Meze, realizado de manera posterior al anodizado con color de las cápsulas, dejando a la vista la parte pura y sin alterar.

El puerto destinado a liberar la presión interna que ejerce el aire movido por el driver dinámico, está mecanizado de la misma manera que el logo de Meze, en incluso los orificios llevan detrás un estudio para el correcto flujo de aire de salida. Las cápsulas son dignas de admiración, y ponen el listón muy alto incluso para rivales de más precio.

No hay nada como la sensación del metal, la calidad brilla por los cuatro costados en estos Penta.

El patrón del mecanizado del puerto para el alivio de la presión interna sigue presente en el diseño de las cánulas finales, donde se acoplarán las almohadillas. La forma convexa maximiza el flujo del sonido, para recogerlo todo de tal manera que se evite una dispersión en su salida. Esto es casi tan importante como el diseño del reparto de frecuencias en un driver híbrido, evitando desfases de llegada a nuestro oído, de cada uno de los drivers que conforman su diseño.

El cable es otro plato fuerte en cuanto accesorios de estos Rai Penta. Formado por 4 conductores de cobre, bañados en plata de la más alta pureza; cada uno compuesto de 20 hilos de metal sólido entrelazado.

En cuanto al jack de 3,5mm, de serie con estos Meze, tampoco se ha escatimado un ápice en la calidad, y vienen bañados en Rodio; uno de los metales más exclusivos en el audio, sólo presente en las gamas más altas de Furutech por ejemplo. Los conectores a las cápsulas son del tipo MMCX con libre rotación.

Con todo, es de los pocos iems a los que no se le tendría por qué mejorar el cable, el de serie es lo suficientemente bueno, como para cortarnos las ganas de irnos a por otro custom. Además se muestra libre de microfonías, y es bastante maleable para el día a día. Un buen detalle habría sido el incluir un cable balanceado de 4,4mm; pero para vuestra suerte Meze está ofreciendo ahora mismo y de manera gratuita, el de 2,5mm con la compra de los Penta.

La comodidad y ajuste de los Rai Penta está tan lograda, que desaparecen una vez puestos. Las formas redondeadas y el bajo perfil de las cápsulas, ayudan a obtener un rápido ajuste, junto con un buen aislamiento, que no sobresaliente, ya que no son unos iems de inserción profunda, y el pequeño puerto destinado al alivio de la presión interna, no los convierte en cápsulas completamente estancas.

Las guías de los cables no son demasiado rígidas, y permiten moldearlas a nuestro gusto, las cuales además tienen un tacto agradable, incluso para aquellos de piel más sensible.

El peso es bastante contenido pese a tratarse de unas cápsulas de metal, y su comodidad es excelente para largas escuchas, sin apenas notarlos.

Especificaciones

-Driver: Penta-híbrido (4BA + 1DD)

-Respuesta en frecuencia: 4Hz – 45kHz

-Impedancia: 20 Ohm

-Sensibilidad: 110dB SPL/1mW

-Máxima potencia de entrada: 30mW

-Distorsión: <1%

Sonido

Así como los modelos orejeros de Meze caían hacia el lado cálido e inequívocamente musical, está clara la intención de desarrollar un perfil de referencia en estos Rai Penta.

A años luz en términos resolutivos de sus hermanos de gama 99 Neo y Classics, se sitúan con pleno derecho como un contrincante duro de roer para los iems en la franja de los 1.000 a 1.500 euros.

Su perfil general se caracteriza por un balance tonal equilibrado, si cabe más que el de los Noble Khan, recientemente analizados , los cuales tendían al ligero perfil en «U» característico en bastantes modelos de la compañía americana. Los Rai Penta son transparentes, claros y con un sonido compacto, de grave tirando a seco.

La rapidez en ataque, signo del buen mix entre las tecnologías «balanced armature» y dinámica. Y es que en estos Rai Penta se da prioridad al cambio de ritmo y precisión en transiciones, al sonido con cuerpo. Esto permite que se refleje con mayor claridad el cambio de amplificador o DAP, tendiendo a mostrar ligeros matices en su respuesta, según sea el utilizado.

Su grave apenas muestra coloración y es muy compacto, tirando a seco en pegada. Agradeciendo de fuentes ligeramente cálidas, para aportar un extra de cuerpo al medio-grave, y hacerlos más rítmicos. Si por otro lado estás acostumbrado a escuchar orejeros de referencia y perfil neutros, como pueden ser unos HD800 o los Utopia de Focal, puede que encuentres el grave tal y como viene de serie en su punto perfecto. Y es que a la larga uno aprende a valorar más y mejor los perfiles equilibrados y neutros.

A pesar de su claridad y definición, los Penta no son unos iems especialmente críticos con las grabaciones menos agradecidas; adaptándose a casi cualquier tipo de géneros. Aunque probablemente no serían mi primera elección para música rock, sí para géneros más sureños o melódicos, donde su separación instrumental y sensación estéreo brillan.

La linealidad en su respuesta queda reflejada con unos medios casi sin «edulcorar», que suenan precisos y sin velo alguno, con una gran sensación de expansión sobre todo, en cuanto al plano vertical, sin resultar muy frontales.

En la parte más alta del espectro de frecuencias tenemos una perfecta extensión, a la par con los mejores dinámicos que he probado; pero esta vez resuelta de una manera fina y elegante, con un tratamiento del extremo agudo bastante más natural que la que tenemos que diseños multidriver afamados, como pueden ser los Campfire Andromeda, a los cuales saca una clara ventaja en naturalidad y ejecución de agudos.

En cuanto a su escena, recrean una buena tridimensionalidad, pero adolecen de un punto de profundidad, apropiado para las pistas vocales, sobre todo de las voces masculinas.

Esto deberemos equilibrarlo con una pareja adecuada, es decir, un DAP que tire ligeramente hacia el lado musical, que aporte ese punto de calidez necesario para incrementar la sensación de profundidad en su representación. Por suerte los Penta son de los iems más transparentes en su clase, y reflejarán los cambios de manera clara.

Conclusiones

Los Meze Rai Penta son la primera incursión para la marca en los iems de alta gama, entrando directamente por la puerta grande, algo que les otorga si cabe, más mérito.

De construcción y comodidad exquisita, será un perfecto compañero para quienes valoren un perfil rápido, transparente y fiel, sin perder la naturalidad.

Aparte de esto, son de los modelos más bonitos del mercado, bajo mi punto de vista; con el cual creo que muchos coincidiréis.

Viendo lo que han conseguido con su primer lanzamiento en la gama alta, no puedo estar más expectante para los siguientes modelos que nos tiene preparados Meze.

*Equipo utilizado para la valoración: Audinst HUD-DX1, ifi micro iDSD, Lotoo PAW GOLD TOUCH, Lotoo PAW6000.

Compartir:
Yago
Autor Yago
Lo reconozco, me encantan los auriculares...